El Economista - 70 años
Versión digital

mie 17 Abr

BUE 17°C
Geopolítica

Estados Unidos hace malabares entre los dos gigantes asiáticos

Tras el encuentro entre el presidente chino Xi Jinping y el secretario de Estado Anthony Blinken, esta semana Joe Biden recibirá al primer ministro indio Narenda Modi en la Casa Blanca para intentar fortalecer su alianza para contener el avance de China en la región del Indo-Pacífico.

Estados Unidos hace malabares entre los dos gigantes asiáticos
Damián Cichero 20 junio de 2023

Semana clave para Estados Unidos en lo que respecta a los dos gigantes asiáticos: tras el encuentro entre el secretario de Estado Antony Blinken y el presidente chino Xi Jinping, el primer ministro indio Narendra Modi arribará este miércoles a Washington para reunirse con el presidente Joe Biden en la Casa Blanca.

El lunes, Biden y Xi Jinping habían celebrado los "avances" en el descongelamiento de la relación bilateral, luego de que el mandatario chino recibiera a Blinken en lo que fue la primera visita en casi cinco años de un secretario de Estado a China.

"Las dos partes lograron avances y encontraron terrenos de entendimiento en varios puntos específicos", destacó Xi Jinping, aunque no precisó en cuáles.

"Espero que el secretario Blinken, a través de esta visita, aporte un resultado positivo a la estabilización de las relaciones entre China y Estados Unidos", agregó Xi, mientras que Biden consideró que "estamos en el buen camino". 

Blinken indicó que China y Estados Unidos están de acuerdo en "estabilizar" sus relaciones, aunque sigue siendo "lúcido" sobre los profundos desacuerdos bilaterales, constituyendo la cuestión de Taiwán una de las principales cuestiones de desacuerdo.

El problema es que, mientras que Pekín considera a la isla como una provincia rebelde y aboga por la reunificación, Washington es el principal proveedor de armas del archipiélago y ha advertido a China de que no le permitirá utilizar la fuerza para alcanzar dicho objetivo. 

En este sentido, durante su visita, Blinken repitió que Estados Unidos no apoya la independencia de Taiwán y mantuvo su postura de mantener el "statu quo", aunque aseguró tener "profundas preocupaciones sobre algunas de las acciones provocativas que China ha tomado en los últimos años, desde 2016".

Cuba, siempre en la mira

Tras el viaje de Blinken, este martes Sarah Beran, directora principal del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca para Asuntos de China y Taiwán, explicó que establecer comunicaciones de ejército a ejército es esencial para reducir las fricciones entre las dos potencias.

"Esta es una forma absolutamente crítica para que podamos gestionar la competencia, la comunicación de crisis, garantizar que no haya falta de comunicación o percepción errónea sobre las intenciones de los demás", agregó. 

Por su parte, el propio Blinken dijo que EE. UU. tendría "profundas preocupaciones" sobre las actividades militares chinas en Cuba: "Esto es algo que vamos a monitorear muy, muy de cerca y hemos sido muy claros al respecto. Y protegeremos nuestra patria, protegeremos nuestros intereses".

Como ocurría durante la Guerra Fría con la Unión Soviética, esto estaría relacionado con la reciente información de que Cuba albergaría una estación de espionaje china en un pueblo cerca de La Habana, en la costa norte de la isla.

A esto se suma que este martes el Wall Street Journal informó que China y Cuba estarían negociando para establecer un centro de entrenamiento militar conjunto en la isla que podría conducir al estacionamiento de tropas chinas a solo 160 km de la costa de Florida.

Biden recibe a Modi

Mientras las tensiones con China continúan, Biden tiene como objetivo afianzar la relación bilateral de su país con India, un actor clave para contener el avance de Pekín en la región del Indo-Pacífico. Por ello, se reunirá con Modi el jueves. 

En total, Modi ha estado en Estados Unidos cinco veces desde que se convirtió en primer ministro en 2014 y se espera que en esta nueva visita los dos países amplíen la cooperación en la industria de defensa y los sectores de alta tecnología, con India obteniendo acceso a tecnologías estadounidenses críticas que Washington rara vez comparte con no aliados.

"Esta invitación especial es un reflejo del vigor y la vitalidad de la asociación entre nuestras democracias", dijo Modi en un comunicado antes de su partida.

"También me reuniré con algunos de los principales directores ejecutivos para discutir oportunidades para elevar nuestra relación comercial y de inversión y para construir cadenas de suministro globales resilientes", agregó. 

Pero, aunque India es un aliado vital para EE. UU. a la hora de contener a China (ambos forman parte de la alianza QUAD), existen ciertas tensiones entre ambos por la cuestión de la guerra en Ucrania. India, histórico aliado de Rusia, por el momento no ha condenado la invasión de Ucrania y ha aumentado considerablemente sus importaciones de petróleo ruso. 

La postura de India, la democracia más grande del mundo, es un dolor de cabeza para Washington, principalmente porque derriba la idea de que esto es una guerra entre autoritarismos (Rusia) y democracias (Ucrania).

Probablemente por ello decenas de legisladores demócratas instaron a Biden a plantear cuestiones de derechos humanos a Modi, ya que estaban preocupados por la intolerancia religiosa, la libertad de prensa, el acceso a Internet y los ataques contra grupos de la sociedad civil. Un total de 75 senadores demócratas y miembros de la Cámara de Representantes firmaron la carta enviada a la Casa Blanca.

John Kirby, uno de los portavoces de la Casa Blanca, confirmó que Biden tiene previsto abordar esta cuestión: "Nosotros no nos abstenemos de hablar de nuestras preocupaciones de manera privada o pública, cuando y donde es apropiado, el presidente plantea esas inquietudes y esta no va a ser una excepción. Desde luego que hablará de ello".

Además, consideró que "la India es un importante aliado, un aliado clave, no solo en el Indo-Pacífico, sino en todo el mundo. Es válido decir que es no solo una de las relaciones bilaterales más importantes ahora para EE. UU., sino también una de las más importantes para el futuro".

Musk también recibe a Modi

Durante su visita por EE. UU., Modi también se reunirá con el presidente ejecutivo de Tesla, Elon Musk, quien informará directamente al Primer Ministro indio sobre los planes para establecer una base de fabricación allí. 

Ejecutivos de Tesla visitaron India el mes pasado y sostuvieron conversaciones con burócratas y ministros indios con el objetivo de analizar el posible establecimiento de una base de fabricación de automóviles y también para fabricar baterías allí.

Por otra parte, intentando enviar una señal positiva, el gabinete de India aprobó el plan de US$ 2.700 millones del fabricante de chips estadounidense Micron Technology para una nueva unidad de prueba y empaque de semiconductores.

El gobierno acordó incentivos vinculados a la producción, por un valor de US$ 1.340 millones, para una planta que se construirá en el estado natal de Modi, Gujarat.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés