El Economista - 70 años
Versión digital

sab 26 Nov

BUE 29°C
Versión digital

sab 26 Nov

BUE 29°C

Seis de cada diez niños sufre privaciones

Según la UCA, una gran proporción de la infancia argentina tiene afectada su “estructura de oportunidades”

24-07-2017
Compartir

La irrupción del caso de “el Polaquito” ?un niño de 11 años sumido en el mundo del delito? en la agenda televisiva puso en foco no sólo la relación de los menores de edad con la ley sino también la condiciones de extrema vulnerabilidad en la que muchos de ellos viven. Según una investigación reciente de la Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, casi seis de cada diez niños y niñas de la Argentina urbana experimentan privaciones en al menos una de las  dimensiones que hacen al óptimo desarrollo de la infancia.

Según revela el estudio, coordinado por Ianina Tuñón, dos de cada diez menores de 17 años se encuentran en una situación de inseguridad alimentaria total, lo que implica que disponen de una dieta reducida por problemas económicos, y uno de cada diez de estos niños experimenta una situación de inseguridad alimentaria severa, lo que implica haber experimentado “hambre” en el último año. En este contexto, la proporción de menores que recibe asistencia alimentaria gratuita directa se mantiene en torno al 28,6% desde el 2014.

Durante el período abarcado por la encuesta, del 2010 al 2016, los indicadores alimentarios se mantuvieron relativamente estables, con una leve profundización de los problemas entre 2015 y 2016. El agravamiento se vio sobre todo en el estrato trabajador marginal, estrato muy bajo y en espacios de villa o asentamientos urbanos, lo que implica una ampliación de las brechas de desigualdad social.

Observando otros aspectos propios del desarrollo de la infancia, la situación de hacinamiento también empeoró en el período medido, sobre todo en las áreas metropolitanas del interior del país. El déficit en la calidad de los materiales de construcción de la vivienda y la situación de hacinamiento afecta a aproximadamente dos de cada diez niños y niñas y adolescentes en la Argentina urbana. Las condiciones de saneamiento inadecuadas tuvieron durante el período analizado una evolución positiva. Con todo, el 42,5% de la infancia y adolescencia reside en viviendas con algún problema de saneamiento.

Por otro lado, se advierte que la cobertura de salud mediante el sector público como única alternativa de atención de la salud del niño continúa incrementándose. El 50,3% de los menores de 17 tiene como única opción para la atención de su salud el sector público, porcentaje que entre 2010 y 2016 se incrementó en 3,4 puntos porcentuales.

Dejando a un lado la perspectiva multidimensional y enfocando en la pobreza por ingresos aparecen los propios números, que también son alarmantes. Según la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Indec, el 32,2% de las personas se encuentra por debajo de la línea de pobreza y la situación es peor entre los menores de 14 años, donde se extiende al 45,8%. Es decir, casi la mitad de los niños y niñas del país son pobres, situación que los expone a riesgos de todo tipo. En este marco, desde la UCA señalaron la importancia de las políticas públicas que apunten a preservar “las estructuras de oportunidades de los niños, niñas y adolescentes y sus hogares”.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés