Se cumplió meta fiscal, pero se disparó el gasto

25-01-2017
Compartir

por Mariano Cúparo Ortíz

El Ministerio de Hacienda celebró ayer haber sobrecumplido las metas fiscales de 2016, ya que se había propuesto un déficit fiscal de 4,8% y logró uno de 4,6%. Pero mirando un poco más detalladamente los datos, algunos analistas que tienen a la cuestión fiscal en el centro de sus agendas no concuerdan con esa lectura tan optimista: tras un segundo semestre muy expansivo en materia fiscal, sin los ingresos extraordinarios del blanqueo el déficit sería nada menos que de 5,9% del PIB. En diciembre, además, los ingresos crecieron apenas 23,8% y los gastos 85,4%. Una abismal diferencia de velocidad.

Diciembre rojo

Ese último dato resulta impactante. La enorme diferencia de velocidad en los incrementos de los ingresos y los gastos conmocionó a varios analistas. Consultora Ledesma reseñó: si bien los ingresos extraordinarios del blanqueo fueron en diciembre por $ 90.395, lo que llevaría a un incremento del ingreso de 102,1%, lo cierto es que ese dato no toma en cuenta la verdadera variación del desempeño de la recaudación.

Como ocurrió con los ingresos extraordinarios de las privatizaciones de los '90, el dato de la recaudación ordinaria gana relevancia. Es entonces cuando los ingresos pasan a demostrar una variación de apenas 23,8%. Muy poco comparado con la gran variación de 85,4% que mostraron los gastos de diciembre en la comparación interanual. El economista jefe de Analytica, Martín Polo, calificó al salto del gasto de “guasada” y “locura”.

Durante la totalidad del segundo semestre el gasto creció 47% y el ingreso ordinario 25,6%, tal como explicó el director socio de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, quien afirmó: “En el segundo semestre el sesgo expansivo volvió con todo”.

Gasto corriente

Desmenuzando el gasto de la totalidad del año también se llega a algunas conclusiones preocupantes para los distintos analistas. Es que el gasto primario total creció 38,2%, pero mientras el gasto corriente lo hizo al 41,3%, el gasto de capital lo hizo al 13,2%. Eso último se revirtió en diciembre, con una suba del gasto de capital de 177%. Pero la otra gran explicación de la notable suba en el último mes del año aparece en las transferencias a las provincias y en los subsidios, que llegaron a una variación de 217%. Es decir, se más que triplicaron, mientras que las prestaciones de la seguridad social crecieron apenas 23,7%.

Déficit de 5,9% Con todo, a pesar de que el Gobierno celebró el sobrecumplimiento formal de las metas fiscales para 2016, gracias a que quedó 0,2 puntos por debajo del 4,8% del PIB que se había planteado, sin los ingresos extraordinarios del blanqueo el déficit fiscal llegó en la totalidad del año a 5,9% del PIB, tal como destacó la Consultora Ledesma. Es decir, 1,1 puntos por encima de la meta y casi 2 puntos por encima del 4% de déficit fiscal que se registró en 2015 sobre el PIB.

Al respecto, Caamaño Gómez afirmó, respecto al primer año de gestión del Gobierno: “El ajuste fiscal fue, en el mejor de los casos, insuficiente. Y, en el peor, no existió”. De hecho, el gasto primario total creció desde 24,4% del PIB a 25%.

Más visiones

Para Ecolatina esto “deja en evidencia que el desafío de reducir el déficit fiscal pone límites al gradualismo, ya que un déficit de esta magnitud no sólo genera tensiones a la misma administración pública sino que presiona fuertemente al accionar del BCRA, tanto por el lado monetario como por el cambiario”.

Para LCG, “mayores ingresos habilitaron mayores gastos, tanto por cancelación de deuda flotante como por anticipos de gastos de 2017”. Con todo, para el año que viene, con una meta de 4,2% del PIB, para LCG el déficit será de 4,8%.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés