El Economista - 70 años
Versión digital

mar 18 Jun

BUE 15°C

Subió el blue, la tasa dejó de caer y hay matices en bonos

Los negocios de la city mostraron un cambio de posición. El dólar blue subió y las tasas de los plazos fijos dejaron de bajar. Y con eso como fondo, la Bolsa local tiene muy pocos negocios (los inversores prefieren Cedears) y los bonos con ley NY están firmes, pero los que tienen ley argentina no

25 noviembre de 2019

Por Luis Varela 

Abandonando la tendencia que mostraron durante octubre y la primera quincena de noviembre, los mercados del mundo y de la Argentina acaban de virar, con posibilidades de que el cambio se siga complicando.

Por supuesto, las circunstancias de lo que pasa en el exterior y lo que sucede en Argentina son completamente diferentes. Afuera todo sigue gobernado por la interminable puja comercial entre Estados Unidos y China. Y a nivel interno, la situación obedece a que estamos a doce días del ingreso de Alberto Fernández a la Casa Rosada.

La pelea entre chinos y norteamericanos ya lleva haciendo bailar al planeta durante casi un año y medio. Y, siempre que parece que va a haber final feliz, aparece alguna objeción que pone todo en riesgo de volver a foja cero. Mientras el nivel de actividad de Estados Unidos avanza a pie firme, la economía china está desacelerando. El presidente Trump amenaza con los aranceles y los chinos con suspensión de compra de productos agropecuarios. Y la gran cuestión es que durante la semana pasada hubo tres señales nuevas:

El lunes en una movida rara el jefe de la Reserva Federal, Jerome Powel, se reunió a solas con Trump en la mismísima Casa Blanca, algo muy poco habitual.

El viernes los chinos patearon el tablero otra vez: dijeron que no quieren aranceles, luego que los estadounidenses insistieran con que Pekín vuelva a comprarles productos agrícolas a dos manos.

La firma del acuerdo se sigue postergando, tanto que ahora la fecha fue pasada a otro turno, el 15 de diciembre (ya aburren).

Mientras esta gran pelea transcurre, hay otro elemento global decisivo que acaba de rotar de manera consistente: después de tirar dinero desde helicópteros de manera notable, los principales bancos centrales empezaron a recoger el barrilete.

Entre noviembre de 2018 y julio de 2019, la tasa larga de Estados Unidos había bajado de 3,15 a 1,5% anual, y ahora acaba de subir hasta 1,77%. Y la tasa larga promedio mundial había cedido de 3,2 a 2,06% y ahora está en 2,34%.

Esta modificación en el costo del dinero, en un mundo con muy poca inflación, acaba de frenar el feliz año que venían mostrando las principales bolsas del mundo. Después de seis semanas de alegría bursátil, los principales índices de acciones acaban de pisar el freno.

En el trasncurso de la semana pasada, la Bolsa de Tokio perdió 0,8%, Frankfurt retrocedió 0,6% y Wall Street cedió 0,3%. No es mucho, hubo una rotación desde una suba muy sostenida. Y ahora en lo que va de 2019 el Nasdaq de Nueva York salta nada menos que 29,4%, Frankfurt trepa 24,7%, San Pablo sube 23,7%, el Dow Jones de Wall Street se eleva 20,9% y Tokio avanza 15,50%, con México subida en puntas de pie en 5% y el caos chileno con sus acciones mostrando una caída del 9%.

Por supuesto, cambio de Gobierno de por medio, la Bolsa de Buenos Aires está sumergida en un momento completamente diferente. Debido a todo lo que se viene rumoreando, en la última semana la subió 5,5% medida en pesos o en dólares oficiales, con un avance de 2,7% medido en dólares blue, pero todo casi sin negocios y con los inversores prefiriendo comprar acciones extranjeras a través de Cedears. Y, con una distorsión cambiaria mil veces vista en Argentina, el índice de la Bolsa de Buenos Aires de 2019 sube 11% en pesos, pero cae 31% medida en dólares oficiales y se desploma 34% medida en dólares blue. Por supuesto, la mejora del mercado local mientras las bolsas internacionales pisaron el freno obedece a la expectativa por la llegada de Alberto, que planea subir salarios, y debe definir cómo reperfilar la deuda, optando entre las propuestas de Guillermo Nielsen y Martín Guzman.

Y, lo que es más importante, Alberto deberá cortar el bacalao, permitiendo o rechazando que los camioneros corten el tren y que los industriales acepten o rechacen subir los salarios.

Se sabe, la situación es muy delicada y la efectividad del cepo cambiario empezó a ser desafiada el viernes. Después de tres semanas de tranquilidad en las que la brecha cambiaria entre dólar oficial y blue bajó de 16% a 3%, la cercanía del momento de definición acaba de subirla nuevamente al 9%.

El viernes, en medio de cien rumores, el dólar blue se despertó: en esa jornada el tipo de cambio oficial minorista bajó un centavo hasta 62,90 pesos, pero hubo una suba de $ 1,75 para el blue hasta $ 68,50, su mayor precio en noviembre.

En consecuencia, las tasas de interés dejaron de bajar. Se acerca del pago de sueldos y aguinaldos, y el dinero buscará su refugio. El viernes los principales bancos compraban dólares a $ 57,98 y los vendían a $ 63,23. Mientras que en la calle Florida lo voceaban a $ 65 compra y $ 68 pesos venta. Eso muestra una diferencia de $ 700 cada US$ 100.

Por eso, en línea con lo que sucede en el mundo, la tasa de interés de los plazos fijos dejó de bajar. A fines de septiembre en plazos fijos se pagaban tasas del 58% anual por plata chica y del 62% anual por plata grande. A mediados de noviembre se pagaron tasas de entre 44% y 47%, y desde hace una semana los intereses ya no bajan.

Mientras tanto, con Alberto debiendo definir qué reprogramación elige, se estiró la diferencia de precio que muestran los bonos según la legislación que los respalda. Los bonos argentinos emitidos bajo ley de Nueva York mejoraron su precio y están al 46% de su paridad, pero los bonos argentinos bajo ley nacional siguen en un pozo del 37%.

En promedio, durante la semana pasado los bonos argentinos subieron 3%, pero en la rueda del viernes, cuando el blue reaccionó hubo un quiebre de la tendencia: en la última hora los bonos cedían y el riesgo país, que había bajado de 2.535 a 2.225 unidades, repuntó hasta 2.250 puntos básicos. Este número en la consola será el que mueva los negocios desde ahora hasta el 10 de diciembre.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés