El Economista - 70 años
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 25°C
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 25°C
Perú

Castillo quiso imitar a Fujimori y terminó destituido

El mandatario de izquierda peruano intentó disolver el Congreso, tal como lo hizo Alberto Fujimori en 1992. Sin embargo, ni la Policía ni las Fuerzas Armadas lo apoyaron y los legisladores terminaron destituyéndolo.

Castillo quiso imitar a Fujimori y terminó destituido
07-12-2022
Compartir

Desde hace un tiempo, se podía observar que las cosas no iban encaminadas para Pedro Castillo en Perú y, finalmente, terminaron de la peor manera: el Congreso aprobó con 101 votos, 14 más de los necesarios, su destitución.

Por la mañana, Castillo había intentado provocar un autogolpe de Estado cuando disolvió el Congreso, lanzó un "gobierno de excepción" y convocó a nuevas elecciones legislativas.

En su cadena nacional, el exmandatario convocó "en el más breve plazo a elecciones para un nuevo Congreso con facultades constituyentes para elaborar una nueva Constitución en un plazo no mayor de nueve meses. A partir de la fecha y hasta que se instaure el nuevo Congreso se gobernará mediante decretos ley".

"En atención al reclamo ciudadano a lo largo y ancho del país, tomamos la decisión de establecer un gobierno de excepción orientado a establecer el Estado de derecho y democracia, a cuyo efecto se dictan las medidas: disolver temporalmente el Congreso de la República e instaurar un gobierno de emergencia excepcional", agregó.

El accionar de Castillo trajo a la memoria de muchos el "fujimorazo" de abril de 1982, cuando el entonces presidente Alberto Fujimori también cerró el Congreso e inició una gestión que llamó "de Emergencia y Reconstrucción Nacional".

Sin embargo, a diferencia de Fujimori, que sí contó con el apoyo de las Fuerzas Armadas, el accionar de Castillo provocó una ola de renuncias de ministros y denuncias de un "golpe" tanto por parte de miembros de la oposición como de sus aliados.

Además, ni la Policía ni las Fuerzas Armadas lo respaldaron e incluso le advirtieron públicamente a través de una nota que la vía que había tomado para intentar disolver el Congreso era inconstitucional.

Por ello, ignorando el intento de Castillo de cerrar el Congreso, los legisladores avanzaron con el juicio político previamente planeado y se llamó a la vicepresidenta Dina Boluarte para asumir el cargo.

Boluarte, que se convirtió en la sexta presidenta de Perú desde 2016, confirmó que su intención es permanecer en el cargo hasta el 28 de julio de 2026, fecha en la que finalizaba el mandato de Castillo.

Justamente, ella fue una de las primeras personas en oponerse al autogolpe del ahora exmandatario: "Rechazo la decisión de Pedro Castillo de perpetrar el quiebre del orden constitucional con el cierre del Congreso. Se trata de un golpe de Estado que agrava la crisis política e institucional que la sociedad peruana tendrá que superar con estricto apego a la ley" escribió en su cuenta de Twitter.

Tras asumir, Boluarte, que se convirtió en la primera mujer en ser presidenta de Perú, hizo un llamado al diálogo: "Mi primera invocación, como no podía ser de otra manera, es convocar a la más amplia unidad de todas y todos los peruanos. Señores, conversar, dialogar, como ponernos de acuerdo es algo tan sencillo como tan impracticable en los últimos meses. Convoco por ello a un amplio proceso de diálogo entre todas las fuerzas políticas representadas o no en el Congreso".

Casi en simultáneo, la Policía Nacional de Perú compartió una imagen en Twitter de Castillo detenido, quien habría intentado escaparse hacia la Embajada de México.

Castillo, que llegó al poder apenas hace poco más de un año, enfrentaba múltiples causas judiciales y la semana pasada había sido citado por el Congreso para responder a las acusaciones de "incapacidad moral" para gobernar.

La Fiscalía presentó en octubre una demanda constitucional contra él por presuntamente liderar "una organización criminal" que cometía actos de corrupción con la obra pública.

Así, llegó a su fin el mandato del maestro de izquierda que asumió en julio de 2021 y había sobrevivido a dos intentos anteriores de destitución.

Por otra parte, tras conocerse la noticia, el canciller de México, Marcelo Ebrard, confirmó que la Cumbre de la Alianza del Pacífico, en la que México entregaría la presidencia del organismo a Perú, fue suspendida.

"Dados los últimos acontecimientos en Perú, se ha convenido posponer la Cumbre de la Alianza del Pacífico que tendría verificativo el próximo 14 de diciembre en la Ciudad de Lima", explicó el canciller.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés