El Economista - 73 años
Versión digital

mie 24 Jul

BUE 17°C
Panorama

Lo poco que entra se va y por eso el blue fue a otro récord

El BCRA perdió una montaña de reservas y se endeudó en otra montaña de Leliq, pero el blue igual fue a otro récord. Las acciones y los bonos locales tuvieron un buen día.

Un día antes de que Massa haga otra licitación de deuda, muchos inversores salieron de los fondos de inversión.
Un día antes de que Massa haga otra licitación de deuda, muchos inversores salieron de los fondos de inversión.
Luis Varela 22 marzo de 2023

Los mercados financieros de casi todas partes vivieron ayer una jornada de fiesta. Hubo subas en casi todas las bolsas y el grueso de las monedas de alta circulación mejoró contra el dólar. El motivo del movimiento tuvo que ver con el plan platita que orquestaron los principales bancos centrales con la Fed a la cabeza. Y, a pesar de que hoy Jerome Powell definirá si sube, o no, un cuarto de punto porcentual la tasa base de la Reserva Federal, hasta 5% anual, el banco de inversión Morgan Stanley llegó a decir que la presente crisis financiera, con lluvia de dinero por todas partes, augura para las bolsas el fin del mercado bajista.

Y ciertamente, ayer hubo otro día con semáforo verde para Wall Street (se anotó un suba del 1% para el Dow, un alza del 1,3% para el S&P y una mejora del 1,6% para el Nasdaq), también hubo sonrisas en México, con avance del 1,4%. La Bolsa de San Pablo en cambio sigue en el fondo del pozo porque Lula sigue aumentando el gasto de una manera que nadie comprende. Y la Bolsa de Buenos Aires, con muy buen volumen ($6.254 millones de  operados en acciones y $5.200 millones en Cedears) logró para el S&P Merval un repunte de nada menos que 3,5%.

Esta mejora que tuvo la Bolsa local vino acompañada por una suba en bloque para los ADR argentinos que cotizan en Nueva York, con avances del 2% al 15% para Edenor, Despegar, Francés, YPF, Galicia, Macro, Supervielle, Central Puerto, TGS y Pampa E como las más beneficiadas del día (hubo una sola baja, del 1%, para Bioceres. Y también hubo un día de desahogo para los bonos argentinos, ya que con doble volumen negociado lograron repuntar 4% y el riesgo país bajó 48 unidades, hasta 2.335 puntos básicos.

Realidades diferentes

La foto así contada sería para poner música, darle a la matraca y tirar papel picado, pero de fondo hubo condiciones que muestran una realidad bastante diferente. Mientras los especuladores de Wall Street avanzaban con viento en popa, un día antes de que Powell baje el martillo se produjo un nuevo repunte en las tasas largas de EE.UU.: ayer se pago 4,6% anual a 1 años de plazo, 3,7% a 5 años, 3,6% a 10 años y 3,7% a 30 años. Eso hizo que lo que parecía una gran debilidad para el dólar por billetes verdes arrojados desde helicópteros, se encontró al final con un panorama mixto: en el exterior el dólar subió 0,9% en Japón, 0,5% contra la libra, 0,2% en Brasil y 0,1% en China, pero bajó 0,4% contra el euro y en Chile, y achicó 1,1% en México.

Y el semáforo más llamativo se dio en el mercado cambiario argentino. Desde temprano los fondos de inversión veían como muchos de los inversores que estaban con dinero colocado a un día se escurrían. Desde muy temprano la demanda de dólares fue rotunda, con tal presión que obligó al Banco Central a quemar aún más las naves. Mientras Massa se endeuda en dólares a cuentagotas para llegar boqueando a la elección de octubre, el BCRA perdió ayer US$ 170 millones en las reservas, con profundas caras de mucha preocupación, al tiempo que chupó de los bancos depósitos por otros $1,3 billones en Leliq a cuatro semanas de plazo.

El gigantesco esfuerzo de la autoridad monetaria, que los ve venir, pero no los puede agarrar, logró frenar los dólares financieros, pero no pudo impedir un notable salto para el dólar blue, que había quedado atrasado respecto de los demás dólares libres. Al final del día, el dólar blue saltó $8 hasta un récord histórico de $394, el dólar Qatar subió 78 centavos hasta $424,48, el Senebi bajó $1,78 hasta $399,93, el MEP bajó $1,65 hasta $385,98 y el contado con liquidación bajó $2,04 hasta $399,59. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue subió al 86% y la del CCL con el mayorista está en el 95%.

Esta durísima diferencia entre el tipo de cambio oficial, que sigue avanzando mucho más lento que la inflación (ahora el crawling peg viaja al 5,4% mensual mientras que para marzo se espera una inflación de al menos 7%), pone de fiesta a los importadores que tienen "capitalismo de amigos" en la Aduana, al tiempo que la situación le cae como una dura condena a los exportadores. Con el Sira (sistema de bloqueo de importaciones) en pleno proceso, hubo una sorpresa: febrero volvió a tener superávit comercial, algo que se creía perdido. Pero ese número es casi un relato: la consultora Abeceb señaló que el mes pasado hubo US$ 5.230 millones en exportaciones y US$ 5.048 millones en importaciones, pero al mismo tiempo señaló que lo que se acaba de lograr, en medio de la actual política económica, es la caída más grande de los últimos siete años en las exportaciones.

La decisión de Powell

Y hoy, además, deberá verse si Powell desde la Fed le da al rebenque de la tasa corta, si prioriza la crisis de los bancos, haciendo una pausa en su guerra contra la inflación, o si hace lo mismo que realizó la semana pasada el Banco Central Europeo, que con el Credit Suisse hundiéndose decidió subir igual su tasa corta de 3% al 3,5% anual, porque según dijo Christine Lagarde "la inflación de la zona euro sigue siendo demasiado alta".

Hoy, además de la mirada puesta en el joystick de Powell, el mercado local enfrenta un desafío no menor. Massa realizará una nueva licitación de bonos en pesos porque hay vencimientos para cubrir. Entre el llamado de hoy y del miércoles próximo debe reunir unos $ 630.000 millones. No parece algo complejo, ya que el Gobierno se sigue haciendo trampa al solitario, con el BCRA comprando bonos en el mercado secundario, abasteciendo de pesos a organismos públicos, que luego le da los pesos que Massa necesita. Pero los bonos que vencen de aquí a fin de mes están todos en manos privadas, ya que son los que no entraron en los dos canjes que realizó el ministro de Economía, que intenta pasarle todo el muerto al Gobierno que viene.

O sea, estos inversores privados esperan cobrar los $ 630.000 millones, e irse a comprar cosas (presionando sobre la inflación) o hacer lo que muchos hicieron ayer, volando al dólar blue que era el que estaba más barato en el mercado.

La oferta de Massa

Para seguir procrastinando, y si se puede pasarle la deuda al Gobierno que viene, Massa sale hoy a intentar tomar deuda en Lelites, Ledes, Lecer, un bono dual y un bono dollar linked, algunos con premios realmente tentadores.

A los fondos comunes de inversión les ofrece una letra de liquidez del tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 21 de abril de 2023 (nueva). A los creadores de mercado les ofrece cuatro letras: una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 30 de junio de 2023 (s30j3 - reapertura); una letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento con vencimiento 18 de julio de 2023 (x18l3 - nueva); una  letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de julio de 2023 (s31l3 - nueva) y una letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento con vencimiento 18 de septiembre de 2023 (x18s3 - reapertura). Y a los inversores en general, que son el punto crucial de este llamado, les propone dos bonos: uno en moneda dual (es decir el mejor rendimiento de CER o de tipo de cambio) con vencimiento el 28 de febrero 2024 (tdf24 - reapertura); y otro bono del Tesoro nacional vinculado directamente al dólar estadounidense más un adicional del 0,40%, con vencimiento 30 de abril de 2024 (tv24d - reapertura).

¿Qué respuesta dará el mercado? Desde el oficialismo, que ahora toma toda la deuda en dólares que pueda conseguir, sin importar la tasa de interés que le cobren (cuando condenó a Macri al averno por haber recibido un crédito gigante del FMI al 3% anual), dicen que esto es un puente ya que Argentina tiene un potencial tremendo. Ya empezó el otoño, empiezan las lluvias, mejorarán las condiciones, si no es para esta cosecha será para la que viene. En 90 días estará listo el gasoducto desde Vaca Muerta, por lo menos esos es lo que prometió la secretaria de Energía Flavia Royón. Habrá chance de exportación de petróleo, gas y minerales, a pesar que ese sector le reclama al Gobierno libertad para llevarse los dólares que obtengan en ese negocio.

El rumbo de las commodities

¿Qué está pasando con los commodities ante esta situación? Un informe de Citibank planteó que tanto EE.UU. como Europa van rumbo a crecimientos realmente bajos, pero le asignan una expectativa de firme repunte a China. Y ayer, luego del plan platita, hubo otro clima en las materias primas. Se anotó un repunte del 2,5% para el petróleo y los metales básicos estuvieron mixtos. Las posiciones de reserva estuvieron muy contrapuestas, ya que las onzas de oro y plata bajaron, pero las criptomonedas volvieron a marcar otro día con ganancias, en algunos casos importantes (como en el stellar y el cardano). Pero donde no hubo buenas noticias fue para lo único cierto que tiene la Argentina desde siempre: los granos bajaron y fuerte en Chicago y estuvieron mixtos en Rosario, ya que la demanda para alimentar animales elevó la demanda de maíz y sorgo.

Las incógnitas son muchas. Los inversores están convencidos de que Powell elevará la tasa corta en solo 25 puntos básicos y que posiblemente sea la última suba de este año, veremos. Y el gran temor es que los inversores locales, que venían dando financiamiento en pesos, se bajen, retiren los $630.000 millones, y que se vayan al dólar, obligando a Massa y a Miguel Pesce, ahora criticado por Cristina como un "funcionario que no funciona" a seguir vendiendo reservas, con todos a la espera de que el directorio del FMI defina cuándo llegarán los DEG para que el país siga entubado con algún tipo de oxígeno.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés