El Economista - 70 años
Versión digital

mar 25 Jun

BUE 6°C
Escenario

Arrancó la carrera para suceder a Boris Johnson: resultados estarán el 5 de septiembre

Mientras Johnson se despedía del Parlamento con un “hasta la vista, baby”, Sunak y Truss fueron elegidos por el Partido Conservador como candidatos a sucederlo.

La mayoría de las encuestadoras dan como gran favorita a Truss, ya que parece tener más apoyo entre los afiliados del partido.
La mayoría de las encuestadoras dan como gran favorita a Truss, ya que parece tener más apoyo entre los afiliados del partido.
Damián Cichero 21 julio de 2022

Tras una serie de cinco votaciones, los legisladores del Partido Conservador han definido a los dos finalistas que se disputarán, al mismo tiempo, el liderazgo del partido y el cargo de Primer Ministro del Reino Unido. 

El exministro de Finanzas, Rishi Sunak, y la ministra de Relaciones Exteriores, Liz Truss, fueron los grandes vencedores de la jornada y lucharán para convertirse en el nuevo líder británico. 

Al igual que sucedió en las anteriores rondas, Sunak nuevamente terminó primero, lo que confirma que es el favorito de los legisladores conservadores, mientras que Truss dio la sorpresa y superó a Penny Mordaunt, que siempre ocupó el segundo lugar y fue la última eliminada de una serie de seis candidatos que quedaron en el camino. 

En total, Sunak obtuvo 137 votos, seguido por Truss y Mordaunt con 113 y 105, respectivamente. A partir de ahora, los dos candidatos comenzarán sus campañas electorales de cara a la votación por correo en la que los más de 200.000 miembros del partido están habilitados para participar.   

Aunque los resultados finales se darán a conocer el próximo 5 de septiembre, la mayoría de las encuestadoras dan como gran favorita a Truss, ya que parece tener más apoyo entre los afiliados del partido. 

En gran parte esto se debe a que, pese a ser respaldado por los legisladores, Sunak es apuntado como el culpable de la crisis de Johnson porque presentó su renuncia sin anticiparlo. 

Los perfiles

Sunak fue el primer ministro de Johnson en presentar la renuncia porque había perdido la fe en él. 

Durante su gestión como ministro de Finanzas, fue el responsable de que el Reino Unido enfrentase su mayor carga fiscal desde la década de 1950. En este sentido, y a diferencia de los otros siete candidatos, siempre se mostró cauteloso a la hora de prometer reducir impuestos, apuntando a que la prioridad era controlar la inflación. 

Por otra parte, respecto a la actual crisis energética que golpea a Europa, se había comprometido a lograr la independencia energética del Reino Unido para 2045. 

En cuanto a la inmigración, Sunak, que busca convertirse en el primer ministro de origen indio en la historia del país, se ha mostrado orgulloso de sus antepasados (su abuela se mudó a Gran Bretaña en los 60). 

Sin embargo, también dijo que creía que el Reino Unido debe controlar sus fronteras y que mantendría el plan para deportar a los solicitantes de asilo a Ruanda.

Además, es un defensor del Brexit y se ha mostrado a favor de tomar medidas para ayudar a los británicos a hacerle frente a la actual crisis económica. Durante su gestión, lanzó paquetes de apoyo por un valor total de 37.000 millones de libras. 

Por su parte, Liz Truss, que buscará convertirse en la tercera mujer en ocupar el cargo de primera ministra tras lo hecho por Margaret Thatcher y Theresa May, es una aliada de Johnson y lo defendió hasta el último día de su gestión.  

Sobre la baja de impuestos, confirmó que comenzará “a reducirlos desde el primer día para tomar medidas inmediatas para ayudar a las personas a lidiar con el costo de vida. No es correcto aumentar los impuestos ahora".

"Creo que la forma en que logramos un mayor crecimiento económico es a través de impuestos más bajos, menos regulación, invirtiendo en habilidades y atrayendo negocios a este país. No se puede gravar su camino hacia el crecimiento", agregó. 

Además, dijo que revisará el desempeño del Banco de Inglaterra para "asegurarse de que sea lo suficientemente duro con la inflación”. 

También promete un alivio temporal en las facturas de la energía, está "totalmente de acuerdo" con la política de inmigración del gobierno y, pese a haber votado por permanecer en la Unión Europea, hoy en día es una defensora del Brexit. 

Una dura actualidad

Más allá de las promesas, quien se convierta en el nuevo líder de los británicos deberá enfrentar una muy delicada situación. 
Según cifras reveladas ayer por la Oficina de Estadísticas Nacionales, la inflación interanual del Reino Unido en junio fue del 9,4%, la cifra más alta en los últimos 40 años. 
El aumento del IPC se vio impulsado por el incremento de los costos de los combustibles y los alimentos: la nafta registró un aumento interanual del 42%, mientras que el de los alimentos fue de casi el 10%.
Sin embargo, lo peor podría estar por llegar, ya que, como consecuencia de una actualización de las facturas de energía, el Banco de Inglaterra estima que la inflación interanual superará el 11% en octubre y recién caería por debajo del 2% a mediados de 2024. 
En este sentido, se espera que el Banco Central inglés continúe elevando sus tasas de interés hasta el 2% en los próximos meses, aunque muchos temen que esto genere una recesión. Esto se debe a que, pese que el PIB británico aumentó 0,5% en mayo, tuvo un crecimiento 0 entre febrero y abril. 
Y, como si todo esto no fuese suficiente, se suma que los salarios no están aumentando al mismo ritmo que la inflación, lo que acrecienta el malestar social. Por ejemplo, casi 500.000 empleados del Sistema Público de Salud anunciaron que irán a huelga porque el Gobierno sólo les dio un aumento del 4%.

Hasta la vista, Johnson

Aunque Boris Johnson presentó su renuncia hace un par de semanas, permanecerá en el poder hasta conocer a su sucesor.

De todas formas, ayer tuvo su última presentación ante el Parlamento británico y, fiel a su estilo, se retiró dando que hablar. 

Johnson tuvo que renunciar tras una serie de escándalos entre los que se destacan fiestas en su residencia oficial durante la cuarentena por la pandemia del coronavirus y el nombramiento de un funcionario acusado de comportamiento sexual inapropiado. 

Pero, lejos de mostrarse golpeado, Johnson defendió su legado: “Hemos ayudado, he ayudado a este país a superar una pandemia y a salvar a otro país de la barbarie (por Ucrania). Y, francamente, eso es suficiente para continuar. Misión cumplida en gran medida”.

Además, le recomendó a su sucesor mantenerse cerca de Estados Unidos, seguir apoyando a Kiev, reducir impuestos y prestarle atención al electorado.

Finalmente, y al estilo Arnold Schwarzenegger en “Terminator 2”, les agradeció a todos los presentes y dijo “Hasta la vista, baby".

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés