El Economista - 70 años
Versión digital

jue 18 Abr

BUE 17°C
Números

La tendencia hacia el shale oil parece irreversible frente a una producción convencional que sigue en declino

De la mano de Vaca Muerta, la Cuenca Neuquina ya representa más del 60% de la producción de crudo a nivel nacional.

La tendencia hacia el shale oil parece irreversible frente a una producción convencional que sigue en declino
20 marzo de 2024

Desde hace tres años el panorama de la producción de petróleo en Argentina está signado por un marcado crecimiento del shale en Vaca Muerta y una caída importante en la producción de los yacimientos maduros. 

  • Los últimos datos indican que la producción convencional de petróleo hoy ocupa el 52% del total de la producción nacional y, en 2023, fue 2,9% menor a la del año 2022, y 37,4% inferior a la del año 2013. La misma refleja una tasa de disminución promedio anual del 4,6% en los últimos diez años. 

El informe anual sobre producción de hidrocarburos elaborado por el Instituto de Energía Mosconi (IAE) reveló que durante el año 2023 el total del crudo producido alcanzó los 635.341 barriles diarios, 9% mayor a la registrada en el año anterior y 16,1% mayor a la del año 2013. Se trata de la mayor producción de la década. Sin embargo, es 25% menor que la producción de año 1998. 

La otra cara de la moneda es lo que pasa en la actualidad con la producción no convencional, cuyo dinamismo compensa hoy la declinación de las áreas maduras. 

a producción no
convencional de Shale y Tight Oil continuó creciendo en 2023 en contraste con la caída observada de la producción
convencional que r
La producción no convencional de Shale y Tight Oil continuó creciendo en 2023 en contraste con la caída observada de la producción  onvencional que representó el 52% de la producción petrolera en 2023

La producción de petróleo no convencional, que ya ocupa el 48% del total anual, creció 24,5% en los últimos doce meses. 

  • Esto último se explica por el incremento en la producción de shale oil que, en los últimos doce meses, aumentó 25,1% mientras que la de tight se redujo 2,8% en el mismo periodo.

En los últimos 10 años la producción aumenta sólo en la Cuenca Neuquina por el impulso de Vaca Muerta mientras disminuye en las demás cuencas en todas las mediciones interanuales.

Actualmente esta cuenca representa el 63% del total de la producción nacional de petróleo y gracias al incremento de la producción del shale oil, que tuvo un aumento absoluto del 79,7% en los años comprendidos entre 2013 y 2023 y muestra un incremento promedio anual del 6% en el periodo.

En la Cuenca Neuquina la producción del último año fue 17% superior a la del año anterior, y promedia una tasa de crecimiento del 20,9% en los últimos tres años. 

  • "Este dato reviste especial atención debido a que, observada la importante caída en las restantes cuencas, explica la totalidad del aumento, más que compensando a las restantes, en la producción total en todas las mediciones", explicó el IAE.

En la última década crecieron las reservas comprobadas únicamente en la cuenca Neuquina: son 212% superiores a las del año 2012 y aumentaron a una tasa promedio anual del 12,1%. 

La producción no convencional de petróleo creció a una tasa promedio anual del 42,6% entre los años 2015 y 2023

A su vez, las cuencas Noroeste, Cuyana, Golfo San Jorge y Austral presentan niveles de reservas comprobadas muy inferiores a las del año 2012: son 47,8%, 86,2%, 20,9% y 50,2% menores respectivamente. Por otra parte, respecto de 2021 la única cuenca que incrementó sus reservas comprobadas es la Neuquina con un aumento del 14,3%. 

En opinión de Jorge Lapeña, director del IAE, la caída en la producción nacional de hidrocarburos convencionales se enmarca en un contexto de baja inversión y resultados insatisfactorios en la exploración de las formaciones y reservorios convencionales de las cuencas terrestres, con la consiguiente reducción drástica de la inversión de riesgo en esas áreas. 

"La muy baja inversión en exploración respecto a las performances anuales del Siglo 20 se manifiesta claramente en una disminución de las reservas comprobadas, probables y posibles de petróleo y gas natural en las cuencas convencionales según los datos oficiales de la Secretaría de Energía. En el periodo 2012-2022, las reservas comprobadas de petróleo y gas se reducen significativamente en términos absolutos en todas las cuencas con excepción de la Neuquina - única cuenca en crecimiento productivo- que impulsa el crecimiento total a partir de la actividad no convencional", explicó. 

Reflejo de esta situación, la propia YPF anunció su plan de racionalización y optimización de su portfolio de campos maduros convencionales que consta de unas 55 áreas con pérdidas estimadas en más de U$S 1.800 millones. 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés