El Economista - 70 años
Versión digital

lun 20 May

BUE 14°C
Cammesa

"Las empresas que aceptaron la oferta del bono son las grandes: las chicas pagan los sueldos o se funden"

Fuentes consultadas aseguran que el futuro es incierto y que la situación podría terminar judicializada. Venció el plazo para que las empresas petroleras y generadoras de energía informen si aceptan la oferta de renegociación de una deuda millonaria.

El 70% de la deuda de CAMMESA es con las generadoras eléctricas, el otro 30% con las productoras de gas.
El 70% de la deuda de CAMMESA es con las generadoras eléctricas, el otro 30% con las productoras de gas.
Daniel Barneda 15 mayo de 2024

La deuda del Gobierno y CAMMESA con las empresas energéticas sigue con final abierto. Pese a que algunas compañías habrían cerrado filas aceptando la oferta del Poder Ejecutivo Nacional (PEN) de saldar la deuda con el pago de un bono al año 2038, fuentes privadas aseguran que la mayoría de las generadoras mantiene firme su rechazo a la resolución 58/2024. 

La iniciativa del Gobierno Nacional sigue siendo resistida por las empresas que integran la Asociación de Generadores de Energía Eléctrica de la República Argentina (AGEERA), quienes ya manifestaron que altera sustancialmente los contratos firmados y pone en riesgo el normal funcionamiento del sistema eléctrico. 

Tal postura también fue compartida por la Cámara de Exploración y Producción de Hidrocarburos (CEPH), donde están agrupadas las productoras de gas.

La situación tiene como agravante que venció el plazo que el Gobierno otorgó a empresas petroleras y generadoras de energía para que informen si aceptan la oferta de renegociación de la deuda de casi US$ 2.000 millones que acumula con el sector por el pago atrasado de los costos de producción de electricidad y gas natural durante el primer cuatrimestre del año.

Entre las empresas que aceptaron se encuentran YPF e YPF Luz . También aceptaron Pan American Energy (PAE) y Pluspetrol . Por otro lado, aún no se suscribieron al acuerdo empresas como Pampa Energía, Tecpetrol, CGC, Central Puerto y MSU Energy , entre otras. 

Tampoco estarían de acuerdo firmas multinacionales como  TotalEnergies , Wintershall Dea  y la norteamericana  AES, cuyo CEO, Martín Genesio dejó bien en claro que "no respetar los contratos siempre es una pésima señal para los inversores".

"Las empresas que aceptaron son las grandes y las integradas. Las chicas no puedan aguantar. O pagan los sueldos o se funden", disparó un reconocido empresario. Y agregó: "Salvo AES y Enel no hay capitales extranjeros, con lo cual la mayoría de las generadoras están en manos de socios locales, con lo cual se torna más engorroso cualquier reclamos ante el CIADI".

La secretaría de Energía a cargo de Eduardo Rodríguez Chirillo oficializó la oferta de Caputo a las empresas: se trata de la resolución 58/2024, cuyo texto establece que la deuda del Estado se cancelará mediante el bono en dólares AE38. 

Esto implica una quita real de un 50% de lo adeudado, correspondiente a las transacciones de diciembre y enero ( pagadera en febrero y marzo respectivamente), mientras que la deuda referida a la transacción de febrero (que se liquida en abril) se pagarán en pesos con fondos que ya están depositados en la cuenta de compañía que administra el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM).

Expertos coinciden en que el futuro de la deuda energética argentina es incierto y que la situación podría terminar judicializada. 

"Si las empresas rechazan la oferta del gobierno, el Estado podría verse obligado a declarar un default , lo que tendría graves consecuencias para el sector energético y para la economía argentina en general", advierten, y apuntan que "las empresas están ahogadas financieramente y se necesita buscarle una salida a este conflicto".

El 70% de la deuda de CAMMESA es con las generadoras eléctricas, el otro 30% con las productoras de gas. Según el informe prestando al Senado, el gobierno acumula una deuda de U$S 1.932 millones calculado a dólar oficial. Del mismo informe surge que las distribuidoras eléctricas de todo el país le deben a CAMMESA U$S 892 millones.

Para algunos especialistas no queda otra opción que mirar el vaso medio lleno. "Entiendo que parte de la pérdida por depreciación de los activos frente a CAMMESA ya fue incorporada a la cuenta de empresas acreedoras. Es una manera de ir solucionando de a poco esto en un momento en que los activos argentinos está revalorizándose en un mercado que tiende a normalizarse. La quita real para los generadores no es atractiva para su consideración en el mercado, pero es un paso necesario para ir estabilizando esta situación", sostienen

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés