Las facturas de gas se disparan hasta 2.000%

Fuerte incremento de las tarifas energéticas en las Pyme. La Patagonia es la región más afectada.

20-05-2016
Compartir

Encontrarse con la boleta de gas detrás de la puerta puede transformarse en una pesadilla. Es lo que está sucediendo por estas horas en varias localidades de la Patagonia, en las que el insumo energético, en medio de un crudo invierno, se ha transformado en un servicio de lujo. Mucho peor es la situación de las pequeñas y medianas empresas de la región, que están recibiendo facturas con incrementos de hasta el 2000%, según denunció ayer la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). En algunos casos, la factura es impagable para empresas que, por otra parte, han visto caer su actividad y reducirse sus ventas.

Para muchas Pyme patagónicas la situación es alarmante, ya que vienen de de recibir incrementos en las tarifas eléctricas, a las que se suman ahora las de gas, con el consumo de abril. Según CAME esta realidad afecta a todos los sectores económicos, incluyendo el comercio, la industria, las actividades agropecuarias, y por supuesto, también los servicios turísticos, culturales y educativos.

Fuerte impacto

Frente a ello, la entidad empresarial sostiene que “es imprescindible establecer compensaciones o ir hacia subas graduales, no bruscas como las actuales, que encuentra a las Pyme en plena caída de la actividad económica”.

En el caso de la industria y el turismo, estos aumentos llegan en momentos en que se hace un uso intensivo en esta época del año. Pero además, las empresas se quejan de que están trabajando con turistas que contrataron servicios que no contemplaban semejante magnitud de incrementos, que no se conocían hace unos meses al presupuestar los servicios. Ahora esos costos deberán ser absorbidos por los empresarios.

De acuerdo al “Segundo Monitoreo de Impacto Tarifario” elaborado esta semana por CAME entre cien empresas de la Patagonia, los aumentos varían entre empresas pero afectan a todas las que operan entre Neuquén y Tierra del Fuego. El 88% de las Pyme relevadas recibió incrementos superiores al 500% en las tarifas de gas (descontando el efecto del mayor consumo de abril respecto de marzo por una cuestión estacional), y para el 65% del total las tarifas vinieron con aumentos mayores al 1.000%. El 27% debe afrontar facturas que vinieron con diferencias de entre 1.500 y 2.000%.

Para que se tenga noción de lo que significan estos porcentajes en la ecuación económica de las empresas, conviene citar algunos casos. Por ejemplo, un hotel de Puerto Madryn pasó de una factura de gas de $405 en marzo a $11.100 en abril (restando el efecto del mayor consumo, la suba es de 1340%); mientras que un pequeño almacén de Río Gallegos (Santa Cruz) para el mismo nivel de consumo pasó de $500 en marzo a $9.200 en abril; y un comercio polirrubro en Puerto Santa Cruz pagó en abril $6.570 cuando en marzo había abonado $290.

Frente a este panorama, CAME advierte que estos incrementos “presionan muy fuerte sobre los costos de todas las Pyme de la zona, que enfrentan a muchas a la decisión real de continuar o cerrar la actividad”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés