El Economista - 70 años
Versión digital

jue 29 Feb

BUE 25°C
Grandeza

Djokovic y el ejemplo de cómo ser el mejor sin traicionarse a sí mismo

Recientemente, el serbio ganó su tercer Roland Garros y se convirtió en el tenista con más títulos de Grand Slam. Así, al menos estadísticamente, se consolidó como el mejor jugador de la historia, aunque lo hizo con una particularidad: nunca dejó de seguir sus principios y valores.

Djokovic y el ejemplo de cómo ser el mejor sin traicionarse a sí mismo
Damián Cichero 15 junio de 2023

Mientras Argentina atraviesa una nueva crisis económica, una de las situaciones más llamativas es que la mayoría de los políticos parecen estar únicamente preocupados por definir para qué puesto serán candidatos en las próximas elecciones nacionales. 

E incluso la situación se vuelve más absurda cuando se observa que diferentes actores negocian con múltiples espacios al mismo tiempo, lo que no solo demuestra la falta total de principios.

Sin embargo, no debemos perder la esperanza, sino seguir buscándola en personas que mantienen firmes sus convicciones pese a que esto no siempre sea beneficioso. Y entre estas personas se encuentra Novak Djokovic. 

Recientemente, el tenista serbio conquistó Roland Garros, y obtuvo así su título número 23 de Grand Slam (GS), lo que le permitió convertirse en el hombre más ganador de este tipo de torneos. 

De esta forma, el serbio, quien superó los 22 títulos de Rafael Nadal, terminó de consagrarse como el mejor tenista de la historia: también es el jugador que más semanas ocupó el puesto número 1 del ranking mundial, el único en haber ganado al menos tres veces cada GS (10 Australia Open, 3 Roland Garros, 7 Wimbledon y 3 US Open), el máximo ganador del Torneo de Maestros (junto a Roger Federer) y el único en haber ganado todos los torneos Masters 1000 (al menos en dos ocasiones cada uno). 

Las extraordinarias cifras confirman que Djokovic es el GOAT del tenis (Greatest Of All Time) y, sin dudas, será recordado por siempre. Sin embargo, también debe destacarse otra faceta del serbio: su personalidad. 

Muchas veces, las grandes celebridades le escapan a la polémica para no ensuciar su imagen, incluso ignorando sus propios valores y principios con tal de quedar bien parados. Pero este no es el caso de Djokovic, quien cuando tenía 12 años, debió entrenarse en refugios mientras la OTAN bombardeaba Serbia en 1999. 

Para poner en contexto, a partir de 1980, tras la muerte del mariscal Tito y con el comunismo en crisis, Yugoslavia, formada por distintas etnias, religiones y naciones, comenzó a desintegrarse. 

Slobodan Milosevic, presidente de Serbia, buscaba crear una Gran Serbia con todos los serbios esparcidos por Yugoslavia excluyendo a las minorías étnicas, entre ellos croatas y bosniacos que vivían en territorio serbio.

Sin embargo, sucedió todo lo contrario cuando Eslovenia fue el primer actor en declarar su independencia de Yugoslavia en 1991 y, ese mismo año, Macedonia y Croacia tomaron la misma decisión. En este último país, donde prácticamente la mitad del territorio estaba habitado por serbocroatas, Serbia respondió fuertemente para defender a los suyos. 

Un año después, llegó el turno de Bosnia y Herzegovina, y allí sus tres pueblos constituyentes mayoritarios (croatas, serbios y bosnios) se enfrentaron violentamente, con Serbia interviniendo otra vez. 

Tras la mediación del gobierno de Bill Clinton y la firma de los Acuerdos de Dayton en 1995, la peor parte de las guerras yugoslavas había llegado a su fin. 

Pero aún faltaba un capítulo más, ya que entre 1998 y 1999, miles de albanokosovares huyeron de Kosovo, región que hasta ese entonces era controlada por Yugoslavia y también quería la independencia. 

Ante la brutalidad de las fuerzas serbias, la OTAN decidió intervenir y bombardeó el país durante casi tres meses para que Milosevic retirara sus tropas de la región, mientras que la República de Kosovo se proclamó como Estado independiente en 2008, aunque Serbia nunca lo aceptó.

El propio Djokovic recuerda aquella época y considera que "en cierto modo, estas experiencias me hicieron un campeón. Nos hicieron más fuertes y nos dieron más hambre por el éxito (...) Nos despertábamos todas las noches a las 2 o 3 de la madrugada durante dos meses y medio por los ataques".

No se olvida de sus raíces

Y aunque Djokovic no vive desde hace varios años en Serbia, e incluso podría olvidar lo sucedido, ya que las tensiones en la región continúan, nunca esquiva el tema. 

En 2007, tras ganar el Masters 1000 de Canadá, el orador Winston McQuade presentó al tenista como croata y este, pese a decir que "todos somos iguales", tuvo la necesidad de remarcar que era serbio, ya que él mismo explicaba que lo vivido durante las guerras yugoslavas lo obligaba a hacerlo. 

Un par de meses después, en enero de 2008, Djokovic ganaba su primer título de GS en Australia. Pero su felicidad se vio opacada el 17 de febrero, cuando Kosovo declaró su independencia. 

Ante esa situación, dijo que "Kosovo es el corazón del país, ¿puedes imaginar un país en el que una mayoría en un estado dice que quiere ser independiente y lo hace? ¿Cómo se sentirían? Nos quitan algo que es nuestra historia, nuestra religión, todo lo que tenemos".

Y, al ser consultado si se ponía en el lugar de los kosovares, respondió: "Conozco la historia, Kosovo era Serbia y seguirá siendo Serbia, siempre. Mi padre nació ahí, la mayoría de mi familia vivió por 30 años allí. Estuve allí visitando muchas veces las iglesias. No puedo pensar en Kosovo siendo otro país".

Volviendo a la actualidad, 15 años después de esas declaraciones, y con 23 GS bajo el brazo, muchos podrían creer que Djokovic hoy le escaparía a la polémica para no tener problemas con la ATP o sus espónsores. Sin embargo, sus convicciones siguen más firmes que nunca. 

Mientras disputaba Roland Garros, se registraron importantes disturbios en el norte de Kosovo, región que es de mayoría étnica serbia, pero en donde asumieron alcaldes de etnia albanesa. Consciente de la situación, tras uno de sus triunfos, escribió en una cámara "Kosovo es el corazón de Serbia. Detengan la violencia".

Como era de esperar, las críticas no tardaron en llegar: la Federación de Tenis de Kosovo acusó a Djokovic de agravar la situación con sus declaraciones, mientras que la ministra de Deportes de Francia, Amélie Oudéa-Castéra, dijo que el mensaje "no era apropiado".

Pero Nole, lejos de retractarse, declaró que "Kosovo es nuestra cuna, nuestro baluarte, el centro de las cosas más importantes para nuestro país. Hay muchas razones por las que escribí eso en la cámara".

Más allá de Serbia

Más allá de su nacionalismo, Djokovic también defiende otros valores, como el del derecho a decidir sobre su propio cuerpo.

En enero de 2022, Djokovic fue deportado de Australia por incumplir con las normas sanitarias de ese país, ya que no estaba vacunado contra el coronavirus. Previamente estuvo dos veces detenido en un centro de inmigrantes ilegales. 

Sin embargo, la deportación de Djokovic fue definitivamente un tema político, ya que se consideró que él había creado un sentimiento antivacunas en el país, aunque no incumplió con ninguna regla, ya que poseía una "exención médica" para ingresar al país. 

En este sentido, tras su deportación, Djokovic dijo que nunca estuvo en contra de la vacunación, sino que "siempre he apoyado la libertad de elegir lo que metes en tu cuerpo".

"El principio de decidir sobre mi cuerpo es más importante que cualquier título u otra cosa. Trato de estar en sintonía con mi cuerpo tanto como pueda", agregó.

En esta línea, quizás su declaración más importante la hizo antes de convertirse en el GOAT, cuando fue consultado sobre si estaba dispuesto a dejar de perseguir ese sueño con tal de no ser forzado a vacunarse.

Pero Djokovic, dejando en claro que los valores a veces son más importantes que el dinero, la fama y el poder, dio una respuesta más que contundente: "Sí, es un precio que estoy dispuesto a pagar". ¿Y qué es lo mejor de esta historia? Que, sin traicionarse a sí mismo, finalmente logró convertirse en el mejor. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés