El blanqueo, el gran impulsor de las inversiones para 2017

19-01-2017
Compartir

Por Pablo Castagna (*)

Acabamos de iniciar el año e inversores grandes y pequeños comienzan a analizar y comparar la información del mundo financiero y la macroeconomía con la finalidad de diseñar sus estrategias en un año en el que se espera la tan ansiada recuperación de la economía argentina.

Sin dudas, el 2017 va a ser un año muy especial para los inversores. El éxito del sinceramiento fiscal, que suponemos tendrá un monto final de entre US$ 120.000 y US$ 130.000 millones, brindará una demanda de activos de inversión muy importante que impactará de manera muy positiva tanto en el mercado de capitales como en la economía real. En ese sentido, gran parte de esos activos van a tener vocación de invertirse en propiedades, agronegocios y principalmente en un mercado de capitales local que ofrece alternativas para todo tipo de cliente: plazos fijos, fondos comunes de inversión, bonos y acciones.

Las opciones

Gracias a esta demanda potencial, desde PUENTE estamos activamente asesorando a los interesados y contribuimos a armar un portfolio acorde a cada cliente en particular. Para tal caso, los bonos en dólares resultan una mejor opción frente a tener los dólares en las cajas de seguridad o en un plazo fijo bancario. El tramo medio de la curva en dólares, aquellos bonos con vencimiento hacia 2021-2024, ofrecen retornos entre el 5% y 8% adicional a la variación de tipo de cambio. Y si esos bonos están invertidos en activos argentinos (soberanos o provinciales), los mismos están exentos del Impuesto a las Ganancias y a los Bienes Personales.

Además, creemos que en los próximos meses, a pesar de la suba de tasas luego de la victoria de Donald Trump, muchas provincias y empresas argentinas saldrán a buscar financiamiento para sus obras de infraestructura y necesidades de inversión. De esta manera, el mercado de capitales argentino continuará el proceso de expansión que comenzó con el actual Gobierno y se ampliará la oferta de alternativas para invertir en diferentes instrumentos. A modo de ejemplo, en renta fija existen alternativas muy atractivas en bonos en dólares, como el bono de la provincia de Buenos Aires con vencimiento en 2021 y que rinde 5,5%, o el de la provincia de Córdoba con mismo vencimiento pero al 6%. Otra opción es el bono de Salta con vencimiento en 2024 y rendimiento del 7%, y el bono de la Provincia de Mendoza 2024 que rinde 8%. Todos son rendimientos anuales en dólares.

También existen alternativas en bonos corporativos, como el caso de los bonos de YPF 2024 e IRSA 2023, con rendimientos de 7% y 7,5% anual en dólares, respectivamente.

En pesos

Además existen bonos en pesos, ajustados por CER (inflación), que permiten protegernos de la inflación y obtener un retorno cercano al 2% adicional a la misma. Las Lebac, dependiendo el plazo, con rendimientos entre 21% y 23% anual, siguen rindiendo algunos puntos más que los plazo fijo.

¿Acciones?

Para aquellos perfiles más arriesgados, la renta variable siempre es una opción. En 2017 habrá varias empresas realizando sus deberes para salir a cotizar y muchas otras empresas argentinas que acompañarán con sus balances el crecimiento esperado para la economía interna. En estos casos, claramente se presentarán oportunidades de ganar valor, entendiendo que estos activos son muy volátiles. El horizonte de inversión no debería ser menor a 2 años y se debería tomar la precaución de no invertir un porcentaje de la cartera mayor al 15%.

El desafío para este año es que cada inversor se ocupe de su patrimonio de manera diferente a lo que lo venía haciendo, acercándose al mercado de capitales, y analizando en conjunto con profesionales del mercado, el listado de alternativas existentes para encontrar las que mejor se adapten a sus necesidades.

(*) Director del Segmento de Individuos en PUENTE.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés