Por precios más calientes, la tasa quedó en 24,75%

18-01-2017
Compartir

Por Mariano Cúparo

Una mala noticia salió ayer desde la sede del BCRA, en Reconquista 266, más precisamente en el comunicado de política monetaria de todos los martes, que por séptima ocasión consecutiva dejó quieta en 24,75% la tasa de interés de política monetaria, es decir la del centro del corredor de pases a 7 días (la que está entre los pasivos y los activos). La mala noticia es la justificación de la entidad para dejarla quieta: la inflación de enero, medida con indicadores de alta frecuencia, no estaría dando noticias del todo buenas.

Expansión en enero

Otra cuestión a observar es que ayer se licitaron Lebac a 28 días, que ofrecieron una tasa idéntica a la que ofrecieron las Lebac a 35 días la semana anterior, es decir que la tasa fue levemente mayor. Pero el mercado decidió no convalidar: la renovación fue parcial y la licitación terminó siendo muy expansiva (la expansión sería de $ 38.940 M).

Esta expansión monetaria fue levemente sobre compensada con la absorción que generaron los pases a 1 día del lunes pasado, mediante los cuales el BCRA absorbió $ 50.725 M. Para el director socio de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, será clave esperar a los resultados de los pases de ayer, que se publicarán hoy. En ese sentido, señaló, no alcanza con que los pases sobre compensen apenas como se observó sino que deberán sobre compensar por mucho más la expansión que generaron las Lebac a 28 días.

“Con un fin de año estacionalmente expansivo, las posibilidades de que la dinámica de los agregados monetarios sea coherente con las metas del BCRA pasa porque logre absorber esa expansión estacional. Por ahora eso no se está viendo”, sostuvo.

Señales mixtas

La política monetaria del BCRA viene siendo muy clara y con los ojos puestos en las expectativas inflacionarias para el 2017, excepto en noviembre, cuando bajó la tasa en dos puntos porcentuales aun con las expectativas inflacionarias para el 2017 del Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) creciendo y aun con la aparición, hacia mitad de mes, del resultado inflacionario de octubre, que dio 2,4%.

En ese entonces una de las lecturas más sólidas (la principal era que Hacienda presionaba) era que las bajas, aun moderadas, se daban de forma temporal mirando los indicadores positivos de alta frecuencia de noviembre, y dejando a un lado por un tiempo la insistente mirada sobre las expectativas, por la propia imposibilidad de disciplinarlas hasta hacerlas llegar a alinearse con la meta techo de 17% para este año.

Pero con esa excepción, siempre la mirada estuvo puesta en alinear las expectativas inflacionarias, que según el REM de diciembre son de 21% para el 2017 y con una tendencia a subir. Esta vez, en cambio, el énfasis del comunicado publicado ayer estuvo puesto en un enero con señales observadas mixtas.

“Las estimaciones y los indicadores de alta frecuencia de fuentes estatales y privadas monitoreados por el BCRA muestran señales mixtas sobre la evolución de los precios en los días transcurridos del mes de enero. Esta institución se mantiene atenta al desarrollo próximo de estas variables”, sostuvo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés