El Economista - 70 años
Versión digital

sab 18 May

BUE 11°C

Desafíos en un año de transición en hidrocarburos

29 diciembre de 2016

Como lo fue 2016, el próximo será un año de transición y desafíos para la industria hidrocarburífera. En el marco de precios internacionales bajos para las necesidades del país y con la convergencia a precios internacionales anunciada por el Ministerio de Energía y Minería, ganar productividad, bajar costos y recuperar inversión son algunas de las claves para la adaptación del sector al nuevo contexto, según un informe de la consultora KPMG.

Productividad y costos

La productividad del sector está lejos de los estándares de otros países. “A pesar de la tendencia en los precios internacionales y de su impacto en la rentabilidad de los proyectos iniciados, los costos de producción y operación no han caído con la misma velocidad , lo que representa un problema central para el sector tanto desde el punto de vista local como internacional”, señala el informe.

El costo promedio de un pozo en Vaca Muerta se redujo de US$ 15 M a US$ 10, aunque en Estados Unidos, un pozo no convencional tiene un costo cercano a los US$ 7 M. “El gap a cubrir da una buena idea de lo que debe hacerse para que la industria local sea realmente competitiva”, sostiene y apunta hacia los costos laborales ?en Argentina se utiliza 70% más de personal que en un pozo equivalente en los EE.UU., advierte? y los de transporte y logística.

En ese sentido, el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, viene insistiendo ?como lo hizo en el almuerzo del Día del Petróleo este año? sobre la necesidad de instalar el tema en agenda y coordinar junto a empresarios y sindicatos un nuevo convenio colectivo de trabajo que va en esa línea. “La industria se ha estado adaptando a las condiciones cambiantes del mercado, principalmente al contexto de precios deprimidos (y) haciendo un esfuerzo extra para reducir los costos de perforación y sostener el nivel de producción, aun cuando los especialistas sostienen que el desarrollo potencial de yacimientos como el de Vaca Muerta requieren un precio bastante mayor al actual (cercano a los U$S 70 el barril)”, describe KPMG.

Inversión y otros

A su vez, uno de los puntos clave será fomentar la inversión en un contexto en el que la convergencia a precios internacionales (más bajos que los subsidiados actualmente a través del llamado “barril criollo”) presionará a la baja el interés en enterrar capital, como sucedió en los últimos años (ver gráfico).

La inversión petrolera y gasífera ?sobre todo en no convencionales? se caracteriza además por mirar el largo plazo. Así, con la convergencia como trasfondo, los inversores están mirando lo que sucederá en materia de precios internacionales a futuro. En ese sentido, si bien es cierto que el último mes de 2016 hubo un alza del crudo a raíz del acuerdo de la OPEP, los especialistas no esperan para 2017 un valor mayor a los US$ 60, todavía bajo para la estructura de costos local.

Asimismo, el informe advierte sobre “la necesidad de disponer de recursos humanos calificados, los obstáculos al financiamiento para los proyectos de inversión, los contratos de cobertura en un escenario de precios deprimidos, el impacto medioambiental, la seguridad jurídica, una mayor inversión en infraestructura, y un análisis pormenorizado de la formación de precios y de correlación entre las variables de inversión, producción y precios internos”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés