El Economista - 70 años
Versión digital

mar 04 Oct

BUE 14°C
Versión digital

mar 04 Oct

BUE 14°C
Tendencias

El ruido de las reservas ya se siente en los depósitos

Massa envió señales con buena dirección y el mercado cambiario se calmó. Pero no ocurrió solo: hubo una notable caída en las reservas del BCRA y sigue el goteo de depósitos.

La diferencia entre el dólar oficial y el blue fue del 109% y la del CCL con el mayorista fue del 114%
La diferencia entre el dólar oficial y el blue fue del 109% y la del CCL con el mayorista fue del 114% Archivo
Luis Varela Luis Varela 07-08-2022
Compartir

En medio de tensiones geopolíticas crecientes y con derivaciones desconocidas (Rusia-Ucrania/Europa, China-Taiwán-EE.UU., Israel-mundo árabe, entre otros), el mundo económico está reaccionando de manera muy selectiva.

En general, se está observando un proceso aún de alta inflación, pero sin tanta aceleración como se veía. Frente a eso, algunas pocas naciones aún mantienen alta creación de empleo, como EE.UU. por ejemplo, mientras que Europa y Asia no recorren ese camino.

Frente a este particular proceso hay en los gobiernos una especie de reacción de avance y retroceso. Las tasas de los bancos centrales, que son una vara de ajuste para frenar el alza de los precios, subieron muy fuerte hasta principios de julio, luego pausaron y ahora vuelven a subir.

Para identificar bien el movimiento, debe decirse que la tasa a 10 años promedio mundial que estaba en el 1,9% anual en septiembre de 2020, llegó al 5,7% en junio, luego cedió a 4,98% y ahora está otra vez a 5,13% y afirmándose. Y, en la misma línea, la tasa a 10 años de EE.UU. que estaba en 0,5% en setiembre de 2020, llegó a 3,2% en junio, luego cedió a 2,75 y ahora está a 2,83% y otra vez orientada al alza.

En medio de todo este movimiento, los inversores mundiales tratan de calcular dónde habrá recesión fuerte, en qué lugares se sufrirá una estanflación con posible aterrizaje suave y donde puede haber depresión, con riesgo de que haya empresas que vayan a la quiebra, y al compás de toda esa música las materias primas actúan en consecuencia.

Primeros datos de agosto

Así, en la primera semana de agosto lo único que subió fue el oro, que avanzó 0,5% medido en dólares. Pero el resto de los metales más vinculados a los procesos industriales (la onza de plata incluso) estuvieron muy selectivos y en promedio bajaron 2,8%. 

  • El Bitcoin (usado como refugio por algunos) perdió 3,4%. Los granos cayeron 3,5% (con un duro golpe para la soja en Rosario, que perdió 7%). Pero lo peor de todo fue el petróleo que se desplomó 10%, anticipando un bajón en el consumo mundial, a pesar de la mayor oferta que acaba de decidir la Opep.

Con empobrecimiento desconcertante en varias economías europeas, el factor que detonó todos los números el viernes pasado fue el dato de creación de empleo estadounidense: EE.UU. (sin las leyes laborales protectoras que tanto defiende la CGT y todos los gremios argentinos) creó en julio 528.000 empleos, muy por encima de los 250.000 esperados. Y los salarios avanzan al 5,2% anual, muy por encima del objetivo que se fija la Fed, de volver a una inflación del 2% anual en 2023.

Este miércoles el BLS (U.S. Bureau of Labor Statistics) difundirá cuál fue la inflación anual de julio. En junio la variación anual fue del 9,1%, con gasolina y alimentos empujando hacia arriba todos los indicadores. 

En torno a la Fed deslizan que en julio ese número puede comenzar con 8, pero varios centros de análisis privados afirman que todavía hay inflación hacia arriba, posiblemente buscando un máximo del orden de 12% anual, nivel donde la absorción de dólares de la Fed y la suba de tasas de interés podrían poner un límite.

La cuestión es que con el dato de creación de empleo y de suba de salarios, la posición "dovish" que había mostrado el titular de la Fed, Jerome Powell, acaba de ser descartada. Se pondrá más "hawkish" (agresivo), dejará de correr a la inflación desde atrás, por lo que luego de pensarse en subas de tasas de medio punto, algunos analistas ahora esperan nuevamente un incremento de 75 puntos básicos tanto en agosto como en septiembre.  Y si el dato de inflación sigue arrancando con 9, podría subir la tasa corta 1 punto con las tasas largas reaccionando otra vez a la suba: 3% anual a 5 años, 2,9% a 10 años y 3,1% a 30 años.

Dólar muy firme

Con esta tasa en los bonos largos norteamericanos se consolidó la semana pasada otro momento de dólar global muy firme en todo el mundo: hubo incrementos semanales del 0,3 a 2% contra el chileno, el yen, el franco suizo, la libra, el euro e incluso el yuan; el único lugar donde el dólar no se movió fue en Brasil, que está a apenas ocho semanas de las elecciones presidenciales, con Jair Bolsonaro tratando de armar un ambiente para no ser derrotado por Lula.

En la Argentina, mientras tanto, el dólar cerró una semana cambiaria mucho más tranquila, pero de manera completamente artificial: el tipo de cambio oficial sube más rápido crawling peg del 5% al mes (3 puntos abajo de la inflación, por lo que aún se lo utiliza como ancla, quitándole productividad a la economía y destruyendo el superávit comercial). 

Mientras que los dólares libres estuvieron mixtos: el mep subió 0,7% y el blue bajó 1%. Pero la brecha cambiaria sigue en el cielo: la diferencia entre el dólar oficial y el blue fue del 109% y la del CCL con el mayorista fue del 114%.

Esas diferencias en los catorce dólares de Alberto fomentan los rulos, las trenzas y más movimientos especulativos de comercio exterior, que promueven una fuga de capitales a todo vapor. La semana pasada el BCRA perdió US$ 1.029 millones, a razón de US$ 206 millones por día. Está con reservas líquidas nulas, y con sospecha de que se están usando dólares de encajes, es decir depósitos de inversores privados en el sistema financiero, una situación dramática que amenaza con convertir la crisis financiera en bancaria.

Luego de hacer anuncios que no serían aprobados por el kirchnerismo, Massa juega toda su demostración de poder mañana, cuando indicará algo que suena a relato: le indicará a todos los ministerios cuál será el "techo" de erogaciones y las prioridades de inversión, lo cual no significa bajar el gasto, y sin que los K le hayan autorizado aún a colocar como número dos de Economía al hombre que le recomendó Roberto Lavagna: Gabriel Rubinstein.

7732b27d-cc77-47f7-88a5-a4dcbda30db6
Nadie resiste un archivo: en la era de Twitter, menos

Reservas y tarifas

Pero más allá de lo que se anuncie el martes, de quién será el que maneje los números ciertos de Economía, y de la continuidad o no de los kirchneristas extremos en Energía, si la caída de reservas no frena, el mercado está convencido de que el "crawling peg" se convertirá en una devaluación abrupta, de más del 20% de una vez (como recomendó Orlando Ferreres), algo que sin plan puede golpear más a la inflación y acercarnos a una posición mucho más peligrosa.

Con las reservas esfumadas (en JP Morgan afirman que la posición líquida está en US$ 6.000 millones), por el momento no hay corralito ni corralón, pero hay billetes mínimos y trámites muy azarosos para sacar el dinero de los bancos. Y las tasas nuevas (que fueron subidas en los plazos fijos de 53% a 61%) no seducen: en dos semanas, entre el 20 de julio y el 3 de agosto (últimos datos oficiales disponibles), el total de plazos fijos en pesos en el sistema prácticamente se congeló, creció apenas 0,5%, de $6,35 a 6,38 billones, cuando la inflación de esas dos semanas fue del 3,8%.

Y los depósitos en dólares repuntaron en US$ 125 millones por la compra de US$ 200, en una movida que será un aleteo como sucede en el arranque de cada mes. 

La gente compra los dólares ahorro a menos de $245, los convierte vía dólar MEP con una ganancia de $40 dentro de los bancos o con una utilidad de $50 en el blue. Pero los analistas advierten que el neto de salida de depósitos en dólares sigue a un ritmo de unos US$ 100 millones por día.

Plan adelantar y postergar

Aunque el kirchnerismo no le entregue las cajas grandes, Massa tiene en su cabeza dos movimientos esenciales: adelantar y postergar. El adelanto es simple: les ofrece a los exportadores de granos que liquiden ahora la cosecha de trigo que ya tienen contratada para el verano, para tapar el agujero hasta que termine el gasto invernal por el gas. Y la postergación ya está jugada: el 60% de los bonos en pesos que vencen en agosto y septiembre están en manos de organismos oficiales, y se los entregarán enteritos por un bono dual que venza en 2026, y que le explote en la cara al Gobierno que gane en diciembre de 2023.

El plan "adelantar y postergar" tiene un riesgo concreto, pan para hoy y hambre para mañana. Extenderá el tipo de cambio diferencial que se les ofreció a los productores a las cerealeras, para que liquiden 70% del grano del verano con un sistema con seguro de cambio, que quedará depositado en los bancos y estará atado al dólar oficial. Y el 30% restante se los liberará directamente, posiblemente al dólar MEP, que las cerealeras saldrían a vender para financiar la cosecha que viene, lo cual achataría el valor del MEP desde $285 a unos $260 de manera temporal. Y lo mismo les propondría a las mineras y las pesqueras.

El tema que lo urge a Massa es que los exportadores pongan reservas en el BCRA ya mismo. Y la preocupación es grande, porque según los contratos ya establecidos, la liquidación de granos programada se cae a pedazos. 

Y el nuevo secretario de Agricultura desconcertó a los productores: le pidió al campo que diga "de qué partido es", a lo que los productores le contestaron: "defendemos nuestros propios intereses, el poroto en los silos son nuestra caja de ahorro, si alguien que sale del campo no lo sabe, esto es más relato, ya directamente supera la ciencia ficción".

En suma, por más sucesión de títulos enunciados por Massa, todavía no aparece ninguna solución. Por eso, los bonos siguen bajando, perdieron 1,2% la semana pasada, con el riesgo estacionado en 2.400 puntos básicos, sin cambios desde que fue nombrado el nuevo súper ministro. 

  • El jueves próximo es la primera de las dos licitaciones de bonos en pesos de este mes, hay que renovar $600.000 millones en agosto y $1 billón en septiembre. Los bonos que tiene el propio estado serán canjeados, pero hay que ver qué ocurre con los $650.000 millones que esperan cobrar los privados. Toda cancelación que se haga, irá directamente al MEP o al CCL, dependiendo del poder que tenga Massa y de lo que anuncie mañana. 

Massa mientras tanto, con más contactos que Batakis, busca que los préstamos el BID, del Banco Mundial y de otros organismos sigan vivos. Asegura que cumplirá a rajatabla con el programa firmado con el FMI

Desde el FMI están deslizando que los números que vienen para la próxima auditoría no dan, por lo que llegaría el primer pedido de waiver (o perdón) y que con eso se le daría al país 90 días más de tiempo (el FMI no quiere ser culpado como responsable de lo que ocurra).

La respuesta de las bolsas

Frente a toda esta problemática global y local, la semana pasada las bolsas mundiales estuvieron ultraselectivas: San Pablo subió 3,2%, Tokio avanzó 1,3%, Wall Street promedió un alza del 1% y Frankfurt 0,7%. Pero Buenos Aires cedió 0,1% medida en pesos y 1,2% medida en dólares. Santiago de Chile achicó 0,9% y México cayó 3%.

Desde la apertura de hoy, la gran duda que habrá sobre el mercado local es saber qué tanto poder tiene Massa. El equipo que nombró hasta ahora (y no le rechazaron) decepcionó. Hubo alguna expectativa con Daniel Marx, pero es un consultor externo. Y ahora da pelea por correr a la cúpula K de Energía y por colocar en el Ministerio de Economía a Rubinstein, alguien que podría hacer el trabajo para el que él no está capacitado.

O sea, veremos qué ocurre hasta mañana. De hecho hubo duras críticas de bancos de inversión: declararon decepción y pesimismo entidades como Goldman Sachs, JP Morgan y Moody's, afirmando que este no es un plan de estabilización: "Hay señales correctas, pero son más parches". 

Aunque el inglés Barclays dijo que Argentina está muy barata, viene un cambio de Gobierno y no parece mala idea jugar ahí unas pocas fichas.

whatsapp image 2022-08-05 at 11.35.21 am
 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés