El Economista - 70 años
Versión digital

lun 18 Oct

BUE 16°C

Versión digital

lun 18 Oct

BUE 16°C

AUKUS: Estados Unidos provoca la ira de China y Francia con nuevo pacto global

"La decisión estadounidense de apartar a un aliado y socio europeo como Francia de una asociación estructural con Australia en un momento en que nos enfrentamos a desafíos sin precedentes en la región del Indo-Pacífico, muestra una falta de coherencia que Francia solo puede reconocer y lamentar".

1631774107908
16-09-2021
Compartir

La embajada de China en Washington dijo hoy, en respuesta a un nuevo pacto de seguridad entre Estados Unidos, Reino Unido y Australia, que los países deben "deshacerse de su mentalidad de Guerra Fría y sus prejuicios ideológicos".

La asociación AUKUS es una advertencia para el gobierno de China a medida que la administración del presidente Joe Biden se mueve para contrarrestar a Beijing en el Indo-Pacífico. También provocó la ira del gobierno francés, después de que los países revelaran que Estados Unidos y el Reino Unido ayudarían a Australia a adquirir submarinos de propulsión nuclear.

Los funcionarios franceses condenaron el acuerdo porque significa que el contrato submarino de US$ 90 mil millones con el gobierno de Australia que Francia ganó en 2016 ha sido cancelado abruptamente.

Australia gastó AU $ 2.4 mil millones (US$ 1.8 mil millones) en el proyecto.

Liu Pengyu, un portavoz de la Embajada de China en Washington, DC, comparó el pacto con las políticas de la guerra fría y dijo que los países "no deberían construir bloques excluyentes dirigidos o dañando los intereses de terceros".

En Francia, el ministro de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian, y la ministra de Defensa, Florence Parly, emitieron una declaración conjunta el miércoles, calificando la decisión de poner fin al acuerdo francés como "lamentable".

"La decisión estadounidense de apartar a un aliado y socio europeo como Francia de una asociación estructural con Australia en un momento en que nos enfrentamos a desafíos sin precedentes en la región del Indo-Pacífico, muestra una falta de coherencia que Francia solo puede reconocer y lamentar", señalaron.

El poder militar chino en el este de Asia se ha acercado a la paridad con Estados Unidos en los últimos años, y Beijing viene construyendo o alquilando bases militares para su propio uso alrededor del Indo-Pacífico.

Las actividades militares chinas en el Mar de China Meridional, en particular, son vistas por EE.UU. como una de las principales amenazas a la seguridad.

El gobierno de China también envió aviones militares a volar cerca del espacio aéreo de Taiwán este año en lo que dijo que era una advertencia a las "fuerzas extranjeras" sobre la isla democrática que, según afirma, es una provincia separatista.

Cabe destacar que la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, durante una conferencia de prensa hoy, dio la bienvenida al enfoque en la región, pero dijo que los nuevos submarinos de Australia no serían permitidos en sus aguas territoriales debido a la política libre de armas nucleares de larga data del país.

El primer ministro australiano Scott Morrison defendió el cambio de su país y dijo a los periodistas que los US$ 2.4 mil millones ya invertidos "han desarrollado aún más nuestra capacidad y eso es consistente con la decisión que se tomó en 2016 por todas las razones correctas para proteger a los ciudadanos de Australia".

Morrison dijo que hay "una invitación abierta" para conversar con el presidente Xi Jinping.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés