El Economista - 70 años
Versión digital

mie 20 Oct

BUE 16°C

Versión digital

mie 20 Oct

BUE 16°C

Suba del Impuesto al Cheque muestra la recuperación

06-03-2017
Compartir

La recaudación real -es decir, deflactada por inflación- del Impuesto al Cheque presenta una fuerte correlación con la evolución del nivel de actividad y por ello constituye una muy buena referencia prácticamente online del ritmo de avance de la economía. En febrero, este tributo creció al 45% interanual, superando holgadamente la inflación y reforzando la tendencia netamente alcista de los meses previos.

Según la consultora Federico Muñoz & Asociados, “es cierto que la novedosa posibilidad que se les concedió a las Pymess de deducir completamente este impuesto en la declaración de Ganancias resta motivos para su elusión. Pero aún cuando este factor pueda estar inflando su recaudación, creemos que su vigorosa trayectoria alcista constituye un indicio muy elocuente de que la recesión quedó atrás y de que la pujanza de la recuperación del nivel de actividad sería superior a la imaginada a priori”.

El Impuesto al Cheque fue creado en 2001, con el objetivo de anticipar el cobro de los otros impuestos, considerando a los movimientos en las cuentas bancarias que realiza el contribuyente como un indicador fiscal de la actividad económica desarrollada. Actualmente aporta casi el 11% de la recaudación tributaria. “No tiene sustento teórico de impuesto porque no grava el consumo, ni la renta y tampoco el patrimonio. Sólo sirve para que el Estado adelante impuestos, por los movimientos bancarios que hacen los contribuyentes; y después, por ese motivo, debería permitirse descontar plenamente en el cálculo de los impuestos que sí miden verdaderamente la capacidad contributiva de los contribuyentes”, dice el especialista en impuestos, José Luis Ceteri.

Hace algunos meses había trascendido una propuesta de los bancos al Gobierno para reemplazar el impuesto al Cheque por un impuesto al depósito en efectivo del 2%, a efectos de ir bancarizando la economía. En el Gobierno saben que el gravamen a depositar cheques es completamente distorsivo. Pero como es de cobro automático, es resistida su eliminación porque complicaría las arcas públicas. La intención que tendría incluso el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, es lanzarlo junto a un paquete de medidas a lo largo del año y no como algo suelto. Pero en el sistema financiero dicen que no hay nada claro y que por ahora es un propuesta que tendría que analizar el Ejecutivo, que descartan se tomará su tiempo.

Por lo pronto, se siguen sumando voces que piden un cambio drástico en este tributo. Por ejemplo, el Consejo Profesional de Ciencias Económicas propuso la eliminación del impuesto al Cheque, mediante una reducción progresiva en el lapso de cinco años. Para Matías Carugati, de Management & Fit, “el impuesto al cheque se debería eliminar porque produce distorsión. En retenciones ya se hizo bastante y habrá que mejorar la recaudación de Ganancias”. En la misma línea, Alfredo Gutierrez Girault, economista jefe del Instituto de Ejecutivos de Finanzas dijo que “la reducción del impuesto a las transacciones financieras (cheque) alentaría la bancarización”. “Lo mejor sería eliminarlo, y mientras tanto que sea pago a cuenta de Ganancias e IVA”, agregó el tributarista Jorge Gebhardt.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés