El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 30°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 30°C

Los plazos fijos pagan menos que el IPC que prevé BCRA

Los minoristas ya rinden menos que 17%. Para los ahorristas, las tasas reales no son positivas

07-04-2017
Compartir

El objetivo de tener tasas reales positivas en la economía es algo que, en el mercado financiero, cada vez se logra menos. Hay activos que sí están rindiendo por encima de la inflación proyectada para este año. Pero el tradicional canal de inversión de los ahorristas menos sofisticados, como los plazo fijos, están perdiendo terreno cada vez más.

Esto sucede porque la tasa que se pagan en los bancos para captar los pesos de la gente es cada vez más amarreta. Así las cosas, el promedio de tasa de depósitos a plazo fijo de menos de $ 100.000 perdió un punto porcentual completo en lo que va del año. A comienzo de este año este instrumento financiero pagaba 17,6% y ahora ya cayó a 16,6%.

En el caso de los mayoristas, la caída es menor pero igual se siente en la retribución que otorgan las entidades financieras: las tasas pasaron del 20,1% promedio en febrero al 19,5% en marzo.

Esto significa que la tasa para los minoristas es incluso más baja que la inflación que estima el BCRA este año, o sea el 17%, teniendo en cuenta sus metas. Los datos de marzo, precisamente, tienen una lectura política. El mes pasado fue el primero en el que se implementó una medida del BCRA que, en teoría, venía a contrarrestar las tasas bajas que pagan los bancos. La baja de encajes fue presentado por la autoridad monetarias como una medida que mejoraba la retribución a los ahorristas. En un comunicado, el ente monetario decía que “la reducción de encajes puede mejorar las tasas que las instituciones pagan por los depósitos a plazo” ya que el encaje actúa en la práctica como un impuesto a los depósitos bancarios. Al reducirse, se produce un estímulo para que los bancos tomen más depósitos, lo que va en línea con el “eje central de la actual gestión del BCRA que es fomentar un sistema financiero más profundo, y la clave para conseguirlo es que el ahorro en los bancos se vuelva más atractivo”.

En la entidad comandada por Federico Sturzenegger se atajan al decir que la medida estaba pensando para incentivar a los bancos en un futuro a pagar más para obtener pesos, pero que ellos mismos estimaban que en una primera instancia la baja de encajes (que liberó algo así como $ 30.000 millones al mercado) iba a ir a pases. Tal como finalmente ocurrió.

Por los malos rendimientos, dice un informe de Mills Capital Group, sólo $ 7.600 millones de nuevos plazos fijos se hicieron en el mes que pasó, cuando en enero habían entrado casi $ 30.000 millones. “Con depósitos crecientes en buena parte del año y una demanda de crédito que no llega a despegar los bancos no quieren pesos que no logran colocar, de ahí que paguen tan poco”, aseveran.

Si se miran los ahorros en dólares la situación es más negativa aún. Los depósitos minoristas en dólares pagan, en promedio, 0,3% anual. El dólar, mientras tanto, cae 3,3% en lo que va del año, con lo cual los ahorristas que tienen su dinero en bancos perdieron en lo que va del año. Estos rendimientos contrastan con tasas de Lebac que fueron colocadas al 22% en la última licitación del BCRA (y que luego llegaron al 24% en el mercado secundario) y con rendimientos de colocaciones en dólares que rayan el 7% anual en el caso de los bonos soberanos a 10 años.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés