El Economista - 70 años
Versión digital

vie 14 Jun

BUE 19°C

Perú bloqueó el ingreso de biodiésel argentino

27 octubre de 2016

Tras los conflictos con la Unión Europea, la Argentina suma un nuevo capítulo en relación al comercio de biodiésel. Se trata de Perú, que decidió condicionar el ingreso del producto local a través de la aplicación de derechos antidumping que van del 17% al 31,6%, lo que significa un aumento de US$ 122 a US$ 191,6 por tonelada importada. La medida responde a la resolución 189/16, planteada por el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi), y se publicó el martes en el Boletín Oficial de ese país, lo que desató un fuerte rechazo por parte de las entidades nacionales.

El país presidido por Pedro Pablo Kuczynski se basó principalmente en el diferencial de las alícuotas entre el biodiésel y el aceite de soja argentinos y el peruano, que se elabora con aceite de palma. Por eso, ahora analizan comprar el producto en Europa, y ya comenzaron las negociaciones.

“Es una medida proteccionista contraria a las normas internacionales de la OMC, y por lo tanto ilegal”, salió a decir la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio). Según el director general de la entidad, Víctor Castro, el arancel que fijó Perú es “imposible de pagar”, por lo que se esperan importantes pérdidas. “Argentina exportaba US$ 150 millones por año, ya que el biodiésel es nuestro principal producto enviado a ese país. Lo hicieron a sabiendas de que no cuentan con la razón y juegan con los tres años de plazo que generalmente tarda destrabar estas situaciones”, se lamentó. Es que las tratativas se iniciaron hace tiempo, cuando tanto las empresas nacionales como el Ministerio de Relaciones Exteriores presentaron toda la información requerida y participaron de sucesivas audiencias en Lima para demostrar los errores en los cuales estaba incurriendo el INDECOPI al ignorar las reglas del organismo. “Las mismas petroleras que nos compraban a nosotros dicen que el aceite de palma es de mala calidad para la mezcla. El biodiésel argentino que entraba era de mejor nivel y precio”, siguió Castro.

Por su parte, el presidente de Carbio, Luis Zubizarreta, advirtió que “esta injustificada decisión tendrá consecuencias en la economía de ese país, ya que los precios domésticos del combustible aumentarán”. Además, dijo que la institución adoptará “todas las medidas legales necesarias” para revertir la situación.

Futuro negro

En Argentina, ocho empresas concentraban la exportación de biodiésel a Perú, lo que se traduce en el 12% de las ventas totales a las tierras incas. “Estar fuera del mercado peruano por tres años al menos nos genera un daño grande, porque ya teníamos capacidad ociosa y vamos a aumentarla todavía más”, explicó Castro. “Pero el problema no impacta solamente en las compañías dedicadas a la producción de biodiésel, sino es que, de esta manera, se empiezan a primarizar las exportaciones y ese aceite de soja que se dedicaba al biodiésel se va a volcar al mercado, lo que va a generar una saturación del mismo, bajarán los precios, van a entrar menos divisas al país y bajará la molienda”, señaló.

En su descargo, Carbio aduce que Indecopi “calculó erróneamente el valor normal, que incluye consolidación de costos, determinación del beneficio y comparación de períodos, entre otros aspectos, lo que afecta y distorsiona la determinación del dumping y los derechos fijados”. Asimismo, recordó que Argentina obtuvo recientemente fallos favorables en la OMC ?en el panel y órgano de apelación contra la misma medida impuesta por la Unión Europea? y en la Corte General de Justicia del bloque, en Luxemburgo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés