Activista de DD.HH.

El influencer liberal que hace temblar a los autoritarismos de la región

En diálogo con El Economista, Antonetti, que se define como “activista por los derechos humanos”, cuenta cómo se produjo su ascenso

Con 147.000 seguidores en Twitter, el impacto que genera es tan grande que algunos gobiernos lo han acusado de ser financiado por la CIA
Con 147.000 seguidores en Twitter, el impacto que genera es tan grande que algunos gobiernos lo han acusado de ser financiado por la CIA
12-04-2022
Compartir

Por Damián Cichero

En las últimas semanas, la guerra entre Rusia y Ucrania ha centralizado la agenda internacional en ese único tema. Y no es para menos. Sin embargo, siempre hay conflictos en la esfera internacional. Si bien no todos desembocan en una guerra abierta ni traspasan físicamente las fronteras nacionales, son conflictos que suscitan interés más allá de ellas. Las redes sociales facilitan la propagación. 

Una tendencia creciente a nivel regional, y global también, es el crecimiento de los autoritarismos, algo que en parte explica, también, la situación en el este de Europa. Los Derechos Humanos son uno de los primeros lesionados ante los avances de aparatos estatales coercitivos. Como un círculo vicioso: el autoritarismo genera resistencias iniciales, estos aumentan la coerción y la democracia va languideciendo.

Agustín Antonetti, con tal solo 21 años de edad, se ha destacado por integrar y a veces liderar, a fuerza de tuits, importantes movimientos que reclaman por sus derechos básicos en países como Cuba y Venezuela. 

Con más de 147.000 seguidores en Twitter, el impacto que Antonetti, estudiante de Relaciones Internacionales y Director del Latin America Watch de la Fundación Libertad, genera es tan grande que incluso algunos de los gobiernos a los que critica lo han acusado de ser financiado por otros países.

En diálogo exclusivo con El Economista, Antonetti, que se define como un “activista por los derechos humanos”, cuenta cómo se produjo su ascenso. Además, analiza algunos de los principales problemas que enfrenta actualmente la región y el mundo. 

¿Tenía como objetivo convertirse en una persona con tanta influencia en el rubro? 

Uno siempre quiere que le vaya bien en su carrera y la masiva influencia que me han dado las redes sociales ha sido un gran plus para mí, pero nunca pensé que se podía dar tan temprano, como ha ocurrido. En mi caso, todo empezó ya con 19 años, muy temprano, cuando se popularizó mucho mi imagen en México por confrontar con el presidente Andrés Manuel López Obrador, criticando su clásico populismo y el mal desempeño que tenía. El impacto de las primeras críticas fue muy grande, más que nada por ser tan joven y extranjero. Hoy en día, por suerte, aparezco frecuentemente en los medios mexicanos y una gran parte de mis seguidores vienen de aquel país. Así comenzó todo y en la actualidad todo ese impacto se ha podido expandir por varios países, especialmente en la región. 

¿Le sorprendió cómo se han viralizado los tuits, videos y luchas? No es infrecuente ver tuits suyos de más de 5.000 o 6.000 RT.

Sí, sin dudas. El poder de las redes sociales es inmenso, mucho mayor del que uno cree. A veces, ni siquiera nosotros, que estamos muy frecuentemente en las redes, nos damos cuenta del masivo impacto que pueda generar apenas un tuit. En mi caso, he llegado a generar más de 10 millones de interacciones en algunos meses, un número inmenso. Quizás el mejor ejemplo han sido aquellas protestas masivas que ocurrieron en Cuba, en julio de 2021. Mi apoyo al pueblo cubano en las protestas contra la dictadura recorrió el mundo y su impacto fue muy fuerte, tan así que la propia dictadura cubana me ha acusado en televisión nacional de “intentar desestabilizar el país”, dedicándome varios programas, páginas en el Granma, e incluso ser amenazado por el propio canciller del país. Lo mismo me ha ocurrido en países similares, como Nicaragua y Venezuela, donde también he recibido amenazas de altos mandos de aquellos regímenes. Tan así que hoy no puedo ingresar a ninguno de los tres países, por lo menos hasta que regrese la democracia. 

Durante ese período de crecimiento ¿Sucedieron otras cosas raras? Una de las más destacadas es la acusación de que recibe financiamiento de EE.UU.

Quizás la más impactante fue haber sido acusado por los altos mandos de la dictadura cubana y venezolana de ser agente de la CIA, con apenas 20 años. Hoy en día, en todos los medios oficiales del Estado cubano siguen intentando hacer creer que incluso soy parte del Departamento de Estado de EE.UU. y otros organismos. Cada mes se inventan alguno nuevo, pero ya lo tomo como algo normal. Fue tan grande la campaña en Cuba que incluso pusieron a Gerardo Nordelo, actual jefe de los CDR y exjefe de inteligencia de la Red Avispa que actuaba en Miami, para realizar la operación de que yo era un agente de inteligencia. No sorprende las acusaciones de los medios estatales de estos regímenes autoritarios, pero si sorprendió ver como algunos medios, incluso de Argentina, compartieron la noticia al instante, algunos ni siquiera se dignaron a cambiar el texto de las propias notas del Granma. Copiaron y pegaron el texto, prácticamente como si hubiera sido una bajada de línea del propio régimen a estos medios.

screenshot_28
El Granma de Cuba acusa a Antonetti de ser “el principal operador de la campaña anticubana”

¿Los acusadores presentaron algún tipo de prueba?

No, nunca. Ese tipo de acusaciones se han vuelto normales en países dictatoriales. Es un panfleto que se repite muy seguido en Cuba, Venezuela o Nicaragua cuando alguna persona extranjera se preocupa por el tema de las graves violaciones a los derechos humanos que ocurren allí. No es la primera vez que ocurre, pero quizás nunca se habían atrevido a hacerlo con alguien de tan corta edad, fue un poco sorprendente. Aunque también tuvo su parte buena. Ese tipo de acusaciones o que me hayan elegido a mi como si fuera el máximo enemigo de la revolución hizo que mi influencia se expanda por todos lados. Solo en el mes de julio, cuando se produjo el estallido social en Cuba, realicé entrevistas para medios de más de 20 países.

whatsapp image 2022-04-12 at 6.01.04 pm
Antonetti es Director del Latin America Watch de la Fundación Libertad

¿Cómo ve el panorama democrático en la región? Se ha visto un avance del autoritarismo en países como Nicaragua y El Salvador, además de los clásicos ya, como Cuba y Venezuela.

La situación está muy compleja y la región comienza a debilitarse nuevamente. Las presencias de las dictaduras complican mucho a todo el continente, es un duro peso que debe cargar América Latina y que poco se hace para intentar que se retorne a la democracia. Es conocido que, desde ya hace muchos años, Cuba opera en diferentes países de la región para quebrar el orden democrático, trabajo que se realiza a través de sus embajadas. El porqué del gran peso que significan estas dictaduras para la región se puede ver en la actualidad, remontándonos al actual conflicto en Ucrania. Cuba, Venezuela y Nicaragua son los tres grandes aliados del régimen ruso de Vladimir Putin. Se sabe de la existencia de bases militares de Rusia en Venezuela, la presencia del Grupo Wagner (paramilitares rusos), la cercanía entra La Habana y Moscú es cada vez más grande y Cuba es prácticamente una colonia rusa. En el caso de Nicaragua, ocurre igual, quizás en este país es diferente y hay una mayor cercanía con China que con Rusia, pero las relaciones siguen creciendo. Estos son los tres países que verdaderamente le están abriendo las puertas de América Latina a Putin y eso es algo muy peligroso para todos. Mientras tanto, la situación en otros países también es crítica. En el caso de El Salvador, como bien se mencionaba anteriormente, Nayib Bukele es una incógnita que cada día preocupa más. La situación de Perú con Pedro Castillo ya es tragicómica: un presidente que en menos de un año ha logrado que su desaprobación ya llegué a niveles mayores al 80%, tuvo cuatro cambios de gabinete y hasta dos pedidos de destitución. Dudo que Castillo pueda terminar su mandato, más si revisamos la historia de los últimos presidentes peruanos. Creo que todavía falta lo peor, y es la la posible victoria de Gustavo Petro en Colombia, que es algo que me aterroriza. En mi opinión, Petro es aún peor que todos los líderes que se mencionaron anteriormente. Su victoria va a significar una bocanada de aire fresco para el régimen de Maduro por lo que es Petro, su pensamiento, sus aliados, personas como Piedad Córdoba y lo que significa Colombia para la región. 

Petro se sostiene bien arriba para las presidenciales de Colombia
“Es algo que me aterroriza”, dice Antonetti sobre la más que probable victoria de Petro en Colombia

¿Cuál es tu opinión respecto al actual conflicto en Ucrania? Sin dudas, Putin se está convirtiendo cada vez más en un líder autoritario.

Lo que está ocurriendo en Ucrania es trágico, una verdadera locura perpetrada por un cruel dictador como es Putin. La invasión de Rusia a Ucrania, un país democrático con alrededor de 44 millones de habitantes, es inaceptable. Al igual que lo ocurrido en Crimea, aunque esto a un nivel mayor, representa un peligro inmenso para toda la comunidad internacional y debe ser un momento de unión total de todos los defensores de la democracia a nivel global y parar urgente esto. No solo por lo que representa esta guerra en víctimas y todo este desastre que vemos, día a día, en todos los medios internacionales, sino también para mostrar un muro de contención contra estos países y sus líderes autoritarios que se creen capaces de hacer lo que quieran, creyendo que nadie los va a parar. No es la primera vez en el caso ruso, que ya venía preparando el terreno desde hace mucho tiempo, pero también uno debe pensar en otras situaciones de carácter similar, como una posible invasión de China a Taiwán, una de las democracias más fuertes de Asia. Creo que a Rusia no le salieron las cosas como esperaba, la reacción global ha sido muy fuerte, las sanciones fueron contundentes y se envió un gran arsenal de armamento. Quizás se podría haber hecho más y Volodmir Zelenski lo deja claro cada vez que puede. Nunca es suficiente contra estos tiranos. Hay que pensar también en las reacciones dentro de la propia Rusia, justamente como alguien que sigue el sector de la juventud, se puede ver que los jóvenes rusos no están para nada contentos con lo que ha ocurrido, ellos están mucho más informados y la prohibición de las redes sociales ha sido un golpe grande. Se vio en las protestas, que fueron muy fuertemente reprimidas. Todavía es temprano para sacar conclusiones, ya que el conflicto sigue en desarrollo, pero lo importante es que Rusia sienta muy duramente el peso de haber realizado tal atrocidad. Si esto queda impune, no solo será una tragedia para el pueblo ucraniano, sino para todo el planeta. 

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés