El Economista - 70 años
Versión digital

mie 22 May

BUE 12°C
Conflicto

500 días de guerra: Joe Biden no le suelta la mano a Ucrania

Pese a que el conflicto se alarga en el tiempo, EE.UU. continúa enviándole ayuda económica y militar a Kiev. Sin embargo, de cara a la cumbre que la OTAN celebrará esta semana en Lituania, el mandatario dejó en claro que por el momento Ucrania no se podría unir a la alianza.

500 días de guerra: Joe Biden no le suelta la mano a Ucrania
Damián Cichero 09 julio de 2023

Este sábado 8 de julio, la guerra en Ucrania cumplió 500 días y, por el momento, un alto el fuego parece algo muy lejano.

Formalmente, el presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó la invasión el 24 de febrero de 2022, aunque muchos creen que su idea era que el conflicto se definiera en cuestión de un par de meses. Sin embargo, gracias al apoyo occidental, Ucrania aún resiste.

Aunque la complejidad del conflicto no puede ser resumido en unas cuantas líneas, principalmente Putin decidió invadir Ucrania por la intención de esta última de unirse a la OTAN, alianza militar creada en el siglo XX para contener el avance de la URSS en Europa Occidental.

Para el líder ruso, que Estados Unidos y compañía llegaran a sus fronteras era algo que no estaba dispuesto a tolerar, y por eso decidió atacar.

Respecto a una posible adhesión de Ucrania a la OTAN, por el momento, esto no sucederá: el pilar de la alianza es su artículo 5, que establece que, si un miembro es atacado, los demás deberán salir en su defensa. Por lo tanto, la incorporación de Ucrania automáticamente significaría una declaración de guerra de la OTAN a Rusia, algo que ningún líder occidental ve con buenos ojos.

Justamente, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se refirió a esta cuestión: "No creo que haya unanimidad en la OTAN sobre si incluir o no a Ucrania en la familia de la OTAN ahora, en este momento, en medio de una guerra".

De todas formas, la buena noticia es que, cuando termine el conflicto, esto sí podría suceder. Así lo dejó en claro Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, quien dijo que espera que, durante la cumbre de la alianza, el 11 y 12 de julio en Lituania, "los mandatarios aliados reafirmen que Ucrania se convertirá en miembro de la OTAN y se unan para acercar a Ucrania a su objetivo".

En total, desde que comenzó la guerra, la ONU estima que unos 9.000 civiles han muerto. Por otra parte, el Ejército ruso habría sufrido unas 200.000 bajas, mientras que el ucraniano unas 150.000. Sin embargo, aquí un dato clave es que el Ejército ruso cuenta con un millón de soldados activos y otro millón de reservistas, en tanto Ucrania tiene 200.000 activos y 900.000 reservistas. 

Además, el número de desplazados supera ampliamente los 11 millones de ucranianos: 5,9 millones de ellos permanecieron en Ucrania y 5,7 millones huyeron fuera del país. 

Estados Unidos genera polémica

No caben dudas de que, sin la ayuda de Washington, Ucrania hubiese perecido hace tiempo. En total, de los más de US$ 120.000 millones que Kiev recibió en ayuda económica y militar, EE. UU. le ha enviado unos US$ 45.000 millones. 

Y, aunque nadie ha cuestionado este accionar, una gran polémica se generó desde el último viernes cuando EE. UU. anunció un nuevo paquete de US$ 800 millones que incluye municiones en racimo. 

Las municiones en racimo están prohibidas en más de 100 países y liberan una gran cantidad de bombas más pequeñas que pueden matar indiscriminadamente o, si no explotan, representan un peligro durante décadas después de que termina un conflicto.

Aquí una cuestión clave es que Rusia, Ucrania y Estados Unidos no han firmado la Convención sobre Municiones en Racimo, que prohíbe la producción, el almacenamiento, el uso y la transferencia de estas armas.

Sin embargo, diversos grupos de derechos humanos así como el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, cuestionaron la decisión de Washington sobre las municiones.

Uno de los gobiernos más críticos fue el de Canadá, que a través de un comunicado informó que "no apoyamos el uso de municiones en racimo y estamos comprometidos a poner fin a los efectos que las municiones en racimo tienen sobre los civiles, particularmente los niños".

"Canadá cumple plenamente con la Convención y nos tomamos en serio nuestra obligación en virtud de la Convención de alentar su adopción universal", agregó.

Además, Biden también se ha ganado algunas críticas desde dentro del Partido Demócrata. Por ejemplo, el senador Tim Kaine dijo que tenía "ciertas dudas" sobre la decisión porque podría inspirar a otros países a eludir una convención internacional que prohíbe las municiones.

Ante la tensa situación, el ministro de Defensa de Ucrania, Oleksii Reznikov, debió salir a prometer públicamente que las municiones no se usarían en Rusia, sino únicamente en territorio ucraniano para repeler a las fuerzas invasoras. 

Biden inicia una gira centrada en la OTAN

De cara a la próxima cumbre de la OTAN, Biden realizará una breve gira por Europa. Este lunes, tendrá su primera parada en Londres, donde se reunirá con el primer ministro británico, Rishi Sunak, en el número 10 de Downing Street, y luego viajará al Castillo de Windsor para visitar al rey Carlos.

Esta será la tercera vez en el año en la que Biden se reunirá con Sunak, a quien visitó en el Reino Unido en abril, en el marco del 25 aniversario del Acuerdo del Viernes Santo, y luego lo recibió en la Casa Blanca en junio para firmar la "Declaración del Atlántico". Por otra parte, será la primera vez que verá al rey Carlos, con quien se espera que discuta principalmente sobre cuestiones climáticas.

Luego, ese mismo lunes por la noche, Biden viajará a Vilna, capital de Lituania, para participar de la cumbre de la OTAN el martes y el miércoles. Como se explicó anteriormente, las chances de que Ucrania se sume a la alianza son nulas, aunque se seguirá mostrando públicamente el apoyo hacia Kiev en la guerra contra Rusia. 

Más allá de esto, uno de los grandes objetivos es que Suecia se convierta en el miembro número 32 de la OTAN, si bien aquí las cosas también parecen estar complicadas, principalmente por la negativa de Turquía.

Para ingresar a la OTAN, se necesita la aprobación unánime de todos los miembros. Sin embargo, desde Turquía acusan a Estocolmo de defender grupos terroristas kurdos.

Justamente, antes de partir hacia el Reino Unido, Biden se comunicó telefónicamente con su par turco Recep Tayyip Erdogan y le expresó su deseo de que Suecia se una a la OTAN "lo antes posible".

Por su parte, Erdogan le dijo a Biden que Estocolmo ha tomado medidas en la dirección correcta, pero que todo se ha frenado por las últimas protestas de los defensores del Partido de los Trabajadores del Kurdistán en el país nórdico. 

Finalmente, tras su participación en la cumbre, Biden visitará Helsinki, capital de Finlandia, país que recientemente se ha incorporado a la OTAN.  

Una de las grandes particularidades es que Lituania y Finlandia, junto a Estonia y Letonia, son los cuatro miembros de la OTAN que comparten frontera con Rusia. Por ello, la gran duda es por qué la adhesión de estos países no fue "tan grave" para Rusia. 

La explicación la encontraríamos en que tanto durante las guerras napoleónicas como durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial, Rusia fue invadida justamente por el territorio ucraniano, región que conecta directamente Europa occidental con Europa oriental. 

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés