Fracasó el acuerdo para congelar la oferta de crudo

Los principales países petroleros se reunieron en Doha, pero no lograron llegar a un entendimiento

18-04-2016
Compartir

(Por Facundo Matos Peychaux)

Reunidos en Doha por más de ocho horas, los principales países productores de petróleo fracasaron en lograr un acuerdo para congelar la oferta global de crudo, planteado para intentar revertir la caída del precio del barril en los últimos meses. La reunión, de la que participaron 18 países entre miembros y no miembros de la OPEP, tenía por objetivo buscar un acuerdo para congelar los niveles de producción de crudo de los principales países productores, y así limitar la sobreoferta detrás de la caída de precios, que desde mediados de 2014 lleva un descenso de 70%. Pero la falta de acuerdo entre Irán y Arabia Saudita, rivales geopolíticos desde siempre, puso fin a las negociaciones, al menos hasta junio. "Necesitamos tiempo para más reuniones", declaró el ministro de Energía de Qatar, Mohamed Saleh al Sada, tras el encuentro.

La posibilidad de alcanzar un consenso se había empezado a revelar complicada desde temprano, cuando Arabia Saudita manifestó su pretensión de que todos los países presentes se comprometieran con la limitación de sus niveles de producción. “Si todos los grandes productores no congelan la producción, nosotros no lo haremos”, advirtió el príncipe heredero de Arabia, Mohammed bin Salman a Reuters, antes del encuentro. La propuesta saudí, plasmada luego en un borrador que se filtró una vez comenzada la reunión, contemplaba que “todos los miembros de la OPEP” congelaran su producción a “niveles aceptables”.

Sin embargo, esa intención se chocó con la negativa taxativa de Irán, que ya había adelantado previo a la reunión que no consentiría en limitar su producción. Es que el país que preside Hasan Rohaní viene buscando recuperar su participación en el mercado luego de que Estados Unidos levantara las sanciones económicas en su contra. Según un informe de la International Energy Agency (IEA), en los primeros meses del año, la oferta de crudo iraní creció 300.000 millones de barriles diarios hasta alcanzar 3,2 millones barriles por día, el nivel más alto en los últimos cuatro años. A futuro, tendría potencial para superar los 4 millones.

Así, los analistas de mercado descontaban ayer que el petróleo volvería caer hoy arrastrando a las bolsas hacia la baja. Un análisis de Citigroup citado por Bloomberg, por ejemplo, planteaba que la ausencia de un acuerdo significará un “severo” descenso de los precios del crudo. El viernes, el WTI -que cotiza en Estados Unidos- perdió 2,8% y cerró en US$ 40,36, mientras que el Brent -precio de referencia de Londres- retrocedió 1,73% hasta cotizar US$ 43,10 el barril, marcando su mayor caída desde el 4 de abril. Para entonces, la desconfianza respecto al éxito de la reunión de Doha empezaba a hacerse notar.

En febrero, Rusia, Arabia Saudita, Qatar y Venezuela habían llegado a un acuerdo para mantener su extracción a niveles de enero de este año, lo que ayudó a que la cotización internacional del crudo creciera 30%, desde US$ 30 hasta un promedio de US$ 40. La falta de acuerdo en Doha, por el contrario, presionaría los precios hacia la baja.

Las chances de que haya un acuerdo volverán a medirse en la próxima cita de la OPEP, el próximo 2 de junio.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés