El Economista - 70 años
Versión digital

vie 09 Jun

BUE 21°C
Clave

El G7, ayer y hoy

El G7 es un perfecto observatorio desde donde contemplar el desarrollo y la actualidad de las relaciones internacionales y del liderazgo internacional norteamericano.

El G7, ayer y hoy
Bruno Fanelli 22 mayo de 2023

Este fin de semana se desarrollan las reuniones del G7 en Hiroshima, Japón. La elección del lugar es fuertemente simbólica: nos retrotrae a uno de los momentos más dramáticos de la Segunda Guerra Mundial que convirtieron a EE.UU. en el líder de Occidente. 

Ahora bien, ¿no es el mismo G7 (un foro informal de las 7 principales potencias del bloque occidental) un recordatorio de un mundo que ya no existe?

Las reuniones del G7 han capturado siempre la atención mundial. La razón de esto es que es una reunión de los países más poderosos del mundo, un cónclave del que pueden surgir importantes decisiones de como lidiar con los temas más importantes de interés internacional. 

Al momento de su conformación en 1977, los países que forman el G7 (EE.UU., Japón, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia y Canadá) eran responsables del 62% de la economía global. Es decir, 3 de cada 5 dólares producidos en el mundo encontraban su origen en estas siete naciones.

El foro continuó su evolución al incorporar a un nuevo miembro en 1997: Rusia. Este momento también tuvo un peso enormemente simbólico: significaba la incorporación del líder del bloque opuesto a los EE.UU. y sus aliados durante la Guerra Fría y su aceptación de un orden económico y político liderado por su antiguo rival, Washington. 

Sin embargo, este momento de auge del liderazgo estadounidense, que algunos llamaron de "era unipolar" resultó momentáneo. El G8 (llamado así a partir de 2002 con la incorporación formal de Rusia) volvió a ser G7 con la suspensión de la inclusión de Moscú como consecuencia de la anexión de Crimea a la Federación Rusa. Este antecedente de la Guerra de Ucrania y su reflejo en la membresía del G7 nos vuelve a mostrar como este grupo resulta en un termómetro de la realidad internacional. 

La actualidad del G7 nos vuelve a dar una lección sobre el estado de las relaciones internacionales. El grupo es hoy responsable de una porción bastante inferior de la economía mundial de antaño, si bien sigue siendo muy relevante: alrededor de 41%. 

La reducción se explica por el tremendo crecimiento de la otra superpotencia actual: China. 

La ausencia de China de este grupo nos muestra a un mundo nuevamente dividido en bloques, tal vez no de manera tan tajante como en la segunda mitad del Siglo XX, pero ciertamente ya no vislumbramos un mundo unipolar. 

Prueba de esto es que, pese a las numerosas sanciones impuestas sobre Moscú por su actuación en Ucrania, el impacto en su economía ha sido relativamente moderado. Vladimir Putin tiene hoy en China, India y otras potencias opciones económicas por fuera de lo que fue por muchas décadas el centro productivo mundial. El G7 es así un perfecto observatorio desde donde contemplar el desarrollo y la actualidad de las relaciones internacionales y del liderazgo internacional norteamericano. 

En esta nota

G7

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés