Un tercio de informalidad

"Ese 33% parece ser el núcleo duro", asevera Jorge Paz (Ielde)

22-06-2017
Compartir

Según los datos publicados ayer por el Indec, entre la población ocupada el 74,2% son asalariados y el 25,8% no asalariados. Los asalariados sin descuento jubilatorio, que podrían traducirse como trabajadores no registrados, son un tercio del total: 33,3%. Para Jorge Paz, director del Instituto de Estudios Laborales y del Desarrollo Económico (Ielde), más preocupante que la tasa de desempleo es la informalidad, porque muestra un problema estructural que ha permanecido casi sin mejoras en el último tiempo.

¿Por qué es tan difícil bajar la informalidad? ?preguntó este diario a Paz.

Porque ese 33% parece ser el núcleo duro. Muchos de los que estaban en la capa intermedia de la informalidad lograron salir con las políticas del Ministerio de Trabajo durante el kirchnerismo y con el impulso de la macro, con la recuperación económica que hubo antes del estancamiento. En ese período la informalidad bajó del 50% al 33%, donde se quedó. Los que quedaron dentro de ese tercio se presume que se trata de grupos que no son empleables en otra condición: jóvenes y mujeres de muy bajo nivel educativo, que no tienen experiencia en el mercado laboral y andan boyando de un lado para otro con el estigma de haber sido trabajadores informales. A este grupo hay que sumarle el cuentapropismo no profesional, que es de alrededor del 15% de los ocupados.

¿La informalidad tiene impacto directo en la pobreza?

La brecha que hoy explica la desigualdad salarial de Argentina es la brecha entre trabajadores informales y formales. Entonces, si bien la informalidad no te explica toda la pobreza, porque hay trabajadores formales pobres, sí contribuye bastante.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés