El Economista - 70 años
Versión digital

jue 11 Ago

BUE 11°C
Versión digital

jue 11 Ago

BUE 11°C
Horas muy intensas

Gana más espacio el teorema del “ni tanto ni tan poco”

Con Cristina atacando, la jornada financiera fue complicada y Guzmán hizo equilibrio

Ayer el mercado de títulos tuvo un día bastante apagado.
Ayer el mercado de títulos tuvo un día bastante apagado. Archivo.
Luis Varela Luis Varela 21-06-2022
Compartir

Mientras la interna oficialista va jugando a dos puntas, preparándose para la elección de 2023 (con Cristina diciendo "yo no fui" y con Alberto “furciando” con un elogio en contra, llamando "Garganta Profunda" a la publicación villera "Garganta Poderosa"), el ministro Guzmán (cada vez más cascoteado) vive horas muy intensas, como un acróbata que hace equilibrio arriba de una soga muy delgada.

Son cada vez más los analistas económicos que esto que ocurre en Argentina es más producto de la desconfianza que genera el Gobierno que de los elementos propios de la economía. Pero lo cierto es que los dardos que vuelan en el divorcio entre Alberto y Cristina van llevando a la coyuntura de todos los argentinos a una realidad cada vez más complicada, tanto que una familia de cuatro integrantes necesitó en mayo de $100.000 para no caer en la pobreza, dramático.

Con esa realidad en la calle, que explica perfectamente por qué las avenidas porteñas y de algunas ciudades del interior se llenan de protestas cada vez más numerosas con gente desesperada, se conoció ayer también que en mayo el sector público nacional registró un déficit primario de $162.412 millones. Hay tensión política, el rojo fiscal castiga, la deuda crece, el "vamos viendo" se hunde en el barro, y el riesgo país se colocó en las nubes, arriba de 2.200 puntos básicos, nueve veces más alto que los países vecinos de nuestra región.

Con ese marco, la multiplicidad de trabajos que va realizando Guzmán -para apagar incendios de todo tipo por haberse resistido en treinta meses a bajar el gasto público- casi no tiene límite. Ayer usó una montaña de fondos para que los dólares libres no se fueran a las nubes, mantuvo interminables reuniones con gente del sistema financiero, y anticipándose a la licitación del martes que viene, donde debe conseguir $ 540.000 millones, siguió sacando conejos de una galera, que le van juntando a sus senderos en una encrucijada imposible dentro de una fecha que se acerca cada vez más rápido.

Los saltos del dólar

Como si fuera un muñequito parado en medio de un "jenga", con riesgo de que todas las fichas se le caigan en la cabeza, los ahorristas comunes empezaron a moverse luego de cobrar los aguinaldos y como los pesos quemaban, la dirección absolutamente obligada de los afortunados que tuvieron dinero sobrante fue terminar en el dólar blue, que se vio potenciado por inversores más grandes que hacen bucles y rulos desde el MEP y el contado con liquidación, vaciando al BCRA y obteniendo las ganancias que tanto critica Cristina.

De ese modo, mientras el MEP y el CCL retrocedieron apenas, hasta $233,27 y $240,47 (con el Senebi medio peso más arriba) el dólar blue anotó ayer una fuerte suba de $4, y terminó a $220, lo cual significa el tercer valor diario más alto de toda su historia, por lo que en dos meses sube 13%, exactamente el doble de lo que pagan los nuevos plazos fijos que acaba de subir el Banco Central para que los argentinos se mantengan en el dólar.

Esa movida cambiaria vino acompañada con números muy preocupantes. Ayer, por intervención, pagos y provisión a importadores, el BCRA perdió nada menos que US$ 891 millones en las reservas, por lo que el ministro está con la lengua afuera, esperando que de un momento a otro se entregue desde el FMI otro guiño en la auditoría y lleguen dólares frescos en más DEG calesita, que harían como aquel futbolista genial Luis Pentrelli, que quedó en la historia por su estratégica frase "toco y me voy".
Pero probablemente la peor noticia que le llegó a Guzmán desde el BCRA de Miguel Pesce no fue el nivel de las reservas, sino el dato preciso de cuál fue el balance que entregó ayer la entidad: chupó de los bancos depósitos por $616.307 millones en Leliq cortas al 52%, $3.733 millones en Leliq largas al 58,5%, y $14.050 millones en Notaliq largas. Por lo que la masa de Leliq, Notaliq y pases que acumula Reconquista 266 bajo la alfombra ya acumula una deuda inabarcable de más de $6 billones.

Pero aunque parezca mentira, todo eso no fue lo que más ocupó al bombardeado ministro. Su gran preocupación es cómo lograr juntar el más de medio billón de pesos que necesita el martes próximo. Y para eso, luego de largas conversaciones con los hombres de las finanzas, llegó a la idea de realizar hoy, hoy mismo, entre las 10 y las 16 un canje que seguramente no dejó dormir anoche a más de un gerente financiero.

La licitación de Guzmán

En términos concretos, Guzmán lanza desde la Secretaría de Finanzas una licitación para la canjear o convertir Ledes con vencimiento al 30 de junio de 2022 (S30J2) y Lecer con vencimiento 30 de junio de 2022 (X30J2) por dos canastas de papeles nuevos para cada una de las dos especies, a saber:

Opción 1 para el cambio de Ledes: por cada vno $ 1.000 de ledes se ofrece en conversión una canasta compuesta en vno $ 240 de la reapertura letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de octubre de 2022 (s31o2), en vno $ 250 de la reapertura de letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 30 de noviembre de 2022 (s30n2) y en vno $782 de la emisión de la nueva letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 30 de diciembre de 2022 (s30d2).

Opción 2 para el cambio de Ledes: por cada vno $ 1.000 de Ledes se ofrece en conversión una canasta compuesta en vno $221 de la reapertura de la letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de agosto de 2022 (s31g2), en vno $360 de la reapertura de la letra del Tesoro nacional en pesos a descuento vencimiento 31 de octubre de 2022 (s31o2) y en vno $ 625 de la reapertura de la letra del Tesoro nacional en pesos a descuento vencimiento 30 de noviembre de 2022 (s30n2).

Opción 1 para el cambio de Lecer: por cada vno $1.000 de Lecer se ofrece en conversión una canasta compuesta en vno $242 de la reapertura letra del tesoro nacional en pesos con ajuste por CER a descuento con vencimiento 21 de octubre de 2022 (x21o2), en vno $ 528 de la reapertura de letra del Tesoro nacional en pesos con ajuste por CER a descuento con vencimiento 16 de diciembre de 2022 (x16d2) y en vno $512 de la reapertura de la letra del Tesoro nacional en pesos con ajuste por CER a descuento con vencimiento 20 de enero de 2023 (x20e3).

Opción 2 para el cambio de Lecer: por cada vno $1.000 de Lecer se ofrece en conversión una canasta compuesta en vno $232 de la reapertura de la letra del Tesoro nacional en pesos con ajuste por CER a descuento con vencimiento 16 de agosto de 2022 (x16g2), en vno $485 de la reapertura de la letra del Tesoro nacional en pesos con ajuste por CER a descuento con vencimiento 21 de octubre de 2022 (x21o2) y en vno $ 527 de la reapertura de la de letra del Tesoro nacional en pesos con ajuste por CER a descuento con vencimiento 16 de diciembre de 2022 (x16d2).

El contexto global

Obviamente, frente a semejante manotazo para seguir procrastinando todo, bien a su estilo, sobrevivir, el mercado de títulos tuvo un día bastante apagado. A pesar de que el banco de inversión Goldman Sachs aumentó las posibilidades de recesión en EE.UU. (anticipándola aún más que las estimaciones de UBS, Musk y JP Morgan), los especuladores de la gran manzana creen que la Fed no podrá subir tanto las tasas y, en consecuencia, tuvieron otra rueda alcista en Wall Street: hubo subas del 2,1% al 2,5% en los principales índices (con algunos agoreros diciendo que es rebote de gato muerto, con Revlon resucitando de su bancarrota con un salto notable por rescate). Mientras que la Bolsa de San Pablo cedió 0,2% y la de México mejoró 0,7%.

Pero los bonos argentinos volvieron a estar otra vez muy flojos, con el riesgo país en las nubes. Y la Bolsa de Buenos Aires agachando otro 0,6% en pesos (2,5% en dólares), con $1.072 millones operados en acciones y $3.976 millones en Cedear. Aunque tras los varios feriados argentinos, los ADR locales que cotizan en Nueva York anotaron una suba casi en bloque de hasta el 7,6%, con TGS, IRSA, YPF, Mercado Libre, Edenor y Telecom, como las mejores del día.

De fondo, las commodities bailaron sin dirección demasiado definida. Hubo una suba del 0,9% para el petróleo, los metales preciosos actuaron mixtos, los metales básicos estuvieron firmes, las criptomonedas recuperaron y, lo que pudo haber sido una muy mala noticia para Argentina, los granos acusaron duras caídas, sobre todo en Chicago (con el trigo 5,7% abajo) pero también precios muy débiles en Rosario (con el girasol perdiendo 2,6).

¿Qué hacer frente a todo este desquicio? El analista Alberto Bernal, de XP Securities (un colombiano viviendo en Brooklyn, que sufrió bastante el triunfo de Petro) señaló lo que podríamos denominar el teorema del "ni tanto ni tan poco". ¿Qué significa esto? Cuando los inversores inquietos le preguntan qué hacer con el dinero, Bernal contestó contundente "a los que se quedaron no les recomendamos salir, pero a los que están afuera tampoco les aconsejamos entrar". Esto, en esperanto financiero significa que la baja puede seguir, pero que el rebote de algunos papeles muy destruidos puede encontrar un fuerte rebote que recorte las pérdidas de lo que acaba de ser para Wall Street el peor trimestre de la historia.
 

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés