Mal día

Rascando la lata y con muchos pagos por vencer

13 de los 14 dólares de Alberto subieron, las acciones bajaron con negocios cada vez más pobres, los bonos se debilitaron y el riesgo país volvió a subir un nuevo escalón

mercados
Luis Varela Luis Varela 22-12-2021
Compartir

A contramano del mundo, donde bajó el dólar y subieron en bloque los precios de las materias primas por menor temor a Omicron, el mercado argentino volvió a sufrir otra rueda de pesadumbre y olvido: 13 de los 14 dólares de Alberto subieron, las acciones bajaron con negocios cada vez más pobres, los bonos se debilitaron y el riesgo país volvió a subir un nuevo escalón.

El negativo desempeño del mercado local, completamente asociado al nuevo impuestazo que está en marcha, con el Senado apurando el tratamiento de Bienes Personales con la velocidad de un rayo, se dio en un día en el que el Gobierno realizó el pago por US$ 1.840 millones para el FMI. 

En el balance de todo el año, Reconquista 266 queda por primera vez con saldo negativo (US$ 256 millones), a pesar de haber tenido una gran cosecha con los precios más altos en diez años.

El 22 de marzo vence otro paquete grande de dinero con ese organismo. Pero antes, en enero, hay vencimientos por US$ 1.771 millones entre distintos acreedores: US$ 718 millones con el FMI, US$ 693 millones por cupones de bonos del canje de Guzmán y US$ 178 millones a préstamos bilaterales, entre otros. Y también, como se dijo en el canje, se deben normalizar los pagos remanentes de los bonos que no se canjearon: AY24, AO20 y AF20.

La visión del mercado

Analistas de todas las orientaciones del mercado hacen una radiografía de las existencias que tiene el Banco Central y comprenden que no hay manera que se puedan realizar a tiempo todos esos vencimientos. En estos días ya se están realizando liquidaciones de exportaciones de trigo, y a pesar de eso el Banco Central no logra juntar ni un solo dólar para las reservas, cuando en octubre y noviembre el Gobierno había dicho con mucha tranquilidad que entrarían US$ 3.500 millones por el trigo.

Con ese cuadro de situación, sin tanto temor al Omicron porque es muy contagioso pero no tan mortal sobre todo para los que están vacunados, el mundo tuvo un día muy tranquilo y con el dólar orientado a la baja, ya que los inversores entienden que la velocidad del tapering y la suba de tasas prometida por la Fed es escasa, y que esos niveles del costo del dinero por ahora no asusta a ninguno de los especuladores que siguen bailando en la cima de la burbuja bursátil de Wall Street.

Sin embargo, una parte importante de inversores conservadores siguen comprando lentamente bonos de EE.UU. por lo que sus tasas a vencimiento bajaron en bloque: se operaron al 1,22% anual a 5 años, 1,46% a 10 años y 1,86% a 30 años. Pese a lo cual el dólar bajó contra casi todas las monedas del mundo. En el exterior el billete verde bajó 1,4% en Brasil, 1,3% en Chile, 0,7% contra la libra, 0,5% contra el euro y 0,4% en México y no cambió únicamente contra el yen, ya que Japón está sumido en una complicada recesión.

A nivel local, sin embargo, muchas personas empezaron a cobrar sus aguinaldos, las empresas terminaron de completar la mayoría de los pagos y, en consecuencia, las cotizaciones de todos los dólares subieron en bloque. El blue volvió a los $200,50. El contado con liquidación saltó hasta $208,60. Y el Senebi, que es el canal más libre que usan sin límite las empresas para sacar dólares del país, llegó a los $211.

En medio de toda esta ola de aumentos, está visitando el país Vitálik Buterin, el fundador de Ethereum, la segunda criptomoneda más famosa de todo el panel de ese tipo de activos. Y al registrar lo que está pasando a nivel local manifestó: "Estoy absolutamente sorprendido con el volumen que tienen las criptomonedas en Argentina, pasa algo muy parecido lo que sucede en Rusia, donde también se opera mucho". Lo que Buterin no dijo fue que ese volumen tiene una explicación: el canal cripto es usado para fugarse del peso y del Fisco, saliendo de Argentina y escapándose de la voracidad impositiva. 

Justamente siguió en la picota del mercado el tema de la suba de Bienes Personales y se veía de qué modo Cristina Kirchner le está dando tratamiento en el Senado con la velocidad de un rayo. Lo hacen para que las grandes fortunas paguen más tasa desde el 1° de enero, al tiempo que hoy mismo, en un país que tiene casi 50% de pobres, la misma Cristina Kirchner y Sergio Massa anunciaron que otorgarán un bono de $22.000 a los empleados legislativos.

Todo ese combo, con dólar en baja afuera, y en alza adentro, hizo que los bonos argentinos volvieran a tener otra jornada mediocre. No generó ningún tipo de buena expectativa que las materias primas volvieran a volar, con otra suba fuerte para el petróleo, con valores sostenidos para los metales preciosos y básicos, firmeza en las criptomonedas y, sobre todo, una importante mejora en la cotización de los granos, provocando un repunte en Chicago pero precios históricos récord para la Bolsa de Rosario.

A pesar de eso, que debería ser una fiesta para el BCRA por las retenciones y por el saldo comercial positivo, los títulos públicos argentinos siguieron con las cotizaciones aplastadas y hoy anotaron encima menor volumen de negocios, por lo que el riesgo país de la Argentina subió otras 11 unidades, hasta 1.754 puntos básicos, el mayor de las últimas tres semanas, el día en el que se le pagó al FMI y con los granos en las nubes, insólito.

Más contagios de Covid

A nivel local hubo preocupación porque se disparan los contagios de covid en Argentina: en las últimas 24 horas hubo 11 muertes, 11.121 casos nuevos y 868 hospitalizados en terapia intensiva. Y eso hace temer posibilidades de que hacia febrero o marzo pueda haber alguna chance de restricciones de movimiento, lo cual puede detener aún más el freno económico que se está viendo en algunos sectores.

Sobre todo luego de que el Indec dijera que la inflación mayorista de noviembre fue de 2,9%, superando el 54% en un año (sumando presión sobre los precios minoristas), pero sobre todo con algo muy peligroso: el dólar mayorista siguió siendo usado como ancla, avanzó casi nada y en los últimos doce meses sube 22,8%, menos de la mitad que el IPC.

Con las commodities tan firmes y el dólar global débil, los mercados bursátiles tuvieron un buen día. La Bolsa de Nueva York sigue imparable: sus principales índices anotaron un alza del 0,7 al 1,2%, con el Nasdaq arriba de todo, mientras que las bolsas latinoamericanas estuvieron mixtas, con San Pablo 0,3% en baja (porque nadie cree en Bolsonaro y tampoco ven con gran expectativa a Lula), y la de México subió 0,6%.

Y la Bolsa porteña fue una lágrima. Con apenas $994 millones operados en acciones y $3.449 millones en Cedears, el índice S&P Merval bajó 0,6%, con mayoría de subas, de hasta el 3,7% en los ADR argentinos en Nueva York, con IRSA P y Cresud arriba, pero con bajas para Edenor. Y un llamativo volumen en Ternium por un fuerte cambio accionario entre todas las filiales con unos US$ 1.000 millones involucrados.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés