El Economista - 70 años
Versión digital

jue 13 Jun

BUE 21°C
Claves

Buscan que los pesos salgan de los bancos y vayan al Tesoro

Con la idea de seguir limpiando los pasivos del BCRA, inducen a que los bancos paguen miguitas por los plazos fijos y les ofrecen a ahorristas e inversores a comprar Letras del Tesoro, en plazos de 30, 60 o 90 días, que se pueden negociar en el mercado secundario.

Con feriado en Wall Street, el blue bajó pero los dólares financieros subieron. Los bonos estuvieron sostenidos con pocos negocios. Y la Bolsa mejoró.
Con feriado en Wall Street, el blue bajó pero los dólares financieros subieron. Los bonos estuvieron sostenidos con pocos negocios. Y la Bolsa mejoró. .
Luis Varela 27 mayo de 2024

En un día que debe ser tomado con la punta de los dedos, ya que hubo feriado en Wall Street  en homenaje al "Día de los Caídos", el mercado financiero argentino registró muy pocos negocios pero hubo fuertes señales que muestran de qué modo piensan el Presidente Javier Milei y el ministro Luis Caputo enfrentar las cosas, mientras la ley Bases y las reformas fiscal y laboral siguen enredadas en el Senado.

Lo absolutamente central del día tuvo que ver con dos decisiones del Banco Central, una orientada a terminar de sacarse de encima la obligación de emitir pesos para pagar intereses por los pases a un día que tienen todavía los bancos y la otra está concentrada en devaluar sin que se note, reformulando el blend del dólar exportador, haciendo que tenga una mayor composición del contado con liquidación (hoy cotiza 80% oficial y 20% CCL y pasaría a cotizar 70% oficial y 30% CCL, devaluando sin devaluar). Esta modificación del blend para el dólar exportador obedece a que el campo está liquidando a cuentagotas. 

Con el dólar exportador a $ 995,91, el BCRA debió sacrificar US$ 11 M en la rueda, y al final del día el BCRA sumó US$ 43 M a las reservas.

El veloz descenso de la tasa que el BCRA le viene pagando a los bancos desde que asumió Milei en diciembre hizo que los plazos fijos se desintegraran. 

  • Al poner Milei un pie en la Casa Rosada un plazo fijo pagaba una tasa del 133% anual, inmediatamente se bajó al 110%, luego a mediados de marzo se achicó al 70%, en abril arrancó con un 68% y terminó con 52% y en mayo el tobogán fue mayor, ya que en los primeros día la renta era del 40%, luego del 30% y ahora ya hay bancos que pagan menos del 28%.

La idea de la Secretaría de Finanzas, en absoluta conjunción con el BCRA, es que ya no sea negocio tener dinero en el Banco Central y que los bancos paguen menos por los plazos fijos, tratando de que ese dinero tenga menos renta y busque ubicación en otra parte. La reacción inicial de los ahorristas, por una costumbre histórica, fue salir de los bancos y pasarse al dólar, de ahí que el blue saltó en menos de dos meses de $ 995 a $ 1.310 hasta mediodía del miércoles, pero en ese momento grandes manos empezaron a cambiar de posición.

Hay en el equipo económico una clara intención: que el dinero deje de rodar a un día y que se preste al Banco Central o que quede en los bancos, y que toda esa masa de fondos sea prestada al Tesoro en plazos más largos. 

Desde mediados de la semana pasada un plazo fijo tradicional pagaba 30% anual y las Letras del Tesoro que se negocian en el mercado secundario con buena liquidez prometen en plazos del orden de los 45 días tasas anuales cercanas al 48%.

En ese sentido, ayer mismo se publicó en el Boletín Oficial el decreto 459/24 que autoriza a la secretaría de Finanzas a ampliar la emisión de Letras del Tesoro hasta una gigantesca masa de $ 35 billones (equivalentes a US$ 29.000 M). Y, ni lerdo ni perezoso, antes de subirse al avión con Milei rumbo a EE.UU. para buscar inversiones, el ministro Caputo lanza este miércoles una licitación para colocar Lecap, en principio por $ 3,5 billones (el 10% de lo que se pidió) en tres letras del tesoro: una letra del Tesoro nacional capitalizable en pesos con vencimiento 14 de junio de 2024 (s14j4 - reapertura), una Letra del tesoro nacional capitalizable en pesos con vencimiento 12 de julio de 2024 (s12l4 - nueva) y una letra del tesoro nacional capitalizable en pesos con vencimiento 16 de agosto de 2024 (s16g4 - nueva).

Con la baja vertical de los plazos fijos, el stock total que tiene el sistema financiero en este tipo de colocación se congeló en términos nominales y retrocede en términos reales. 

Los plazos fijos, que en general se hacen a 30 días, pagan ahora 28% anual y no puede ser tocados en ese término, pero la adquisición de este tipo de Letras del Tesoro están pagando en el mercado secundario alrededor del 48%, y los plazos a vencimiento a 30, 60 o 90 días, pero se pueden vender en cualquier momento en el mercado, lo cual ofrece una salida inmediata.

Con feriado en Wall Street, sin referencia de tasas largas norteamericanas (en teoría siguen pagando entre 4,5 y 5,2% anual), el tema del día de ayer no tuvo que ver con las monedas: de hecho en el exterior el dólar no cambió en Brasil, Japón y China, bajó 0,2% contra el euro y el chileno, 0,2% en México y achicó 0,3% contra la libra. 

Lo que sí estuvo hirviendo fue todo lo que está fuera de las manos de los principales valores que están fuera de las manos de los bancos centrales grandes, es decir las criptomonedas y esencialmente la onza de plata, no tanto el oro (ya que los bancos tienen un alto componente de sus reservas en ese metal amarillo).

Todas estas variantes distancian más de lo habitual el accionar entre los inversores profesionales y los ahorristas novatos. Por eso, el dólar blue bajó $15 hasta $1.205, pero el dólar MEP saltó $22,45 hasta $1.228,18 y el contado con liquidación subió $7 hasta $1.244,56. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 29% y la brecha entre el CCL y el mayorista fue del 40%.

Todas estas novedades, más el feriado neoyorkino, alteraron por completo las negociaciones con títulos, tanto que el 85% de lo operado en bonos se transó en un solo papel, el AL30. Y, con muy pocos negocios, los bonos argentinos tuvieron un repunte de casi 0,5% y el riesgo país terminó cediendo apenas 3 unidades hasta 1.440 puntos básicos.

Y sin negocios en la gran manzana, muchas Bolsas mundiales se congelaron, tanto que entre los principales mercados latinoamericanos tanto la Bolsa de San Pablo como la Bolsa de México subieron apenas 0,1%. Y lo bueno del día estuvo en el mercado bursátil local, ya que con $19.165 millones operados en acciones y $10.156 millones en cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió 3,4%, sin ADR, y con Cedears absolutamente dispares.

Debajo de todo lo que está pasando con el patrón financiero que se rige desde el joystick de Wall Street, Putin viajó a China a reunirse con Xi, Hamas e Israel se siguen sacando chispas y Rusia sigue con sus ataques a Ucrania, por lo que los commodities tuvieron un día calientes. Hubo una suba del 1% para el petróleo. Se registró un fuerte aumento para los metales preciosos, sobre todo para la onza de plata. Los metales básicos y Chicago no tuvieron referencias. 

Y en Rosario hubo un despiplume de cotizaciones, ya que los exportadores aprietan para ver si los productores sacan los granos de los silos bolsa. 

Y como corolario del día se vio una suba del 0,4% para el Bitcoin con avances de hasta el 3% en el resto de las criptomonedas y un salto para el Lido Staked, que es una variante líquida del Ethereum, orientada a la inminente cotización de su flamante primera ETF en Wall Street para sacarle el monopolio al Bitcoin.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés