El Economista - 70 años
Versión digital

dom 26 May

BUE 7°C
"Un nuevo mañana está surgiendo en Brasil", dijo Lula en la Av. Paulista
Brasil

El mundo recibe a Lula con los brazos abiertos

El líder del PT fue muy bien recibido tanto por la mayoría de los líderes del mundo como por los mercados

Damián Cichero 01 noviembre de 2022

En una situación muy poco habitual, tras pasar 580 días preso, Lula da Silva ha vuelto a imponerse en unas elecciones presidenciales y, a partir del año que viene, se convertirá en el nuevo mandatario de Brasil. 

El líder del Partido de los Trabajadores alcanzó el 50,9% de los votos, contra el 49,1% de Jair Bolsonaro, lo que le permitirá asumir su tercer mandato luego de lo que fue su exitosa gestión entre 2003 y 2010.

En total, Lula obtuvo 60.345.999 millones de votos, lo que lo convierte en el candidato presidencial más votado en la historia de Brasil y lo que demuestra que está más vivo que nunca, políticamente hablando.

Sin embargo, aunque la derrota de Bolsonaro consolidó la tendencia de que todos los oficialismos latinoamericanos pierden tras la pandemia del coronavirus, el líder de ultraderecha realizó una gran performance que confirma que Lula gobernará en un país extremadamente polarizado.

Bolsonaro no solo obtuvo casi 500.000 votos más que en el balotaje de 2018, sino que incluso logró descontar la ventaja de Lula respecto a la primera vuelta: el 2 de octubre, el mandatario electo se había impuesto por más de seis millones de votos, mientras que ayer la diferencia apenas fue de 2 millones. 

  • Bolsonaro, que aún no reconoció formalmente su derrota, romperá el silencio durante la jornada de hoy, aunque el temor a que denuncie fraude electoral comienza a desvanecerse. 

Otro ejemplo de lo disputada que estuvo la elección se ve en el mapa de los resultados, ya que Lula salió victorioso en 13 estados, mientras que Bolsonaro lo hizo en los 14 restantes. 

A la hora de analizar los tres distritos electorales más importantes, el PT logró imponerse en Minas Gerais, mientras que Bolsonaro lo hizo en San Pablo y Río de Janeiro. Además, como era de esperar, Lula sacó una amplia ventaja en el Nordeste de Brasil, la zona más pobre del país. 

La agenda de Lula

Formalmente, Lula asumirá como nuevo presidente el próximo 1 de enero. Sin embargo, comenzó a trabajar desde ayer mismo cuando se reunió con el presidente Alberto Fernández en San Pablo.

Fernández, que apoyó públicamente a Lula durante toda su campaña, tiene como objetivo lograr una mayor integración entre ambos países, tras varios años en los que la relación se congeló por las disputas ideológicas con Bolsonaro. 

"No quería estar ausente hoy, en el que es un día de reivindicación (...) Es todo un reencuentro. Hablamos más del futuro que del pasado. De la necesidad de integración, de que la democracia se consolide, de que se respeten los procesos electorales", aseguró Alberto.

Además, confirmó que Lula visitará la Argentina antes de asumir: "Me dio la gran alegría que la primera visita será a la Argentina antes de asumir. Argentina es su casa".

fga7tmhwiac5aql
 

Y respecto a su encuentro, agregó que hablaron "del ingreso al grupo de los BRICS. También del nuevo reordenamiento mundial derivado de la guerra en Ucrania. América Latina tiene una enorme importancia para el mundo en este sentido". 

Por otra parte, Lula también confirmó que enviará representantes a la cumbre climática de las Naciones Unidas (COP27), que se celebrará durante noviembre en Egipto. 

En la COP27, Brasil exigiría que los países ricos proporcionen financiamiento a los países pobres para responder al cambio climático y compensar por las "pérdidas y daños" permanentes, aunque la financiación internacional no será una condición previa para proteger la Amazonía.

Justamente, ayer desde Noruega confirmaron que están listos para discutir el reinicio de un fondo para la preservación del Amazonía por 3.000 millones de reales (US$ 573 millones).

Lula también planea celebrar, a principios de 2023, una cumbre que incluya a las naciones amazónicas y los países desarrollados interesados en preservarla. 

Reacciones positivas 

Como era de esperar, el triunfo de Lula fue bien recibido por casi toda la comunidad internacional, que consideraba a Bolsonaro un antisistema. 

Entre los saludos más importantes, se destaca el del presidente de Estados Unidos, Joe Biden: "Envío mis felicitaciones a Lula da Silva por su elección luego de elecciones libres, justas y creíbles. Espero trabajar juntos para continuar la cooperación entre nuestros dos países en los próximos meses y años".

Sin embargo, la novedad de la jornada de ayer fue la reacción de los mercados, ya que había una gran incertidumbre sobre cómo recibirían al líder de izquierda: tras abrir a la baja, tanto el real como el principal índice bursátil cerraron al alza. 

Tras haber caído casi 2% frente al dólar, el real logró recuperarse y cerró a US$ 5,18 por unidad, mientras que el índice bursátil Bovespa se hundió 2% en la apertura y cerró la sesión con una subida del 1,3%. 

La mala noticia fue que las acciones de Petrobras registraron una caída de casi el 5%, ya que se da por sentado que la empresa no será privatizada, como prometía Bolsonaro. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés