El Economista - 73 años
Versión digital

vie 19 Jul

BUE 9°C
Indec

Se terminaron los años de superávit comercial

En el primer cuatrimestre, Argentina acumuló un déficit de US$ 1.469 millones

En abril de 2022 se había registrado un superávit de US$ 1.454 millones
En abril de 2022 se había registrado un superávit de US$ 1.454 millones
18 mayo de 2023

El intercambio comercial de abril dejó un déficit de US$ 126 millones, frente al superávit de US$ 1.454 millones de igual mes del año pasado, según informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

De esta manera, el primer cuatrimestre del año cerró con un saldo negativo de US$ 1.469 millones, contra el superávit de US$ 2.840 millones registrado en igual periodo de 2022.

En cuanto a abril, las exportaciones cayeron 29,3% para alcanzar los US$ 5.891 millones, mientras que las importaciones retrocedieron 12,6% para sumar US$ 6.017 millones.

Fuente: Indec

Respecto a las exportaciones, todos los rubros disminuyeron: los productos primarios (PP), 55,6%; las manufacturas de origen agropecuario (MOA), 29,5%; los combustibles y energía (CyE), 15,6%; y las manufacturas de origen industrial (MOI), 4,5%.

Las ventas al exterior de abril mostraron una caída interanual de US$ 2.446 millones debido principalmente a menores ventas de maíz en grano (-US$ 536 millones); en trigo (-US$ 534 millones); harina y pellets de la extracción del aceite de soja (-US$ 430 millones); aceite de soja en bruto (-US$ 366 millones); cebada en grano, excluida cervecera (-US$ 99 millones); y biodiésel y sus mezclas (US$ 90 millones), entre otras bajas.

En contraposición, aumentaron las exportaciones de autos para el transporte de carga en US$ 115 millones; y los destinados a uso personal en US$ 72 millones,

Respecto a los productos importados, se destacaron algunas bajas en gasóleo (gasoil) (-US$ 260 millones); urea con contenido de nitrógeno (-US$ 75 millones); gas natural en estado gaseoso (-US$ 67 millones) y vacunas para medicina humana acondicionadas para la venta por menor (-US$ 49 millones).

En tanto, se registraron subas en las compras de porotos de soja, incluso quebrantados, excluidos para siembra (US$ 442 millones); y tubos soldados, utilizados en oleoductos o gasoductos (US$ 51 millones).

¿Qué se espera?

La consultora Abeceb señaló: "Hacia adelante seguiremos viendo un intercambio comercial que continuará en retracción tanto por el lado de las exportaciones como de las importaciones que terminarán el año seguramente con caídas promedio mayores en las primeras (en torno al 20%) que en las segundas (-13% interanual) al compás de la mayor restricción importadora". 

"El año cerraría con un ligero superávit comercial cercano a los US$ 1.000 - US$ 1.500 millones, nada menos que 82% por debajo del superávit comercial de 2022 (por US$ 6.923 millones) y la décima parte del 'super' saldo comercial de 2021 (US$ 14.750 millones)", aseguró.

"Por último, cabe resaltar que el deterioro del saldo comercial en 2023 no será mayor gracias al notable achicamiento del déficit en la balanza comercial energética que pasaría de un saldo negativo de US$ 4.359 millones en 2022 a un ligero déficit entorno a US$ 1.000 millones en 2023, no pudiendo descartarse incluso un virtual equilibrio", explicó Abeceb. 

"Esto es producto de la suba combinada de las exportaciones energéticas, principalmente de crudo (tras la habilitación del Gasoducto a Chile OTASA) y la caída de las importaciones principalmente de gas traccionada por la merma de los precios internacionales energéticos tras la descompresión de las tensiones por la guerra Rusia Ucrania", agregó. 

Esta mejora de la balanza comercial energética se consolidaría aún más a partir de 2024 de la mano del pleno funcionamiento del gasoducto Néstor Kirchner (que tomaría estado operativo a fines de junio de este año) y que habilitará la sustitución de gas importado por producción local. 

"De este modo, a la reversión del efecto sequía (que permitiría un aumento de por lo menos US$ 15.000 millones en las exportaciones agropecuarias el año próximo) se le sumará en 2024 un mayor aporte de divisas del sector energético, que podría mostrar ya una balanza comercial superavitaria, contribuyendo así a relajar la histórica restricción externa de la Argentina", concluyó Abeceb.

Por su parte, la consultora LCG resaltó: "La Bolsa de Comercio de Rosario continúa ajustando sus proyecciones de cosecha a la baja en virtud de la sequía que aqueja al país (la estimación de soja bajó en 1,5 millones de toneladas). En base a esto, estimamos que las exportaciones podrían caer en torno a los US$ 18.000 millones resultando en un total de US$ 71.000 millones (20% menores que las de 2022)".

"Teniendo en cuenta, la menor disponibilidad de divisas asociadas a la caída de las exportaciones sostendrán e incluso podrían profundizar los controles sobre las importaciones. Sin margen de maniobra este recorte continuará teniendo consecuencias negativas directas sobre los precios domésticos y el nivel de actividad", agregó.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés