El Economista - 70 años
Versión digital

dom 26 May

BUE 10°C
Martes negro

Pudo ser peor: 4 señales apaciguaron los ánimos

Los mercados abrieron el día para que se concretara un martes negro. A nivel local, el dólar subió, los bonos bajaron y la Bolsa empató, pero aparecieron cuatro datos que tranquilizaron las cosas

El dólar subió, los bonos bajaron y la Bolsa empató, pero aparecieron cuatro datos que tranquilizaron las cosas.
El dólar subió, los bonos bajaron y la Bolsa empató, pero aparecieron cuatro datos que tranquilizaron las cosas.
Luis Varela 16 abril de 2024

Todo apuntaba a un martes negro. Con el ataque de Irán a Israel, más la notable firmeza de la economía norteamericana, más el UBS pronosticando que la Fed no bajará su tasa, sino que la subirá desde el 5,5% anual actual hasta al menos 6,5%, el día arrancó con el índice del miedo (VIX) volando y con las Bolsas asiáticas y europeas con caídas importantes.

Encima, por si algo faltara, apareció el titular de la Reserva Federal confirmando que "es apropiado dejar la política monetaria actual, ya que los datos recientes de inflación no nos han dado confianza". Todo fue un caldo de cultivo ideal para que la onza de oro escalara otro 0,5%, hasta un récord sin precedentes de más de 2400 dólares, con inquietud y precios a la baja en casi todos las commodities.

Y la tendencia preocupante también se vio en Argentina en las primeras horas, con el riesgo país alcanzando cerca de la apertura un nivel de 1.407 puntos, con inversores de todas partes buscando refugio en posiciones seguras, abandonando inversiones riesgosas, sumergiendo al mercado en una corrección o una fuerte toma de ganancias que nadie podía asegurar en qué nivel se pararía.

Sin embargo, mientras a nivel externo la mala onda continuó, a nivel local aparecieron al menos cuatro señales que frenaron el deslizamiento. La Corte Suprema se pronunció a favor del DNU de Milei en dos reclamos específicos. Camioneros abandonó su posición extrema y aceptó una paritaria más acorde al intento de Caputo de desindexar la economía. Surgieron consultoras como EcoGo que calculan la inflación de abril en 9,9% mensual. Y como broche de oro para un día preocupante, el BCRA volvió a sumar reservas. 

Más allá de esas noticias que actuaron como dique de contención, el resultado final del día fue negativo. Los dólares libres volvieron a subir, los bonos siguieron perdiendo precio, el riesgo país subió un poco más y las acciones de la Bolsa de Buenos Aires repuntaron apenas en pesos pero bajaron en dólares, con una Bolsa de Nueva York que está marcando tiempos a la baja.

"Pudo ser peor -resopló un analista después del cierre- los dólares libres volvieron a despertarse y eso es una mala noticia. Increíblemente, después de colocar tasas de interés tan negativas en los plazos fijos, el stock de dinero en esas colocaciones no está bajando en el sistema bancario local, pero del impresionante rally que venían mostrando las acciones y los bonos queda poco, y habrá que trabajar bastante para recuperar el envión, si es que sigue".

Más allá de los ecos que aún resuenan sobre el fallido ataque de Irán, lo que comandó a todos los negocios fue una nueva suba en las tasas largas norteamericanas, y con un llamado de atención en la región, ya que el dólar subió fuerte tanto en México como en Brasil: las discutibles decisiones políticas de Lula están espantando los capitales del que era el principal socio comercial argentino, por lo que en pocos meses el dólar saltó casi 9% en ese mercado, de 4,85 a 5,27 reales, y ese es un problema para la Argentina.

En números, se siguieron empinando las tasas largas de EE.UU.: se pagó 5,2% anual a 1 año de plazo, 4,7% a 5 años, 4,7% a 10 años y 4,8% a 30 años, las mayores desde octubre 23. Y con eso en el exterior el dólar subió 2% en México, 1,7% en Brasil, 0,3% en Japón, 0,2% en Chile y 0,1% contra la libra, no cambió contra el euro y bajó 0,1% en China. Y mientras la canciller Mondino intenta armar una bilateral Milei-Lula se ve de qué modo el comercio intra-Mercosur entre ambos socios se desgrana. Hace un tiempo el 12% de lo que exportaba cada uno iba hacia el otro, mientras que ahora esa cifra se achicó a poco más del 4%. Era una unión muy fuerte, y ahora son apenas dos socios más.

Todos estos contratiempos, con tasas que queman en dinero en los bancos, el mercado cambiario local también empiezan a reaccionar. Con el dólar exportador anclado en $ 945,48, el BCRA compró en el mercado US$ 93 millones (una cantidad bastante menor que antes), pese a lo cual al final del día el BCRA sumó reservas por US$ 125 millones. Pero los dólares libres se entonaron: el blue saltó 20 pesos hasta 1.035 pesos, el Senebi subió 5,61 pesos hasta 1.076,91 pesos, el MEP subió 9,73 pesos hasta 1.032,22 pesos y el contado con liquidación subió 2,60 pesos hasta 1.076,97 pesos. Por lo que la brecha entre oficial y blue fue del 13% y la del CCL con el  mayorista fue del 24%.

Y mientras eso sucede con el dólar, a pesar de la notable licitación que hizo Caputo la semana pasada, garantizándose los dólares que necesitará para pagar el 9 de julio próximo los cupones de los bonos que surgieron del canje que hizo Guzmán en agosto de 2020, los títulos públicos reunieron pocos negocios, y en definitiva los bonos argentinos perdieron otro 0,7%, por lo que el riesgo país subió 6 unidades hasta 1.381 puntos básicos (después de haber estado mucho más arriba en la apertura.

En papeles privados la eclosión asiática y europea fue levemente menor en EE.UU. por la entrada de algunos balances que tan mal no cayeron. Así, en definitiva hubo cierre mixto en la Bolsa de Nueva York: el Dow subió 0,2%, pero el Nasdaq achicó 0,1% y el S&P bajó 0,1%. Mientras que la Bolsa de San Pablo bajó 0,8% y la  de México cedió 0,3%.

Y a nivel local, con un volumen inexistente, 499 millones de pesos operados en acciones y 604 millones en cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió 0,5% en pesos pero bajó 1,4% en dólares. Al tiempo que los ADR argentinos en NY actuaron mixtas, con subas del 1 al 2,6% para Edenor, Telecom y Banco Macro, pero con bajas del 1 al 3% para IRSA, Cresud, Loma Negra, Mercado Libre y Central Puerto.

Y finalmente, las commodities se movieron con tendencia pinchada, salvo el oro que brilla, como si en todas partes se esperara una economía global en plena desaceleración. Pese al ataque de Irán, el petróleo ni se movió. El oro siguió subiendo, pero asustada por la posibilidad de que la Fed suba su tasa base hubo toma de ganancias en la onza de plata. Los metales básicos se mostraron mixtos, con el aluminio solo para arriba. Los granos se mostraron en general con bajas tanto en Rosario como en Chicago, aunque la soja levantó algo la cabeza en el puerto santafesino. Y la sangría que continuó fue la del mundo cripto: hubo una nueva baja del 1,2% para el Bitcoin con desplomes de hasta el 12% en el resto de los valores del panel, con un inminente halving que genera más sustos que esperanzas.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés