Daniel Funes de Rioja, presidente de la UIA

“Presentaremos el Libro Blanco en marzo”

Destacó la recuperación de la industria, que en 2021 creció cerca del 15%, y resaltó la necesidad de llegar a un buen acuerdo con el FMI

“Presentaremos el Libro Blanco en marzo”
Daniel Funes de Rioja, presidente de la UIA
19-01-2022
Compartir

Luego de conocerse la última encuesta de la Unión Industrial Argentina (UIA), El Economista dialogó con el actual presidente de la entidad, Daniel Funes de Rioja. El dirigente empresario ponderó la recuperación de la industria, que en 2021 creció cerca del 15%, y resaltó la necesidad de llegar a un buen acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Además, Funes de Rioja anticipó que el mes próximo habrá una convocatoria al Consejo General de la UIA para mediados de marzo. Allí se buscará finalizar el “Libro Blanco” con propuestas y recomendaciones de política industrial. Luego será compartido con  las diferentes fuerzas políticas con representación parlamentaria.

¿Cómo califica el crecimiento industrial en 2021?

El crecimiento lo tomo como positivo pero heterogéneo, obviamente era lógico por las incertidumbres internas y externas. Está claro que hay una voluntad de crecimiento. Más del 70% de las industrias quiere invertir en maquinaria y equipo, pero para eso hay que despejar las incertidumbres macroeconómicas. Principalmente solucionar la deuda con el FMI y el Club de París para mejorar las condiciones de acceso al financiamiento.

¿Qué falta para acelerar la creación de empleo industrial?

Tenemos alta presión impositiva y alta informalidad, a lo que se suma una gran burocracia administrativa con el costo que eso genera sobre todo para las pymes. Eso impacta en el mercado de trabajo. De hecho, la recuperación industrial no se tradujo en un incremento del empleo de la misma magnitud. Hay que generar simplificaciones porque el sistema ahora es perverso. De todas formas, el principal factor para crear trabajo es que la economía crezca.

¿Qué rol debería jugar la exportación en nuestro país?

Debería tener un rol fundamental. Hemos llegado a tener 12.800 empresas exportadoras y ahora hay 9.500. Tenemos que dar ese salto con pymes locales que se incorporen al mercado internacional. Con la incorporación de esas firmas estaríamos hablando de un punto de partida virtuoso.

¿Es buena la relación con el Gobierno?

La realidad es que hay un trabajo común con todos los ministerios, sobre todo el de Desarrollo Productivo, donde tenemos metas comunes. Sobre todo en la visión del desarrollo pyme, ahí tenemos un trabajo muy fluido. Hay objetivos concretos y próximamente habrá anuncios al respecto.

El Ejecutivo enviará a sesiones extraordinarias un paquete de seis leyes productivas, ¿Estará atento a su tratamiento?

Nos mantendremos muy atentos a esas leyes. Estamos preparando también los lineamientos de un proyecto de incentivos a la inversión. Creemos en generar otros mecanismos que puedan alentar la inversión para transformar la reactivación en crecimiento genuino.

¿En qué estado se encuentra el “Libro Blanco”?

En febrero vamos a convocar a un Consejo General para mediados de marzo y así discutir ese Libro Blanco. El Consejo es el máximo órgano de la UIA y el que elige las autoridades. La idea es que todas las regiones del país y todos los sectores discutan las propuestas de desarrollo que plasmaremos allí. Se lo vamos a ofrecer a todas las fuerzas políticas con representación legislativa. Hay algunos puntos que ya están pero todavía no está cerrado todo el documento.

¿Cómo ve las negociaciones con el FMI?¿Considera que un ajuste rápido perjudicaría las posibilidades de la industria en el mediano plazo?

Estoy convencido de que tenemos que resolver el tema de la deuda para acceder al crédito financiero internacional. Esto es importantísimo para que Argentina pueda afirmarse en el sendero del desarrollo. No soy escéptico con que se va a cerrar un acuerdo. En cuanto a las diferencias con el Fondo sobre el ajuste fiscal, pienso que todo debe ser en su justa medida y armoniosamente. El modelo tiene que ser un país donde haya estabilidad macroeconómica de forma gradual. La intensidad y el ritmo del gradualismo es algo que se puede discutir, pero eso no significa que se deba hacer un recorte de la noche a la mañana.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés