El Economista - 70 años
Versión digital

lun 15 Ago

BUE 11°C
Versión digital

lun 15 Ago

BUE 11°C
Jornada más calma

Los inversores ven un juego de espejos en un miércoles difícil

Mientras Batakis prometía equilibrio fiscal en Washington, Alberto repartía bonos en Argentina y volvía a ir contra el campo

El Tesoro realizará hoy otra licitación de deuda en pesos, y debe reunir al menos $310.000 millones
El Tesoro realizará hoy otra licitación de deuda en pesos, y debe reunir al menos $310.000 millones
Luis Varela Luis Varela 27-07-2022
Compartir

Ayer, en una reunión en Washington en la que se saborearon unos ricos alfajores, la ministra Silvina Batakis empeñaba todas sus fuerzas para convencer a inversores y representantes de grandes fondos de inversión que deben volver a confiar y a invertir en Argentina: no hay ninguna razón para que un título público nacional esté cotizando a una paridad de US$ 17 por cada 100 de valor nominal, cada vez más cerca de los US$ 10 de Venezuela y ni que hablar si se compara con los US$ 27 que sufre la actualmente disruptiva Sri Lanka.

Pero mientras se relamía con el alfajor y Batakis hablaba de orden fiscal, de búsqueda de equilibrio en las cuentas públicas, uno de los asistentes iba deslizando su dedo índice sobre su celular, sin perder atención ni en el discurso de la ministra ni en lo que veía. 

Justo en el momento en que Batakis afirmaba que está a la firma la orden para unificar todas las cuentas en Economía, y con eso tener el control total del gasto, el inversor veía con ojos desconcertados que Alberto Fernández anunciaba el reparto de un nuevo bono para los movimientos sociales que están preparando una marcha, para ir a la Exposición Rural este sábado, y reclamar que en este momento de emergencia el campo tiene que liquidar la soja que tanto necesitamos.

afchapadmalal2 (1)
Fernández, con Raverta a la izquierda y Manzur a la derecha

Inmediatamente, codeó al gerente de inversión que tenía a su izquierda y le dijo: "Este es Jano", mostrándole a Alberto vociferando contra las empresas en otro discurso absolutamente populista en el día del 70 aniversario de la muerte de Eva Perón. Y su interlocutor le preguntó “¿Jano? ¿Quién es Jano”. Recibió esta respuesta: "Aquel personaje de la mitología romana que tenía dos caras, con una te decía una cosa y con la otra te mostraba otra, y tuvo tanto éxito en su momento que el mes de enero lleva su nombre, en homenaje a una ambigüedad constante".

Palabras más, palabras menos, ese fue el derrotero que tuvo que actuar Batakis, haciendo buena letra en EE.UU. con la gente del FMI y representantes del Tesoro. Y entre esos encuentros hubo algún alivio porque el Banco Mundial liberó un préstamos de US$ 200 millones, pero el BID sigue con su presidente estadounidense Mauricio Claver-Carone que tiene trabado un desembolso enorme, luego de que Alberto en su momento intentara poner en su lugar a Gustavo Beliz, pero la región votó a un estadounidense por primera vez al mando de ese organismo, desde que fue creado. 

Por otra parte, el Banco Central aprobó ayer un nuevo instrumento financiero para los productores agropecuarios que vendan su cosecha de soja. La entidad destaca que recibirán los mismo beneficios que oras actividades cundo incrementan sus exportaciones. 

Definiciones políticas 

Batakis, en cada reunión se empeñó en decir que tiene el respaldo de todas las patas de la coalición oficial, de Alberto, de Sergio Massa y de Cristina Kirchner. Pero los inversores quieren ver para creer: entienden que Cristina todavía no se ha expresado con claridad públicamente. 

Y como eso no llega, de la pausa un tanto incierta del lunes se pasó ayer a una rueda en la que los tres dólares libres subieron, no demasiado, los bonos y las acciones mejoraron, y el riesgo país se desinfló un poco, por lo que el balance de la jornada pareciera no ser para nada negativo.

Sin embargo, cuando se empezaron a conocer números más profundos los inversores entendieron que este “clinch” en el que se trabó el Gobierno con el mercado fue un tanto artificial: ayer el Banco Central tomó de los bancos otros $456.462 millones en Leliq cortas acrecentando aún más su deuda. Y lo probablemente más preocupante fue que Reconquista 266 ayer perdió reservas.  

¿Qué pasó? Eso preguntaban muy inquieto los operadores. "En el MULC las transacciones no fueron tan desiguales. Entendemos que la baja ocurrió por más pagos por importaciones de energía y otros insumos, más la creciente debilidad del yuan contra el dólar, más un goteo de depósitos que sigue siendo consistente: muchos inversores y ahorristas temen que esta crisis cambiaria se extienda a los bancos, y para curarse en salud eligen salir del sistema".

La marcha de los dólares 

En el panel de los tipos de cambio, el estruendo no metió mucho miedo. El dólar blue subió apenas $1 hasta $323 y el dólar Senebi bajó $1,02 hasta $331,45, pero el dólar MEP saltó $5,16 hasta $324,88 y el contado con liquidación subió $2,15 hasta $328,14. Esto quiere decir que hay gente metiendo dólares en cajas de seguridad. Y con eso, la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 135% y la del CCL con el mayorista fue del 151%.

Y a eso se suma que hoy a las 15 de EE.UU. la Fed hará su anuncio sobre suba de la tasa de interés. Y anunciará además cuántos bonos irá vendiendo en el mercado para ir quitándole liquidez a Wall Street, porque la preocupación por la inflación es importante. 

Con esa línea, en el exterior el dólar subió 1% contra el euro y 0,2% contra el yen y la libra, pero bajó 0,2% en México, cedió 0,5% en Brasil y cayó 1,3% en Chile. Y como efecto secundario a nivel local, medidos en pesos, el real subió 15 centavos hasta 24,44, la libra subió 6 centavos hasta 157,24 y el euro bajó $1,10 hasta 132,24. Y los analistas advierten que si no cambian iremos a déficits gemelos consolidados, fiscal y comercial, "y ahí sí te quiero ver".

Hoy licitación clave

Además de eso, el Tesoro realizará hoy otra licitación de deuda en pesos, y debe reunir al menos $310.000 millones. En el mercado creen que la valla se saltará sin demasiada complicación porque con la súper emisión que hizo el BCRA en junio y julio para sostener los bonos, los organismos públicos (que tienen el 54% de la deuda que vence) le entregarán al Tesoro los pesos que necesite para hacer el roleo. 

Pero, por si las moscas, por indicación de Batakis una de lasletras de descuento le ofrecerá a los inversores una tasa anual superior al 80% anual, mucho más cercana a la inflación esperada, por lo que se verá cuál es el resultado y finalmente si Pesce tiene que salir de nuevo en socorro emitiendo más y más esos como viene haciendo.

Con esa zanahoria, los bonos anotaron ayer un repunte promedio del 1,5%, tras casi siete meses seguidos de caídas constantes, por lo que el riesgo país bajó 24 unidades, hasta 2.903 puntos básicos. 

El marco global

La situación mundial está bastante complicada. El FMI sacó un informe pronosticando una recesión para las economías más grandes, colocó a Alemania en el tope de la lista por su dependencia del gas ruso, que ahora no llega, pero también dio un mal pronóstico para Japón, Italia (que vota nuevo gobierno pronto), Francia, Reino Unido, e incluso EE.UU. 

Y advirtió que China puede ir al menor crecimiento en cuatro décadas. Y, dentro de todos esos nubarrones, dejó bastante bien parada a América Latina, a la que ve con crecimiento por el buen precio de las materias primas.

En ese sentido, mientras todos esperan el martillo que aplicará hoy Jerome Powell de la Fed, el panel de commodities estuvo ideal para Argentina: el petróleo bajó 1,6%, los metales preciosos actuaron sostenidos, los metales básicos estuvieron mixtos, los granos registraron aumentos muy importantes del 3% al 5% tanto en Rosario como en Chicago. Y los que volvieron a empalidecer son los cripto adictos, ya que hubo una caída del 4,4% para el Bitcoin y bajas similares para el resto del panel.

Mientras eso ocurría, Wall Street escupía un balance tras otro. Y hubo algunas novedades que asustaron, como los adelantos de lo que le está pasando a Wal-Mart: los precios subieron tanto que muchos estadounidenses dejaron de consumir un sinnúmero de cosas que hasta ahora tenían incorporadas en sus menús semanales. 

Por eso, la Bolsa de Nueva York anotó una baja promedio del 1,2%, con el Nasdaq 1,9% abajo, y con todos inquietos por lo que pueda pasar hoy. Las bolsas latinoamericanas también estuvieron sin fuerza: San Pablo bajó 0,5% y México 1,2%.

Y la olvidada Bolsa de Buenos Aires realizó un minué bastante coqueto. Con 2.019 millones de pesos operados en acciones y 9.254 millones en Cedear, el índice S&P Merval mejoró 0,4%. Y las ADRs argentinas en NY tuvieron un buen día para Cresud, Telecom, IRSA e YPF, aunque se sufrieron bajas esencialmente en Despegar, Bioceres, Mercado Libre, y Edenor.

¿Puede el mercado empezar a olvidar el Gobierno de Alberto Fernández y darlo algo así como concluido, y posicionarse para un altamente probable cambio de mando dentro de 15 meses? 

Es mucho tiempo, puede pasar cualquier cosa en el medio, pero las acciones estuvieron repuntando en los últimos días, se mueven con volúmenes chicos. Los títulos públicos necesitan de compras más grandes para ser arrastrados. 

¿Hay chance de tener un "rush" de recuperación como cuando Cristina se fue en 2015 y apareció un desconocido Mauricio Macri? 

Esta vez el mercado duda: el lío en el que está metido el país es tan grande que va a tener que llegar un equipo económico muy profesional y con mucho respaldo político como para que el caer indefinidamente se abandone, y que Jano finalmente se convierta en "Febo asoma" y que ilumine este decadente convento.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés