El Economista - 70 años
Versión digital

sab 15 Jun

BUE 14°C
Caputo es una aspiradora, pero el blue igual se acerca a su récord
Panorama

Caputo es una aspiradora, pero el blue igual se acerca a su récord

Caputo sigue limpiando el pasivo del BCRA y chupa una montaña de pesos de los bancos con Letras del Tesoro que pagan más que los plazos fijos. Los ahorristas vuelven al blue, pero los que saben compraron bonos y el riesgo bajó.

Luis Varela 29 mayo de 2024

El día fue una coctelera. Pasaron tantas cosas que los observadores quedaron con tortícolis. Y las novedades no fueron menores. De mayor a menor, se conoció la letra del Libro Beige de la Fed, la actividad económica norteamericana sigue expandiéndose, la inflación no amaina, eso hizo subir las tasas largas de EE.UU., enarboló nuevamente el súper dólar global y los precios de los activos de riesgo empalidecieron, con mayoría roja en casi todas las Bolsas del mundo.

Y a nivel local, mientras la multitud ve con una mueca que la lechuga y el tomate vuelven a volar, que los senadores se suben los sueldos de nuevo a más de $8 millones y que la Cámara Alta sigue dando vueltas y vueltas para ver de qué modo entretiene más las cosas para definir qué pasará con la Ley Bases y las reformas laboral y fiscal, se produjo otro monumental pase de pesos desde los bancos hacia el Tesoro, con tasas de interés del Estado muchísimo más altas que lo que pagan los plazos fijos.

En términos concretos, mientras los bancos pagan 2,3% mensual por plazos fijos a 30 días y 2% por fondos a un día (money market), la Secretaría de Finanzas realizó una licitación de Letras del Tesoro con la que sacó del sistema bancario el equivalente a nada menos que US$ 2.860 millones. 

En términos concretos, con 5.197 ofertas, con el ministro Luis Caputo acompañando a Javier Milei en Stanford (reunidos con las cabezas más iluminadas de la inteligencia artificial) Economía colocó $5,52 billones en Letras del Tesoro en plazos de entre 15 y 45 días pagando tasas de entre 3,57% y 4,2% mensual. 

Todos esos pesos, que hasta ahora rodaban en pases de los bancos con el BCRA a un día de plazo, pagando una tasa mensual del 2,9%, ahora se estiraron a plazos de casi tres a siete semanas. 

El 43% del dinero captado fue en una letra del Tesoro nacional capitalizable en pesos con vencimiento 14 de junio de 2024 (s14j4 - reapertura), el 28% en una letra del Tesoro nacional capitalizable en pesos con vencimiento 12 de julio de 2024 (s12l4 - nueva) y el 28% restante en una letra del Tesoro nacional capitalizable en pesos con vencimiento 16 de agosto de 2024 (s16g4 - nueva). Por lo que el 14 de junio Caputo deberá pagar más intereses que los pagados por el BCRA (4,2 contra 2,9%), pero no será emisión nueva, sino dinero que salga del Tesoro.

El movimiento de lo que pasó en EE.UU. con las tasas de la Fed más este gigantesco traspaso de dinero que había en los bancos al Tesoro generó una gran diferencia entre los pequeños ahorristas y los inversores más sofisticados. Los que no conocen con tanta profundidad la letra chica del mundo financiero volvieron a irse al dólar, por lo que el blue saltó otra vez, acercándose a su récord, pero los dólares financieros bajaron, los bonos subieron, el riesgo país bajó y las acciones tuvieron una gran distorsión cambiaria, ya que a nivel local bajaron en pesos, pero los ADR argentinos en Nueva York subieron en bloque hasta 4,5%.

Todo eso sucedió, además, con escasez de gas para autos e industrias, en una interrupción que supuestamente durará un día, hasta este jueves a las 6 de la mañana, en una decisión que se tomó porque el caño se quedó sin potencia porque no se llegó a cargar el barco con gas comprimido que se le compró a Petrobras, ya que el gasoducto desde Vaca Muerta que el Gobierno de Alberto Fernández inauguró con Cristina moviendo una manivela todavía no llega a ninguna parte, está lejos del caño troncal para que un país gasífero como Argentina tenga gas, y no deba pagar una montaña de dólares para comprar gas a cuentagotas.

Todos estos movimientos reflejan que en medio de un clima global de guerra en varias zonas del mundo hay una volatilidad en todos los precios que nadie sabe muy bien de dónde agarrarse. Y en el Senado siguen sin definir se aprueban el dictamen para aprobar o no la Ley Bases y las reformas laboral y fiscal, un paquete de cosas que si no sale seguirá siendo una mochila para los senadores, y si se aprueba pasará a ser responsabilidad pura y total de Milei: "ahí tenés las herramientas, ya no podés acusar a la casta", mientras los senadores ganan 38 jubilaciones.

Pero los nervios no son exclusivos de la argentinidad. En EE.UU. hay muchos inversores que no saben dónde ir. A principios de año estaban seguros de que la Fed iba a bajar su basa base (del 5,5% anual) en seis escalones de 25 puntos básicos. Eso fue cambiando, hasta que hace dos semanas se pensó que habría dos bajas, una en setiembre y otra en diciembre, pero ahora del Libro Beige surge que el President de la Fed de Minneapolis, Neel Kashkari, advierte que la Fed puede llegar a incluso subir su tasa base, lo cual provocó un terremoto.

De hecho, las tasas largas de EE.UU. volvieron a subir: se pagó 5,3% anual a 1 año de plazo, 4,7% anual a 5 años, 4,6% anual a 10 años y 4,7% anual a 30 años. Y con eso en el exterior el súper dólar global volvió a reinar: subió 1,4% en Chile, 1% en China, 0,9% en Brasil y México, 0,6% contra el euro, 0,5% contra la libra y 0,4% en Japón.

A nivel local, hubo alguna aparición de liquidaciones del campo y con un dólar exportador a $ 990,71, el BCRA pudo comprar US$ 84 millones en el mercado, pero al final del día el BCRA pudo sumar apenas US$ 17 millones a las reservas. 

Con eso, los pequeños ahorristas desconfían, no quieren o no sabe cómo prestarle directamente al Tesoro (los bancos no lo hacen fácil porque no se quieren quedar sin mercadería), por lo que el dólar blue saltó $20 hasta $1.230, muy cerca del máximo nominal de $1.280 del jueves pasado. Pero los que sí saben a qué teléfonos llamar participaron de la mega licitación de Lecaps, y en consecuencia el dólar MEP cayó $23,44 hasta $1178,71 y el contado con liquidación bajó $22,39 hasta $1.215,17. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue es del 32% y la del CCL con el mayorista es del 36%.

Y, a modo de gran alivio, con alto volumen operado, los bonos argentinos repuntaron nada menos que 2,7%, por lo que el riesgo país cayó 40 unidades hasta 1.376 puntos básicos, luego de haber volado hasta 1.443 hace un par de días, y de estar a 1.148 puntos, en camino de la apertura del mercado voluntario de crédito, cuando la CGT le dio un apretón de manos al Ejecutivo, afirmando que la guerra gremial de desgaste contra el Presidente había terminado... 

Después vino el paro general y los paros continúan, y el Senado sigue con el pescado sin vender.

A nivel papeles privados, la sola idea de que la tasa de la Fed seguirá alta y durante más tiempo, desactivó por completo el interés por seguir comprando activos de riesgo, por lo que hubo una nueva baja en la Bolsa de Nueva York: el Nasdaq perdió 0,6%, el S&P achicó 0,7% y el Dow cayó 1,1%. Y detrás de eso, la Bolsa de San Pablo bajó 0,9% y la de México subió 0,1%. 

En el mercado bursátil local, mientras tanto, con $39.353 millones operados en acciones y $38.753 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires bajó 0,2%. Pero los ADR tuvieron una suba en bloque del 1% al 4,5% para Edenor, Macro, Galicia, Supervielle, Francés, Telecom, Loma Negra, Pampa e y Bioceres, con baja del 1,5% para TGS.

Debajo de todos esos estruendos, las materias primas se quedaron girando sin encontrar una dirección demasiado definida, ya que la tasa de la Fed y el dólar siguen reinando. Hubo una baja del 1,3% para el petróleo y los metales tanto preciosos como básicos actuaron mixtos. Hubo grandes variaciones en granos, con bajas generalizadas en Chicago, en tanto que en Rosario los exportadores pagaron 4,3% más por la soja para ver si los productores la entregan y la sacan de los silos bolsa. 

Y los que se quedaron sin fuerza, por la estrategia de la SEC de autorizar un ETF para el Ethereum, fueron las criptomonedas: el Bitcoin bajó 0,9% y hubo descensos de hasta el 2% en el resto de los valores del panel.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés