El Economista - 70 años
Versión digital

dom 04 Dic

BUE 26°C
Versión digital

dom 04 Dic

BUE 26°C

Pese al freno en el gasto, el rojo primario saltó 127,5% en mayo

"En mayo ya comienza a observarse un menor crecimiento del gasto público", destacó Nicolás Dujovne

23-06-2017
Compartir

El déficit fiscal primario de mayo más que duplicó al del mismo mes del año pasado: ya sin la colaboración de los ingresos extraordinarios del blanqueo, la variación del déficit fue de 127,5%. Los gastos desaceleraron y crecieron a un ritmo de 25,8%, lo que fue celebrado por el Ministerio de Hacienda y algunos economistas que venían bramando contra el expansionismo fiscal en un contexto de estrechez presupuestaria. Pero los ingresos corrieron 10 puntos por debajo y crecieron sólo 14,6%.

Desacelera gasto

El comunicado del Ministerio de Hacienda, en el que presentó los datos del informe mensual de ingresos y gastos del Sector Público Nacional No Financiero de mayo, destacó que “se desaceleró el crecimiento del gasto público”.

“En mayo ya comienza a observarse un menor crecimiento del gasto público, que resultó 12 puntos porcentuales menos que el incremento del primer cuatrimestre”, dijo el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne y sus palabras resultaron bastante discutidas por los analistas privados.

Además, comentó: “En los primeros cinco meses del año los ingresos crecieron más que los gastos y así nos encaminamos a sobrecumplir la meta fiscal del segundo trimestre del año. El déficit primario acumulado a mayo fue de 0,9% del PIB, menos de la mitad de la meta del 2% del PIB establecida para el primer semestre”.

Allí hay dos puntos a discutir: el crecimiento de los ingresos por encima de los gastos que, tal como se encargan de insistir una y otra vez los especialistas en temas fiscales, en realidad se dio de la mano de los ingresos extraordinarios del blanqueo, y la desaceleración del gasto. Sobre lo primero, el gran problema es que de ahora en más ya no aportan nada a los resultados fiscales. Sobre lo segundo, que la desaceleración se dio sobre todo en gastos de capital y no tanto en los corrientes aunque, ciertamente, es una conducta bienvenida para ir saneando el desequilibrio fiscal luego de años de inconducta.

Más déficit

El director socio de Consultora Ledesma, referencia en cuestiones fiscales, respondió a El Economista la pregunta de si las noticias fueron buenas, tal como las presentó Hacienda, o malas, por el fuerte incremento del déficit fiscal. “Son malas noticias. El gasto se desaceleró porque desaceleró mucho el gasto de capital. El gasto corriente desaceleró pero bastante menos y mantuvo la brecha de 10 puntos respecto de los ingresos, que ahora ya son sin los aportes extraordinarios del régimen de sinceramiento fiscal. Ahí se ve porqué era importante calcularlo así”, dijo, en referencia a que durante los últimos meses, mientras Hacienda presentaba el clásico cuadro con los datos crudos, Consultora Ledesma producía un cuadro que incluía los ingresos con y sin blanqueo. Y explicó: “A esos 10 puntos de diferencia en la tasas de crecimiento los cubrió transitoriamente la ayuda del blanqueo, pero ahora ya no está”.

Respecto a la desaceleración del gasto, Hacienda celebró que durante el primer cuatrimestre del año crecieron 36% y en mayo 24%, es decir, 12 puntos. La referencia de Caamaño apunta a que, desagregando, se ve que los gastos corrientes desaceleraron de un aumento de 35% interanual en el primer cuatrimestre a uno de 25% en mayo. Los de capital lo hicieron desde un incremento de 45% a uno de 16%.

Financiero

Otra gran discusión que resuena por la city es la que surge de aquellos que dicen que, en un momento en el que la política económica (justamente para financiar el déficit) apunta a incrementar los niveles de endeudamiento, no debería mantener la típica medida del déficit en el primario, sino que debería extenderse al financiero, que toma en cuenta los pagos de intereses. Ahí se ve que el déficit financiero subió 83,6% interanual, con los intereses netos trepando 40%.

Al respecto, el economista José Luis Espert dijo: “El déficit bien medido está apuntando al 8% del PIB y el gasto público está volando casi 40%. La deuda explota. El rebote de la economía está basado en deuda externa para financiar déficit. Insostenible”.

Acumulado

El dato acumulado para lo que va del año muestra dos visiones alternativas, según si se toman o no en cuenta los ingresos extraordinarios del blanqueo. Es que mientras los gastos primarios aumentaron 33% en la comparación con el mismo período de 2016, los ingresos teniendo en cuenta a los del blanqueo, tal como los presenta Hacienda, crecieron 34%. En cambio, si se los deja afuera, para poder medir la progresión estructural del déficit público, el crecimiento es de apenas 26,8%, tal como mostró Consultora Ledesma ayer, tras la publicación de los datos oficiales.

Metas

El Gobierno celebró la desaceleración del gasto, pero lo cierto es que las metas son de déficit fiscal. En ese sentido, Hacienda planteó unas metas claras al comenzar la gestión Dujovne. Para el primer trimestre la meta de un rojo de 0,6% del PIB se cumplió fácilmente, con los aportes del blanqueo. Para el segundo trimestre plantean uno acumulado de 2%, un número de por sí holgado. Al respecto, Caamaño Gómez dijo: “La meta del primer semestre está asegurada”.

Pero la cosa cambia, para muchos analistas, cuando la pregunta se amplía a si se cumplirá con la meta anual, que prevé un rojo de 4,2% del PIB para cuando cierre diciembre. Al respecto, las opiniones ya empiezan a aparecer mucho más divididas. Caamaño opinó: “La del año, si se sostiene esa divergencia, se va complicar cada vez más”.

En la vereda opuesta está LCG y la mayoría de los consultores. “Corridos cinco meses, el déficit primario suma $ 87.200 millones (0,9% del PIB). No hay dudas de que el Gobierno podrá volver a mostrar el cumplimiento de la meta fiscal impuesta para el primer semestre (déficit primario del 2% del PIB). Así, encararía la exigente segunda mitad del año con un déficit primario acumulado de 1,5% del PIB (0,5% del PIB por debajo del proyectado). Tampoco caben dudas que podrá alcanzar la meta anual de 4,2% del PIB”, agregan en LCG. En Hacienda, obvio, comparten.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés