El Economista - 70 años
Versión digital

sab 18 May

BUE 8°C

El barril criollo genera tensiones en el sector

06 diciembre de 2016

“Fue una reunión horrible”, evaluó el goberndor chubutense Mario Das Neves sobre el encuentro en el que el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, juntó a las principales petroleras que operan en el país para discutir sobre el precio interno del petróleo y del gas en 2017.

El encuentro buscaba desactivar las tensiones que hay en el sector por la fijación del valor del crudo producido localmente y el crecimiento de la importación de naftas y gas-oil, que está obligando a algunas petroleras a comercializar su producción a precios por debajo del llamado barril criollo.

En ese sentido, Das Neves criticó la línea que tomó el encuentro que fue “que vamos al mercado libre” de combustibles, a contra mano de lo que quieren las provincias. Desde el Ministerio de Energía y Minería manejaron el encuentro con hermetismo y evitaron cualquier comentario al respecto.

La reunión se produce en un momento en el que la relación entre los petroleros y su ex colega y actual ministro no atraviesan el mejor momento, como se pudo ver en el encuentro Energía para crecer organizado por la Asociación Empresaria Argentina (AEA).

En el sector, los actores de mayor peso coinciden en que hace falta ir hacia una convergencia de los precios locales con los internacionales, aunque no se ponen de acuerdo en el cómo. Con YPF a la cabeza, algunas piden más gradualismo que el que el Ministerio quiere. Las compañías más chicas y las provincias (que se ven beneficiadas de un precio alto por el cobro de regalías y la mayor actividad económica), pujan por mantener el precio sostén. El otro tema en discusión, vinculado al primero, es la importación de combustibles, que presiona los precios del mercado hacia abajo, más cerca de los internacionales. Desde las provincias, aseguran que se trata de una competencia de valores injusta, dado que no contempla el costo del transporte y porque no tiene en cuenta el impacto positivo de la actividad petrolera local sobre el mercado laboral y sobre el resto de la economía en las provincias.

En esa línea, el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez se reunió hace algunos días con el presidente Mauricio Macri y Aranguren para pedirle por una limitación a la importación de combustibles, tal como prevé una ley de autoría del sindicalista y senador neuquino Guillermo Pereyra. Allí, el Gobierno se comprometió a modificar el régimen de compra de combustibles del exterior para que las empresas que quieran hacerlo tengan que tener antes una autorización del Ministerio de Energía y Minería. Pero además, se habló también del barril criollo. “No voy a permitir que el precio local del petróleo se equipare con el internacional”, manifestó el gobernador patagónico después de ese encuentro.

En ese cruce de tensiones se desarrolló la reunión de ayer, que Das Neves criticó duramente una vez que terminó. “No están midiendo las consecuencias, así que damos la pelea dentro del marco del Estado de Derecho como nos corresponde”, lanzó el gobernador de Chubut al respecto, quien señaló que “las carpas blancas no son lo mismo que las negras”. “Las carpas blancas fueron de los docentes y las carpas negras van a ser de los petroleros, que tiene una forma distinta de actuar, un poquito más fuerte”, advirtió.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés