El Economista - 70 años
Versión digital

mie 07 Dic

BUE 31°C
Versión digital

mie 07 Dic

BUE 31°C

“A US$ 55 el barril se va a desacelerar el ritmo de inversión”

26-12-2016
Compartir

Entrevista a Néstor García, Socio responsable de Energía de KPMG

Este fue un año de transición para el sector. ¿Seguirá siéndolo 2017?

Lo que estamos viendo este año, y pienso también veremos en 2017, es un ajuste de los precios relativos. Se está trabajando sobre lo que va a ser el precio futuro del precio del barril en Argentina, se está tratando de que converja durante el próximo año hacia el precio internacional, que por suerte ha subido durante 2016, después del acuerdo de la OPEP.

Camino a esa convergencia, se está poniendo el foco en los costos y la competitividad de la industria. ¿Cuánto margen existe para mejorar en ese sentido?

Antes se calculaba US$ 80 por barril para que sea rentable la explotación de petróleo no convencional y hoy es un poco menos, en torno a los US$ 70. Bajaron los costos de exploración en no convencional; un pozo estaba en los US$ 15 M y ahora se estima que anda cerca de los US$ 10 M, aunque está lejos del costo de Estados Unidos, que anda por los US$ 7 M. Pero creo que se va a avanzando. Se avanzó hacia una mayor competitividad, pero durante 2017 esperemos que se profundicen las medidas. Hay que terminar ese ajuste de precios relativos que mencionaba.

Según una petrolera que opera en Vaca Muerta, el costo adicional de perforar en Argentina respecto de Estados Unidos se explica en tercios por costos laborales, de capital y falta de tránsito por la curva de aprendizaje. ¿Es así, a grandes rasgos?

Sí, creo que sí. Son los tres factores. Margen para reducir costos hay en todo. Hay más personal que está trabajando por pozo que los que hay en Estados Unidos, hay costos de logística, de personal, de capital. Hay varios lugares donde se puede ser más eficiente.

De esos tres, el único que la industria puede manejar son los de costos, que son justamente los que están atacando.

Exactamente. Los otros creo que van a llegar. Se ha avanzado en la curva de aprendizaje y se va a seguir avanzando, el tema es cuán rápido se hace. No creo que se deje de perforar, pero se pueden ir haciendo más lentas las inversiones, por lo que se va a tardar más tiempo en tener esa curva de aprendizaje. Al precio de hoy y con estos costos, va a seguir lento; con otros costos y otros pecios, puede ser mucho más rápido. Pero también se viene mejorando mucho en los procesos tecnológicos y ahí también hay inversiones que están haciendo que el costo de perforación vaya disminuyendo.

Si se concretan los cambios que busca el Gobierno en sus reuniones con operadoras y sindicatos, ¿a qué costo por barril se podría llegar?

No lo sé. Habría que terminar de ver qué es lo que se termina acordando. Pero más allá del impacto del número, si uno se alinea con los precios internacionales estaría dando sí un mensaje político. Después, si el precio del barril internacional se incrementa, las inversiones van a aumentar, porque son inversiones a largo plazo.

¿A US$ 55 por barril, la línea que el Ministerio de Energía propuso para la convergencia a mediados del año que viene, sería rentable mantener la actividad e invertir?

Con los costos como están hoy en día, creo que no. Calculá que en Estados Unidos el costo por barril está en los US$ 36, aproximadamente. Debería haber una baja en el costo de perforación. Hay reuniones con los sindicatos, con las petroleras, para tratar de ser más eficientes. Una parte de la reducción de costos puede venir dada por ese carril, y además, si bien ya se está haciendo extracción, hoy en día se sigue haciendo el estudio del área. En (encontrar) los sweet spots, queda bastante por recorrer.

Esa convergencia se plantea para el petróleo. ¿Debería existir también para el gas?

En gas creo que sí va a seguir habiendo subsidios, sobre todo para extraer en áreas no convencionales, donde el costo de extracción es más alto. El precio del gas, como algunos están requiriendo, debería tener un horizonte aunque sea de algunos años por encima del precio internacional. Más que nada para poder tener previsibilidad para desarrollar Vaca Muerta y el gas no convencional en general, que incluye el tight gas, y autoabastecernos y quizás, volver en un futuro a exportar.

¿Qué estimación tienen en materia de inversiones para 2017?

Las inversiones van a depender de muchos factores. La política interna, los precios, la macroeconomía, los costos, las negociaciones entre el Gobierno, los sindicatos y las empresas. Si convergen en US$ 55 es probable que el ritmo de inversión se desacelere. Lo mismo con el gas; si se mantiene a US$ 7,5 o US$ 7 o baja, no va a ser lo mismo. Además, es un negocio muy dependiente del mundo, y desde el año pasado cambió mucho el escenario mundial financiera, económica, políticamente. Hay factores que no manejamos nosotros y que por lo menos en los últimos meses, no mejoraron en base a las expectativas que uno tenía meses atrás. Fue mermando el desarrollo de los BRICS, subió la tasa de interés de Estados Unidos, hubo cambio de gobierno. Y también es importante la caída en el costo de las energías renovables, que están convergiendo mucho más rápido que lo que se tenía pensado.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés