Los puntos fuertes del plan de financiamiento

17-01-2017
Compartir

Avanzan los días y la presentación del programa financiero para el 2017, a cargo del flamante ministro de Finanzas, Luis Caputo, va generando nuevas repercusiones. Por un lado, algunas voces muy críticas hablan de la continuidad de un festival de bonos. Por el otro, informes de distintas consultoras señalan rasgos positivos, como la mejora del componente local de deuda, el buen para salir al mercado y la oportunidad de emitir menos bonos de la mano del pase con bancos internacionales.

Destacable

De esa forma, para Econviews, la consultora del ex subsecretario de Financiamiento, Miguel Kiguel, el nuevo programa presenta tres puntos positivos. Uno de ellos es que justamente se intentará balancear el acceso al mercado local e internacional. “Los US$ 34.500 M a emitirse, serán aportados tentativamente 54% por el mercado local (Letes por US$ 4.500 M y bonos por US$ 14.000 M) y 46% por el internacional (bancos por US$ 6.000 M y bonos por US$ 10.000 M). El Gobierno apuesta a que haya un reciclaje de los fondos posblanqueados para que sean invertidos localmente”, sostiene.

Otro punto fuerte es la flexibilidad que brindaría el mencionado pase con bancos internacionales, que permite reducir la cantidad de bonos a emitir. “Difiere parte de los vencimientos 2017 a 2018 (el plazo del pase es de 18 meses) y a la vez permite retener la opción de precancelar y colocar bonos en mejores condiciones si eso fuera posible más avanzado el año”, afirma.

La tercera fortaleza está relacionada con el momento y la oportunidad para salir al mercado. Al respecto, Kiguel afirma: “Desde el frente internacional, por ahora los astros no podrían haberse alineado mejor. En las últimas semanas el apetito de riesgo de los inversores va increscendo, la tasa de Treasuries de diez años cayó de 2,6% a 2,4% y el dólar retrocedió cerca de 2% de los máximos anotados hace pocos días, revalorizando las monedas emergentes y las materias primas”.

Puntos débiles

A la vez, Kiguel, aunque optimista, no se queda atrás en materia de críticas respecto a las grandes necesidades que sigue teniendo el Gobierno en materia de financiamiento. Hace hincapié en dos puntos de debilidad que encontrará el programa. Por un lado “el 2017 es un año donde se concentran vencimientos de deuda relativamente importantes. Aunque menores que los US$ 40.000 M emitidos en 2016, los US$ 34.500 M de este año no son 'moco de pavo'”, explica. Por otro, el gran punto flojo es la propia dependencia del fondeo externo. Al respecto, señala que “hasta que se consolide la transición a un menor déficit fiscal y un mercado interno de capitales doméstico más amplio, la necesidad de recurrir al ahorro externo es un riesgo”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés