Pese a los balances, la Bolsa resiste por el petróleo

Los mercados del mundo volvieron a mostrar commodities en alza y Bolsas en baja. El petróleo logró su mejor cotización en mucho tiempo. Los bonos de Argentina siguen sin fuerza mientras que los balances que entran a la Bolsa muestran resultados magros.

12-05-2016
Compartir

por Luis Varela

Con climas de negocios en general mediocres, la rueda del miércoles registró mercados internacionales a la baja, pocos cambios en las monedas, bonos flojos y commodities firmes, con el petróleo logrando su mejor precio en doscientos días y con la Bolsa porteña mirando hacia arriba gracias a un índice MerVal particularmente empetrolado.

El tenor de las monedas sigue mostrando un dólar débil tanto en Argentina como en el mundo. En Buenos Aires el tipo de cambio oficial sigue planchado en $14,50, pero el blue tuvo una pequeña suba hasta $14,60. Desde que el Banco Central arrancó con las altas tasas nominales (no reales) de las Lebac, el precio del dólar pierde 10%.

Esta debilidad del dólar está poniendo en jaque a buena parte del ajuste que está impulsando el Gobierno. Y llega con dos datos externos que mueven todos los ejes: Por un lado, se acaba de conocer que EE.UU. registró en abril un superávit presupuestario de US$ 106.000 millones. Y, por otra parte, la suerte de Dilma Rousseff en Brasil, que será definida por el Senado en estas horas, está determinando que el billete verde baje notablemente en el país vecino: ayer se negociaba a apenas 3,44 reales.

El escenario global le está dando más aire a las commodities. Con menos stock en EE.UU., el petróleo saltó 3,5%, hasta US$ 46,20. Y al mismo tiempo se dio un rebote del 2% para las onzas de oro y plata, tras dos semanas de sucesivas bajas. Un repunte firme para zinc, plomo y níquel (aluminio, cobre y estaño también subieron pero menos). Y la soja ganó otro dólar en Chicago, con el trigo firme y el maíz en baja.

El mercado local sigue atentamente la dirección política del Gobierno y la fortaleza o debilidad que va mostrando Macri. Con un alto déficit fiscal que no cede, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, sorprendió a propios y extraños al decir que “es una buena idea que el Estado también se comprometa a no despedir”.

Mientras ese giro salía a la luz el Gobierno confirmó que le devolverá $ 30.000 millones a las obras sociales, al tiempo que los Gobernadores llevaron hasta la Corte su reclamo por coparticipación.

Frente a ese escenario, y con un call money que muestra otra vez tasas muy calientes, en torno al 38% anual, los bonos argentinos tuvieron otra rueda débil y muy concentrada: el 69% de lo operado en títulos públicos se transó en apenas tres papeles: el AY24 se llevó el 33% de los negocios, el AA17 el 22% y el DICA el 14%. Con estos valores, el riesgo país que ahora incluye la gran emisión de bonos nuevos, tiene el mayor nivel de siete meses.

Esta debilidad de los bonos, que ofrecen tasas a vencimiento del 7% anual, pone en jaque a otros sectores. Según un informe publicado por la UADE, se confirmó que crece la oferta de departamentos, con los precios a la baja, fundamentalmente porque la renta inmobiliaria (los alquileres) no logra sobrepasar el 4% anual. Eso hace que no se construya y que la construcción sufra despidos.

En el frente bursátil, el mundo sigue mostrando un plano inclinado. La Bolsa de Nueva York achicó 1%, hubo bajas menores en Europa, Brasil y México, y la Bolsa porteña, con una mayoría de negocios vinculados al petróleo, logró mejorar 0,6% pero con muy pocos negocios.

Mirando papel por papel, hubo suerte dispar, con una subas de hasta 6% para Consultatio, Mirgor, Molinos, Longvie, Clarín, Repsol y Comercial del Plata. Y bajas también de hasta 6% para Dycasa, Minetti, Juramento, Carboclor, Aluar, Quickfood y Metrogas. En Nueva York subieron bien Macro, Ternium, YPF y Telecom; y hubo bajas para Petrobras Argentina, Nortel y Tenaris.

Con los precios en estos niveles, sorprende la cantidad de compañías de aquí y del mundo que están pidiendo cotizar en los mercados. En el mercado local, tras conocerse la decisión del Grupo Supervielle de cotizar en Buenos Aires y en Nueva York, también está en proceso la salida al ruedo de la empresa Havanna, hoy propiedad de DyG e Inverlat, por la que esperan recaudar entre $ 200 y $ 250 millones en oferta pública.

La llegada de estas compañías se produce en momentos de presentación de balances en general malos. Ayer se supo que Edenor perdió $125 M en inicio del ejercicio, Transener pasó de ganar 18 millones a perder 112 millones, Holcim (Minetti) perdió $24,5 M en el arranque del año y la ganancia de Pampa Energía cayó 32,6% en Trimestre. Sólo hubo dos perlas: Consultatio duplicó ganancia en el 1ºtrimestre y hubo un fuerte salto en utilidad trimestral de Molinos Río.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés