El Economista - 70 años
Versión digital

mar 16 Abr

BUE 18°C
Aniversario

Corea del Norte versus Corea del Sur: 70 años de una guerra sin fin

Este jueves 27 de julio, se cumplieron 70 años desde que se firmó el armisticio entre Pyongyang y Seúl en la península de Corea. Sin embargo, formalmente, ambos países continúan en guerra y la tensión va en aumento a medida que Corea del Norte sigue desarrollando su armamento nuclear.

Corea del Norte versus Corea del Sur: 70 años de una guerra sin fin
Damián Cichero 27 julio de 2023

Este 27 de julio, no fue un día más para la península de Corea: se cumplieron 70 años desde que se firmó el armisticio entre Corea del Norte y Corea del Sur, que puso fin a una guerra de más de tres años. 

El conflicto entre ambos países comenzó apenas finalizado la Segunda Guerra Mundial, cuando el territorio dominado por Japón quedó dividido en dos bloques: el Norte, bajo el control de la URSS y China, y el Sur, de EE. UU.

Pero apenas cinco años después, el 25 de junio de 1950, la República Popular Democrática de Corea (Norte) decidió invadir la República de Corea (Sur), dándole inicio a un nuevo conflicto bélico a gran escala. 

Tras mutuos avances y retrocesos, gracias al apoyo de China para los norcoreanos y de Estados Unidos para los surcoreanos, ambos ejércitos quedaron paralizados frente a frente en el paralelo 38.

Así, con más de 3.000.000 de soldados muertos en sus hombres, y ante la imposibilidad de lograr la paz, los líderes de ambos gobiernos firmaron el 27 de julio de 1953 un armisticio que estipulaba un alto el fuego definitivo y ordenaba la creación de una zona desmilitarizada en la frontera entre ambos países.

Una cuestión clave es que los dos países formalmente continúan en guerra y prueba de ello es que se continúan militarizando ante el temor de que el conflicto reflote. De esta forma, la actual oposición es una de las pocas disputas entre capitalismo y comunismo que ha sobrevivido a la caída del Muro de Berlín.

Poco para celebrar

Aunque durante muchos años el conflicto estuvo "estancado", desde principios de los 2000, la tensión ha ido en aumento, principalmente desde que Corea del Norte realizó su primera prueba con armamento nuclear el 9 de octubre de 2006.

Sin embargo, tanto Pyonyang como Seúl decidieron conmemorar la firma del armisticio, aunque cada una con su impronta.

Por un lado, el líder norcoreano Kim Yong-un exhibió ante altas autoridades rusas y chinas el poderío armamentístico de su país.

Con la presencia del ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, el primero que visita Corea del Norte desde la disolución de la Unión Soviética en 1991, Kim presentó sus enormes misiles balísticos intercontinentales y drones militares.

Este tipo de armamentos está prohibido por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, del cual China y Rusia son miembros permanentes.

En este sentido, el portavoz de la ONU, Stephane Dujarric, dijo que, si bien la organización global no pudo analizar de inmediato lo que se estaba mostrando, "todos los miembros del Consejo de Seguridad y, francamente, todos los estados miembros de la ONU comparten la misma responsabilidad de hacer cumplir las resoluciones del Consejo de Seguridad". 

Mientras tanto, al otro lado del paralelo 38° el presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, visitó el Cementerio Conmemorativo de la ONU en Busan para rendirle homenaje a los soldados caídos.

Yoon estuvo acompañado por visitantes de países que lucharon junto con Corea del Sur bajo la bandera de la ONU, incluida la gobernadora general de Nueva Zelanda, Cindy Kiro; el primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel; el ministro de Asuntos de Veteranos australiano, Matt Keogh, y la secretaria de Estado de Asuntos de Veteranos y la Memoria francesa, Patricia Miralles.

La oficina presidencial informó que esta era la primera vez que un presidente en ejercicio rendía homenaje frente al monumento, construido en 1978.

Dos mundos distintos

Pese a estar ubicados en la misma península, las realidades de Corea del Norte y Corea del Sur son muy diferentes, principalmente, por los modelos económicos que han defendido en los últimos 70 años. 

Para empezar, hasta 1973 ambos países eran bastantes similares en términos de riqueza. Pero, desde ese momento, el país del sur ha crecido exponencialmente: con un PIB de US$ 1,9 billones, hoy en día es la décima economía más grande del mundo. Por su parte, el de Corea del Norte es de apenas unos US$ 28.000 millones. 

Además, más allá de ser genéticamente iguales, los surcoreanos son entre 3 y 8 centímetros más altos que sus vecinos del norte, quienes se ven afectados por una mala alimentación. 

Respecto a infraestructura, Corea del Sur tiene más 100.000 km de rutas, de los cuales el 92% están pavimentadas. Por su parte, Corea del Norte tiene unos 25.000 km y solo el 3% pavimentadas. 

Por último, quizás el dato más estremecedor es que la esperanza de vida en Corea del Sur es de casi 12 años más que en Corea del Norte. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés