El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 13°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 13°C

Los gobernadores piden recursos para sus paritarias

03-02-2017
Compartir

Casi una veintena de gobernadores se reunieron ayer para discutir la situación en la que quedaron las provincias tras la decisión del Gobierno de no tener una paritaria nacional con los gremios docentes que sirva como referencia para los distritos.

Entre los mandatarios, existen dos posturas. Los más duros, ausentes en la reunión de ayer, rechazan la decisión del Gobierno Nacional y piden que se restablezca la mesa nacional, algo que en la Nación niega que pueda suceder y que los presentes ayer aceptaron. Son el formoseño Gildo Insfrán, el pampeano Carlos Verna, la santacruceña Alicia Kirchner, el chubutense Mario Das Neves y el puntano Alberto Rodríguez Saá; algunos de los que más complicaciones tienen en sus cuentas. El resto, presente en el encuentro en el Consejo Federal de Inversión (CFI), con enviados o ausentes con aviso, no contrarían la decisión, aunque piden que se mantengan y actualicen dos mecanismos de envío de fondos nacionales destinados a la educación para que las provincias puedan hacer frente al crecimiento de sus erogaciones: el Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid) y el Fondo compensador (que se paga a Corrientes, Jujuy, Misiones, Formosa, San Juan, La Rioja y Santiago del Estero). La Nación, en cambio, había deslizado en algún momento la posibilidad de ponerle fin a esos giros. “Entendemos que tienen que seguir existiendo los recursos que Nación transfiere tanto por el Fonid como mediante el Fondo compensador para algunas provincias, como también los fondos de infraestructura escolar, y que estos fondos tienen que tener la correspondiente actualización”, exigió en esa línea, Gustavo Bordet, gobernador de Entre Ríos. Otro mandatario, fuera de micrófono, advertía de todos modos que si existe voluntad por parte de la Nación, los fondos se podían girar a través de otros mecanismos, automáticos o discrecionales.

En cualquier caso, todos los gobernadores coinciden en algo: sin paritarias nacionales ni asistencia por parte de la Nación, lo que muchas jurisdicciones están en condiciones de ofrecer está muy por debajo del 18% que busca definir como referencia desde Casa de Gobierno. Por eso, un enviado de uno de los gobernadores ausentes hablaba ayer de una “transferencia de conflictividad” a los distritos.

La mesa de negociaciones que tradicionalmente la Nación tenía con los gremios docentes nacionales servía como “un paraguas de protección” para las discusiones en las provincias. Sin una paritaria nacional, en cambio, los gobernadores buscaban ayer una referencia común para sus discusiones provinciales.

En ese sentido, aunque evitaron plantear una cifra específica, los mandatarios que dieron el sí en el CFI alcanzaron algunos consensos. “Hemos llegado a coincidencias. En primer lugar, que nos encontramos frente al hecho de que no hay paritarias entre el Gobierno y los gremios nacionales y eso hace que los gobernadores, que en definitiva somos los que siempre negociamos en cada distritos el salario, vamos a negociar en los distritos con parámetros que son comunes”, expuso el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti.

A pesar de que no comunicaron explícitamente un particular como referencia, coinciden ?como lo hizo el gobernador de Chaco, Domingo Peppo, en una entrevista con El Economista publicada ayer? en citar la meta presupuestaria de 17% como un parámetro. “Hay una inflación prevista, pero sería imprudente de mi parte decir desde dónde vamos a arrancar (las negociaciones). Hay una tendencia a la abaja de la inflación que tiene que ser contemplada y hay una voluntad de mantener el poder adquisitivo del salario, pero cada distrito en función de esto desde dónde arranca”, contextualizaba Schiaretti. “Nos interesa que nuestros docentes tengan un salario acorde a las expectativas y pautas inflacionarias y en ese sentido, las coincidencia es general. Después, cada provincia fijará los acuerdos paritarios que realice de acuerdo a sus previsiones presupuestarias”, coincidió Bordet. El radical jujeño Gerardo Morales, por su parte, ratificó que “no se discutieron porcentajes”.

Además del poder adquisitivo de los docentes, el otro número que miran los gobernadores es la tasa de evolución esperada para su recaudación. “Entre Ríos tiene un grave problema financiero, de déficit, que hace que no podamos comprometer más recursos que los ingresos que percibimos. Hemos tenido una baja considerable de ingresos el último año y eso nos ha producido un desfase mayor al que teníamos, por eso queremos ser muy prudentes con las pautas que tenemos para este año y sentarnos claramente en un espacio con los gremios para llegar a un acuerdo que sea satisfactorio desde el punto de vista de los trabajadores y para no comprometer con fondos que luego no vamos a poder hacer frente a las erogaciones a nuestra provincia”, sostuvo en ese sentido Bordet.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés