El Economista - 70 años
Versión digital

vie 02 Dic

BUE 21°C
Versión digital

vie 02 Dic

BUE 21°C

Vaca Muerta: más allá del mito

"Vaca Muerta no nos va a convertir en un nuevo emirato árabe, pero es una valiosa dotación de recursos”, dice un informe de F. Muñoz

27-07-2017
Compartir

En un interesante informe distribuido ayer entre clientes, Federico Muñoz hace un análisis de la situación actual para el negocio de los hidrocarburos no convencionales en Vaca Muerta, en su análisis plantea también algunas incógnitas y alternativas en función del nuevo escenario que se abre en la actualidad.

Al analizar la situación de las reservas, Muñoz recuerda: “Argentina puede comenzar a jugar un rol relevante en el mercado energético mundial dadas sus cuantiosas reservas de hidrocarburos no convencionales (shale oil y shale gas). Según la Agencia de Información de Energía de los Estados Unidos, nuestro país posee los cuartos recursos mundiales de shale oil y los segundos de shale gas,el grueso de los cuales se ubican en la cuenca neuquina de Vaca Muerta”.

Pero, también, el informe (llamado “Vaca Muerta: ¿Oportunidad o mito?”) recordó los problemas para el desarrollo de Vaca Muerta derivados de la política económica y energética del kirchnerismo que frenaron las inversiones en ese momento y que cambiaron abruptamente para el sector tras la llegada de Mauricio Macri a fines de 2015.

“El levantamiento de los cepos cambiario y al giro de utilidades eran requisitos básicos para atraer inversión a cualquier sector de la economía y, en particular, en el energético, actividad intensiva en capital. La salida del default era también una condición clave para el acceso al financiamiento”, recordó Muñoz.

En su informe, el consultor también aclaró que “en lo específicamente sectorial, la gestión macrista promovió un acuerdo de productividad entre el gobierno neuquino, las empresas petroleras y los sindicatos, con el propósito de disminuir los costos de producción y allanar la explotación de hidrocarburos no convencionales en el área de Vaca Muerta”.

Atractivo

Un aspecto importante que también analizó Muñoz es que “en marzo de este año, el Ministerio de Energía reguló precios en boca de pozo atractivos para la inversión”. El sendero de precios para el gas no convencional de nuevos desarrollos, explicó, “arranca en U$S 7,50/ MM BTU para el año próximo y converge a U$S 6/ MM BTU hacia 2021, en línea con los precios a los que se importa el gas licuado”. Los hidrocarburos no convencionales se convirtieron en uno de los pocos sectores (el otro, quizás, energías renovables) en el que el Gobierno de Mauricio Macri promete un precio atractivo para la inversión, dice. “El Gobierno ha decidido dar a las petroleras que se acerquen a Vaca Muerta un tratamiento muy generoso (quizás, hasta privilegiado)”, agrega.

Sin embargo, Muñoz también recordó algo que preocupa: “El desarrollo de Vaca Muerta enfrenta el mismo problema que abruma a muchos otros sectores de la economía argentina: nuestra falta de competitividad. O, para ponerlo en términos más llanos, estamos muy caros en dólares”.

El informe también recordó que “la producción actual de gas en el área de Vaca Muerta es de apenas unos 6 millones de m3 por día, alrededor del 5% del total de la actual producción gasífera nacional”.  Y destaca que los anuncios de inversiones han aumentado sustancialmente en los últimos meses.

De todos modos, las proyecciones de los analistas especializados divergen de manera notable y abren muy diversos escenarios. En varios de los pronósticos, Vaca Muerta distaría mucho de convertirse en un actor relevante para la economía argentina. Pero en los pronósticos más optimistas, la producción en la cuenca se cuadruplicaría de aquí a fines del año entrante, para trepar hasta unos 25 millones de m3 por día, cerca del 20% de la actual producción nacional de gas.

Muñoz también analizó que las proyecciones del Instituto Argentino del Petróleo y del Gas (IAPG) del 2016 de la oferta y la demanda de gas prevén que para poder cubrir las necesidades energéticas se requiere un rápido desarrollo de los hidrocarburos no convencionales en Vaca Muerta. Puntualmente, la cuenca neuquina debería aportar unos 70MM m3/ día hacia el 2021 para recuperar el autoabastecimiento energético.

De todas formas, Muñoz advirtió que hay un factor que juega en contra, y muy fuerte: “La apuesta por Vaca Muerta también tiene su costado controversial: quizás la coyuntura no sea la más propicia para dedicar esfuerzos a sustituir importaciones energéticas”, ya que el costo del GNL se derrumbó.

El economista señaló que una “curiosa” paradoja, según dice: se perdió el autoabastecimiento energético y tuvimos que importar grandes volúmenes de gas, precisamente cuando esta commodity estaba muy cara en el mercado internacional (más de U$S15 / MM BTU). “Pero hoy aspiramos a desarrollar a Vaca Muerta cuando el precio internacional del gas licuado colapsó a cerca de U$S 5,5”, concluye.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés