El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 11°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 11°C

Para el FMI, el bajo precio del barril llegó para quedarse

04-11-2016
Compartir

A pesar de la leve estabilización que hubo en el precio del petróleo en los últimos meses, la cotización actual del barril de crudo habría entrado en una “nueva normalidad” en torno a sus valores actuales, según el Fondo Monetario Internacional (FMI). “Aunque los precios del petróleo se han estabilizado en cierta medida en los últimos meses, hay razones de peso para pensar que no retornarán a los elevados niveles registrados antes del desplome histórico que sufrieron hace dos años”, plantearon Rabah Arezki y Akito Matsumoto, economistas del organismo.

“Por un lado, la producción de petróleo de esquisto no ha hecho sino incrementar la oferta a precios bajos. Y por otro, la demanda se verá limitada por la desaceleración del crecimiento en los mercados emergentes y los esfuerzos mundiales para reducir las emisiones de dióxido de carbono”, señalan los economistas en una nota publicada en el blog del organismo.

Oferta

Desde el lado de la producción y exportación de petróleo, señalan Arezki y Matsumoto, el shale “ha alterado profundamente las reglas de juego”. “La producción inesperadamente abundante de petróleo de esquisto, con 5 millones de barriles por día, ha contribuido a la sobreoferta mundial. Esto, sumado a la sorprendente decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de mantener inalterada la producción, fue uno de los factores que dio lugar al hundimiento del precio del petróleo a partir de junio de 2014”, reseñan.

Desde entonces, “si bien el desplome de los precios provocó una enorme reducción de la inversión petrolera, la producción tardó en reaccionar y mantuvo el exceso de oferta”. En la misma línea, en su informe mensual de septiembre, la OPEP calificaba de “sorprendente” el incremento de reservas petroleras por parte de Estados Unidos como consecuencia de una mayor resistencia de los productores de shale norteamericanos a los bajos precios, y por eso mismo, Estados Unidos ?con menor constricción fiscal que los países productores? todavía se muestra reacio a un recorte o congelamiento de su producción.

Según el FMI, “la capacidad de resistencia de la producción de esquisto a los precios más bajos también sorprendió a los participantes en el mercado, lo cual provocó una caída aún mayor de los precios en 2015”. “Las empresas extractoras de esquisto mejoraron su eficiencia para lograr recortes significativos de sus costos, que permitieron a los principales productores evitar la quiebra. Aunque se prevé que la disminución de la inversión supondrá un descenso de la producción de los países no pertenecientes a la OPEP en 2016, la producción sigue siendo superior al consumo”, plantean Arezki y Matsumoto y proyectan para 2017 un “nivel de existencias elevado” que seguirá presionando hacia la baja los precios.

Hasta ahora, describe, “los países de la OPEP y Rusia han ido incrementando la producción, y la oferta ha aumentado todavía más con el retorno de Irán a los mercados”. Sin embargo, en ese aspecto, todavía resta conocerse si los países productores lograrán concretar ?cuando se reúnan en Viena a fin de mes? un acuerdo para la reducción de su oferta, que contribuiría a un alza en el valor del crudo.

Demanda

Sin embargo, la “nueva normalidad” no vendría solamente por una oferta todavía consistente sino también, por una demanda que seguirá alicaída como consecuencia de un menor ritmo de crecimiento económico mundial.

Para los economistas del FMI, “una proporción importante del crecimiento de la demanda de petróleo obedece a la caída de los precios, más que al aumento del ingreso”. Así, mientras la caída de los precios propició el crecimiento de la demanda de petróleo, que se incrementó hasta alcanzar el máximo histórico de aproximadamente 1,8 millones de barriles por día en 2015, “como el margen para que los precios en dólares bajen todavía más es limitado, los aumentos de la demanda de petróleo dependerán en gran medida de las expectativas de crecimiento económico mundial”, donde las expectativas “no son alentadoras”.

“Nuevas desaceleraciones en las economías emergentes y avanzadas puede transformar sustancialmente el panorama de la demanda. Los cambios estructurales en las economías emergentes, en especial el esfuerzo de China para pasar de un modelo de crecimiento basado en la inversión y las exportaciones a otro basado en la demanda interna, también podrían tener consecuencias importantes”, sostienen. De este modo, la demanda caería diariamente al menos hasta los 1,2 millones de barriles en 2016 y 2017.

Por otra parte, para Arezki y Matsumoto, “a mediano y largo plazo, el abandono paulatino del petróleo y otros combustibles fósiles empaña todavía más las perspectivas de la demanda de petróleo”, aunque “los precios bajos podrían retrasar la transición”.

“Nueva normalidad”

A modo de conclusión, los economistas plantean que si bien los mercados de futuros apuntan a un leve repunte de los precios del petróleo en el corto plazo (en línea con las expectativas en torno a un acuerdo en Viena), “el análisis de las variaciones de las curvas de precios de los futuros en los últimos meses hace pensar que las perspectivas de aumento de los precios han ido empeorando”. “Las revisiones a la baja de los pronósticos de crecimiento mundial, sobre todo de los mercados emergentes, neutralizan los factores favorables, como el crecimiento de la demanda de petróleo impulsado por los bajos precios del último año. Las perturbaciones en los mercados financieros, sumadas a la fortaleza del dólar, han ejercido presiones a la baja sobre los precios del petróleo. Estas tendencias, junto a la caída secular del consumo de petróleo en las economías avanzadas y el crecimiento del esquisto, apuntan a que los precios permanecerán en niveles bajos durante más tiempo” y a una “nueva normalidad” de precios en el sector, lejos de aquella que se vio la década pasada hasta mediados de 2014.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés