El Economista - 70 años
Versión digital

mie 27 Oct

BUE 21°C

Versión digital

mie 27 Oct

BUE 21°C

Evalúan el impacto de las hidroeléctricas del sur

La Corte, Santa Cruz y los ministerios de Energía y de Producción tienen en revisión el estudio técnico-ambiental de las obras

21-06-2017
Compartir

El plan de construcción de las centrales hidroeléctricas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic tomó un nuevo impulso con la conclusión la semana pasada del estudio de impacto técnico-ambiental de las centrales elaborado por la sociedad estatal Emprendimientos Energéticos Binacionales Sociedad Anónima (EBISA). La Corte Suprema de la Justicia, el gobierno de Santa Cruz, y los ministerios nacionales de Energía y Minería, y de Producción ya tienen el informe para su consideración, tras lo cual los proyectos podrían continuar.

En diciembre del año pasado, la Corte Suprema había resuelto por votación unánime suspender con la disposición de una medida cautelar la construcción de las obras, haciendo lugar a una acción de amparo presentada por una ONG ambientalista. Así, para que se reanude el proyecto primero deberá   dar su aval el Máximo Tribunal y luego, el Congreso y la ciudadanía luego de realizar una audiencia pública.

Desde la cartera que encabeza Juan José Aranguren, en ese sentido estiman que la realización de los planes podría comenzar a darse “entre finales de septiembre y principios de octubre”, para cuando esperan que haya concluido ese proceso.

Los conflictos

La sensibilidad del proyecto en términos medioambientales está dada por la locación de las centrales pactadas entre el Estado Nacional y la UTE conformada por la estatal asiática China Gezhouba Group Company Limited, la cordobesa Electroingeniería S.A. y la mendocina Hidrocuyo S. A. Ambas estarán emplazadas en el tramo definido entre el Lago Argentino y un punto ubicado 135 kilómetros aguas arriba de la localidad de Comandante Luis Piedra Buena, lindante hacia el oeste con el Lago Argentino, donde nace el río Santa Cruz, y hacia el Este, en el tramo inferior, cercanas a poblaciones locales y a un estuario que desemboca al Océano Atlántico.

Luego de adjudicadas las obras se realizaron modificaciones al proyecto original de ambas centrales para evitar daños sobre el medioambiente. Con los cambios, el plazo de ejecución de las obras previsto originalmente en 66 meses, pasará a ser de 85, aunque como contrapartida, el informe técnicoambiental difundido por el Ministerio de Energía y Minería destaca la dinamización de la economía local y regional que traerá el proyecto; en particular, en el período de construcción, en materia de generación de empleo y actividades comerciales por la provisión de insumos, áridos, alquileres y servicios para la obra.

Las centrales

Las hidroeléctricas pautadas por el kirchnerismo en 2015 y ratificadas por el Gobierno  durante la visita del presidente Mauricio Macri a China en mayo pasado estarán equipadas con cinco y tres turbinas, respectivamente, con una potencia total de 1.310 Mw, una generación anual media estimada en 5.171 gigavatios hora (GWh) y una inversión del orden de los US$ 4.000 M. El financiamiento de los proyectos será en 85% otorgado por un crédito del China Development Bank Corporation, mientras que el resto correrá por cuenta del Tesoro Nacional.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés