Comienzan este mes los envíos de gas chileno

Así lo confirmó Máximo Pacheco, ministro de Energía del país vecino. Serán 5,5 M de metros cúbicos por día.

05-05-2016
Compartir

Los primeros envíos de gas natural de Chile a Argentina comenzarán a llegar a fines de este mes, según confirmó el ministro de Energía del país vecino Máximo Pacheco, a medios locales. De este modo, un mes antes del invierno se empezará a materializar el acuerdo alcanzado en enero por el Ministerio de Energía y Minería que conduce Juan José Aranguren para afrontar el incremento estacional de la demanda previsto para el invierno.

Por el momento, sin embargo, el plan de importaciones será válido sólo para las entidades públicas, ya que las empresas privadas que participarán de los envíos aún no tienen contratos firmados con Enarsa, según publicó el Diario Financiero de Chile.

Los alcances del programa ya habían sido coordinados en enero entre ambos ministros. El acuerdo implica la venta de 5,5 M de metros cúbicos por día de gas al país, un monto equivalente a más de 20% de las importaciones actuales por día de este combustible que hace actualmente el país. El plazo, en principio, iría entre mayo y septiembre, donde la demanda crece más por cuestiones estacionales vinculadas a las bajas temperaturas de invierno. El precio al que se hará la venta todavía se desconoce.

Actualmente, Argentina paga alrededor de US$ 4,5 por millón de BTU por sus importaciones de GNL por barco, mientras que el gas traído de Chile estaría bastante por encima de ese valor. Según la Comisión Nacional de Energía (CNE) del país vecino, el GNL puesto en Chile oscila entre US$ 6,17 y US$ 9,17 por millón de BTU. Para los especialistas del sector, un precio en ese rango sería muy caro para Argentina, que además importa gas desde Bolivia a un precio considerablemente menor.

No obstante, advierten, no existen muchas alternativas. Por el déficit en infraestructura portuaria, la cantidad de barcos que pueden descargar al mismo tiempo para traer el combustible se encuentra al tope. Por tanto, aunque sea más barato, resulta imposible importar más cuando aumenta la demanda, explican.

El acuerdo está destinado a hacer frente a la demanda marginal de gas que surge estacionalmente en los meses de invierno debido a las bajas temperaturas. De todos modos, por la recesión económica y la suba de tarifas, se espera que la demanda crezca menos.

La alternativa para hacer frente a esta demanda extra, por otro lado, sería acudir al fuel-oil, que no sería mucho más económico que el gas que se importará de Chile.

La paradoja es que los envíos se harán a través de dos gasoductos construidos en los '90 para que Argentina exportara gas a Chile, que debieron ser reconfigurados para llevar el combustible hacia la dirección contraria.

Por el norte, los envíos se harán utilizando el terminal de GNL Mejillones y el gasoducto Norandino, que llegará a Argentina por la provincia de Salta. En tanto, por la zona central se usará el GNL Quintero y el gas llegará por Mendoza, a través del gasoducto GasAndes. El caudal a importar contemplado en el acuerdo se dividiría en 1,5 millones de metros cúbicos diarios por el norte y 4 millones desde la zona central.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés