El Economista - 70 años
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 29°C
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 29°C
Miles de seguidores del exmandatario Bolsonaro invadieron el Palacio del Planalto, el Congreso Nacional y el Supremo Tribunal Federal en Brasilia
Grave

Efecto Trump: bolsonaristas atacaron edificios públicos

Tanto el ataque en EE.UU. como el de ayer en Brasilia pueden atribuirse a las retóricas de los propios Trump y Bolsonaro

Damián Cichero Damián Cichero 09-01-2023
Compartir

Lo que se presumía finalmente ayer se concretó: en pleno enero, al igual que ocurrió en Estados Unidos en 2021, seguidores del expresidente Jair Bolsonaro invadieron el Congreso, el Palacio presidencial y la Corte Suprema.

Durante meses, diversos actores alertaron que, como había ocurrido con el asalto al Capitolio norteamericano a manos de seguidores de Donald Trump, algo similar podría suceder en Brasil.

Tanto el ataque en EE.UU. como el de ayer pueden atribuírseles a las retóricas de los propios Trump y Bolsonaro, ya que ambos realizaron infundadas denuncias de fraude electoral y no reconocieron sus respectivas derrotas en los comicios presidenciales. 

Luego de que las fuerzas de seguridad de la Capital fueran superadas por los invasores, el presidente Lula da Silva, que se encontraba en San Pablo, anunció una intervención de seguridad federal en Brasilia que durará hasta el 31 de enero.

Además, el gobernador de Brasilia, Ibaneis Rocha, aliado del expresidente Jair Bolsonaro, expulsó del cargo al secretario de Seguridad, Anderson Torres, a quien le atribuyó la responsabilidad por la invasión. 

Justamente, en una conferencia de prensa, Lula se quejó de la falta de seguridad en la Capital: "Estos vándalos, que podríamos llamar nazis fanáticos, fascistas fanáticos, hicieron lo que nunca se había hecho en la historia de este país (...) Todas estas personas serán encontradas y serán castigadas".

"Este genocida (Bolsonaro) está alentando esto a través de las redes sociales desde Miami. Todo el mundo sabe que hay varios discursos del expresidente alentando esto", agregó. 

Bolsonaro, que viajó a Florida, Estados Unidos, antes de que Lula asumiera el pasado 1 de enero, no se expresó públicamente al respecto. Por su parte, el presidente del Partido Liberal de Bolsonaro, Valdemar Costa Neto, aseguró que esta manifestación "no representa al partido ni al ex mandatario". 

Finalmente, unas tres horas después de los informes iniciales de la invasión, las fuerzas de seguridad lograron retomar el control sobre los tres edificios.

El mundo condenó los ataques

Como era de esperar, el mundo rechazó los hechos: el presidente Alberto Fernández consideró que "la democracia es el único sistema político que garantiza libertades y nos obliga a respetar el veredicto popular".

Por ello, expresó su "repudio a lo que está sucediendo en Brasilia. Mi incondicional apoyo a Lula frente a este intento de golpe de Estado".

"Quienes intentan desoír la voluntad de las mayorías, atentan contra la democracia y merecen no solo la sanción legal que corresponda, sino también el rechazo absoluto de la comunidad internacional (...) Estamos junto al pueblo brasileño para defender la democracia y no permitir Nunca Más el regreso de los fantasmas golpistas que la derecha promueve", agregó.

Por último, anticipó que, como presidente de la CELAC y del Mercosur, puso en alerta a los países miembros de esos organismos para que se unan ante esta situación. 

El colombiano Gustavo Petro consideró que "el fascismo decide dar un golpe. Las derechas no han podido mantener el pacto de la no violencia", mientras que el chileno Gabriel Boric dijo que "el gobierno de Brasil cuenta con todo nuestro respaldo frente a este cobarde y vil ataque a la democracia".

Por su parte, el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, publicó en su cuenta de Twitter: "Condenamos los ataques a la Presidencia, el Congreso, y la Corte Suprema de Brasil. Usar la violencia para atacar las instituciones democráticas es siempre inaceptable". 

En este sentido, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, publicó en la misma red social que "la voluntad del pueblo brasileño y las instituciones democráticas deben ser respetadas. El presidente Lula puede contar con el apoyo incondicional de Francia".

"Todo mi apoyo al presidente Lula y a las instituciones libre y democráticamente elegidas por el pueblo brasileño. Condenamos rotundamente el asalto al Congreso de Brasil y hacemos un llamamiento al inmediato retorno a la normalidad democrática", agregó el presidente español Pedro Sánchez, quien fue uno de los mandatarios presentes en la asunción de Lula.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés