El Economista - 73 años
Versión digital

lun 22 Jul

BUE 11°C
Números

"Va a bajar por las buenas o por las malas": la advertencia del Gobierno para que alimentos baje a un dígito en abril

"Ya lo dijo el ministro: no puede ser que se pague más caro que en Estados Unidos por ciertos alimentos", dice una fuente oficial.

La escalerita descendente se interrumpirá en marzo.
La escalerita descendente se interrumpirá en marzo. .
Leandro Gabin 12 marzo de 2024

El dato de inflación de febrero fue obviamente festejado en el Gobierno. 

El 13,2% marca una desaceleración más pronunciada de lo estimado que, igualmente, se interrumpirá en marzo (ya en pasillos oficiales cuentan que la primera semana de marzo marcó una suba contra el mismo período del mes pasado). 

El equipo económico está jugado a doblegar los precios y eso fue lo que Luis Caputo transmitió en los últimos días a empresarios y por eso aceleró la decisión de abrir las importaciones de alimentos, que es el ítem más reacio a ceder. 

"Va a bajar por las buenas o por las malas", resumía una fuente oficial al resaltar que la madre de todas las batallas pasa por ahí. "Sacando los estacionales, o lo que aumenta ahora en marzo, no puede haber estos precios en las góndolas. Ya lo dijo el ministro: no puede ser que se pague más caro que en Estados Unidos por ciertos alimentos. La inflación en ese rubro tiene que caer por lo menos 2 o 3 puntos en comparación a lo que está subiendo ahora, como mínimo", dice la fuente.

Alimentos y bebidas en el índice de febrero marcó casi 12%. Para el Gobierno, si se busca llegar a un dígito de inflación en el corto plazo, será necesario que los alimentos desaceleren fuerte. Por eso la amenaza de Caputo a los supermercados y formadores de precios es, por ahora, eso. Una amenaza. 

En Economía creen que varias empresas alimenticias pueden empezar a retrotraer precios por el temor a tener que competir. "No les gusta eso, nunca les gustó. Prefieren adaptarse a lo que un funcionario le pida. Tienen el chip de 12 años de kirchnerismo", repitió el funcionario en off the record.

De todas formas, el Gobierno sabe que no será una línea recta la caída de la inflación. Pero estiman que después de marzo la tendencia se profundizará. "Se puede estar en un dígito al menos en la inflación núcleo ya para abril", se jugó la fuente. 

Por lo pronto, el equipo económico sorprendió por la decisión de bajar fuertemente las tasas. El BCRA podó la de pases al 80% desde el 110% y se desplomó la que pagan los bancos a los ahorristas. En algunas entidades se derrumbaron más de 40 puntos y estuvieron en torno al 60% o menos. 

En el Central dicen que las medidas buscan normalizar el sistema de pagos domésticos y el mercado monetario que, en la gestión anterior, se habían puesto al servicio de esterilizar excedentes de emisión por déficit fiscal que hoy ya no existen. No ven un rebote significativo en el dólar a pesar de que se pague cada vez menos por estar en pesos. 

"La ventana de pases es una facilidad para bancos, entidades reguladas por BCRA. La gestión anterior, por circunstancias especiales y necesidad de esterilizar pesos emitidos para sostener el déficit fiscal, le habilitó el acceso a FCI. Esas circunstancias ya no existen. La medida quedó obsoleta", explicó una fuente oficial.

"Estamos normalizando el mercado para que los bancos compitan por fondos según sus necesidades y las oportunidades de dar crédito que enfrenta cada uno. Las tasas mínimas de plazos fijos también fueron impuestas con el fin de que la emisión de pesos excesiva de la gestión anterior requería ser absorbida de cualquier manera y a cualquier precio. Esas circunstancias ya no existen", dicen y recalcan que el Banco Nación ya empezó a dar préstamos al campo a tasas mucho más bajas. Pasaron del 70% al 45% según el caso.

Para el Gobierno, las tasas de mercado habían bajado "en consonancia con la evolución favorable de la coyuntura". Por esto, explican, la tasa de 1 día había quedado muy alta en 100%, comparado con las demás tasas. De hecho la curva de tasa estaba invertida. "Esta baja de la tasa ayuda a normalizar la estructura de tasas para una economía con inflación núcleo a la baja. La gestión anterior había dejado la tasa de Banco Central en alrededor de 260% TEA vs inflación de 160% porque todo el esfuerzo estaba puesto en esterilizar excedente de pesos por déficit fiscal", apuntaron desde pasillos oficiales. 

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés