El Economista - 70 años
Versión digital

jue 22 Feb

BUE 24°C
Ucrania

Aniversario de la guerra: todos hacen sus apuestas

Este viernes 24 de febrero, se cumplirá un año desde que el presidente ruso Vladimir Putin ordenó invadir Ucrania y tanto Moscú como Estados Unidos, China e India continúan moviendo sus piezas para quedar bien parados ante un acontecimiento que ya ha cambiado la historia del mundo.

Aniversario de la guerra: todos hacen sus apuestas
Damián Cichero 22 febrero de 2023

En las vísperas del primer aniversario de la guerra en Ucrania, la tensión sigue en aumento: tal como lo había adelantado el presidente ruso Vladimir Putin, la Duma aprobó la suspensión del tratado de desarme nuclear START.

El acuerdo firmado entre Rusia y Estados Unidos en 2010, y renovado en 2021, limitó a cada país a tener desplegadas 1.550 ojivas nucleares. 

Sin embargo, su suspensión podría permitirle a Rusia, el mayor poseedor de ojivas en todo el mundo, a aumentar significativamente el número. 

Pero, más allá de la medida de presión, desde Moscú dijeron que, por el momento, se apegarán a los límites acordados sobre misiles nucleares y seguirá informando a Estados Unidos sobre los cambios en sus despliegues.

En este sentido, el viceministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Ryabkov, también emitió una nota tranquilizadora: "No creo que la decisión de suspender el Nuevo Tratado START nos acerque a una guerra nuclear".

Quien también se refirió al respecto desde la capital de Polonia, Varsovia, fue el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y consideró que la decisión de Putin "es un gran error".

Además, como líder indiscutido de la OTAN, aseguró que "el compromiso de Estados Unidos con la OTAN es absolutamente claro. El Artículo 5 es un compromiso sagrado que ha hecho Estados Unidos. Defenderemos literalmente cada centímetro de la OTAN".

Dicho artículo de la Alianza Transatlántica establece que, si cualquier miembro de la OTAN es atacado por un tercero, el resto deberá salir en su defensa. De todas formas, aunque la alianza fue creada para contener a la URSS durante la Guerra Fría, este artículo recién fue aplicado en el siglo XXI tras los ataques a las Torres Gemelas. 

"Como flanco oriental de la OTAN, ustedes (a los líderes de Europa oriental) son la primera línea de nuestra defensa colectiva. Saben mejor que nadie lo que está en juego en este conflicto. No solo por Ucrania, sino por la libertad de las democracias en toda Europa y en todo el mundo", agregó el líder demócrata, quien continúa considerando que la guerra es un conflicto entre democracia y autoritarismo. 

Putin sigue moviendo sus piezas

Tras anunciar la suspensión del tratado START, Putin continúa moviendo cuidadosamente más fichas en el tablero geopolítico.

Este miércoles se confirmó que el mandatario revocó un decreto de 2012 que, en parte, sustentaba la soberanía de Moldavia para resolver el futuro de la región de Transdniestria, una zona separatista respaldada por Moscú que limita con Ucrania y donde Rusia mantiene tropas.

La población de Transdniestria, que habla en su mayoría ruso, se separó de Moldavia en 1990, un año antes de la disolución de la Unión Soviética, ante el temor de que el país se fusionara con Rumania, cuyo idioma y cultura comparte ampliamente.

En 1992, se libró una breve guerra entre los separatistas y Moldavia, pero prácticamente no ha habido violencia en los últimos 30 años, con "fuerzas de paz" rusas todavía apostadas en la pequeña franja de tierra, que no tiene reconocimiento internacional.

Justamente, el decreto de 2012 comprometió a Rusia a buscar formas de resolver el problema separatista "sobre la base del respeto por la soberanía, la integridad territorial y el estatus neutral de la República de Moldavia al determinar el estatus especial de Transdniestria".

Pero, desde 2020, Moldavia ha sido dirigida por la presidenta Maia Sandu con un fuerte respaldo de Estados Unidos y la Unión Europea. 

Y desde el Kremlin consideran que este país, que la semana pasada aprobó un nuevo primer ministro pro-occidental que prometió seguir un camino para unirse a la UE, está siguiendo una agenda antirrusa.

Los gigantes asiáticos, cautelosos 

Mientras Occidente continúa alineado detrás de Ucrania, Rusia, en cambio, no ha recibido un rotundo apoyo de sus aliados. Sin embargo, tiene la tranquilidad de que los dos mayores países del mundo, India y China, no solo no han condenado la invasión, sino que además incrementan sus vínculos comerciales.

Este miércoles, Wang Yi, el principal diplomático de China, se reunió por separado en Rusia con el canciller Sergei Lavrov y con el propio Putin. 

Tras los encuentros, Rusia comunicó que daba la bienvenida al hecho de que China asumiera un papel más activo en los esfuerzos para resolver el conflicto en Ucrania y que valoraba el "enfoque equilibrado" de Pekín.

Además, el propio Putin confirmó que su par chino, Xi Jinping, visitaría Rusia y dijo que las relaciones habían llegado a "nuevas fronteras". 

Durante su encuentro con Wang Yi, Putin destacó que el comercio bilateral era mejor de lo esperado y que pronto podría alcanzar los US$ 200.000 millones al año, frente a los US$ 185.000 millones de 2022. 

Actualmente, China es el principal socio comercial de Rusia y el 40% de las importaciones rusas provienen del gigante asiático. El año pasado, el comercio entre ambos se disparó más del 30%.

"Todo está progresando, desarrollándose. Estamos alcanzando nuevas fronteras", agregó Putin. 

Por su parte, Wang consideró que "no importa cómo cambie la situación internacional, China ha estado y sigue estando comprometida, junto con Rusia, a realizar esfuerzos para preservar la tendencia positiva en el desarrollo de las relaciones entre las principales potencias".

China, además de Rusia, India, Sudáfrica y Brasil, forma parte del Grupo de los BRICS, que fue creado justamente para hacerle frente al predominio estadounidense en el sistema internacional. Por ello, ninguno de sus miembros ha condenado la invasión rusa.

Respecto a India, que actualmente preside el G20, que históricamente ha mantenido una buena relación con la Unión Soviética primero y con Rusia después, no quiere que el grupo discuta sanciones adicionales contra Moscú.

"India no está interesada en discutir o respaldar sanciones adicionales contra Rusia durante el G20. Las sanciones existentes sobre Rusia han tenido un impacto negativo en el mundo", argumentaron desde la democracia más grande del mundo. 

El comercio bilateral entre Rusia e India también se disparó en 2022 y batió el récord de los US$ 30.000 millones gracias a que este último aumentó considerablemente las compras de petróleo ruso. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés