La importancia de la industria a nivel global

Tomando como base de datos la información del Banco Mundial se observa que, dentro de una tendencia declinante del sector industrial en el PIB, la misma no ha sido uniforme entre países

14-06-2017
Compartir

 Por Alberto Veblen

La evolución de la industria argentina constituye un caso paradójico en relación sobre cómo evolucionó su participación en el Producto Interno Bruto (PIB) en comparación con la experiencia internacional. Los cambios en su participación en el PIB no es un dato menor ya que en alguna medida es lo que determina el grado de importancia de la misma en la agenda de la política económica de un país. En la medida que la industria pierde participación, su incidencia en la definición de la política económica es necesariamente menor. Es un fenómeno procíclico.

Tomando como base de datos la información del Banco Mundial (http://datos.bancomundial.org/indicador) se observa que dentro de una tendencia declinante del sector industrial en el PIB a nivel mundial, la misma no ha sido uniforme entre países.

Para el análisis se tomó el período 1990-2015 y el mismo fue elegido por la particularidad del caso argentino donde en el mismo se verifica tanto una etapa de desindustrialización como una etapa de supuesta reindustrialización.

Es claro que la industria ha perdido participación en el PIB mundial. En el periodo analizado,  la industria pasó de representar el 21,2% del PIB mundial a representar el 17,2% y a nivel de países de la OCDE la industria pasó del 18,5% (año 1997) al 14,8%. Pero un primer elemento a destacar es que esta tendencia de caída en la participación no fue homogénea registrando importantes heterogeneidades entre países y regiones.

En el cuadro que acompaña esta nota se refleja esta heterogeneidad. En primer lugar los países de América Latina, con la sola excepción de México, son dónde la industria más ha perdido participación. Nótese que la caída de la participación de la industria en la región ha sido de las más pronunciadas Muy superior a la que se registró a nivel mundial, a la que evidenciaron los miembros de la OCDE y superior incluso a la que se registró en muchos países europeos. Por el contrario, México en 25 años declinó muy levemente la participación de la industria en su PIB.

Se podría inferir que la integración de México al NAFTA la ha permitido mantener la importancia de la industria en su economía al convertirse en proveedor del mercado americano así como captador de la inversión extranjera directa. Y esto habla a las claras que la cercanía de la industria a un mercado de consumo de magnitud y dinamismo (en este caso el estadounidense) tiende a evitar que la industria pierda participación.

Por el contrario, en el resto de América Latina, la ausencia de grandes mercados dinámicos de proximidad así como el tamaño limitado de los respectivos mercados internos conspira contra el mantenimiento de la participación industrial en el producto total. Resulta evidente que la región ?con excepción de México? ha profundizado su proceso de primarización productiva.

El sector industrial en la Unión Europea (UE) si bien en todos los países miembros ha declinado participación, la misma no ha sido uniforme. En Alemania que es el país del bloque con mayor incidencia de la industria dentro de su PIB el sector industrial perdió poca participación (del 27,4% al 22,8%).  Mientras que en el otro extremo se encuentra el Reino Unido que redujo casi a la mitad la incidencia de la industria el producto (del 17,5% al 9,8%). En general podemos afirmar nuevamente que el dinamismo de sus mercados internos evitó que el declive en la participación de la industria sea acentuado en los países con mayor densidad industrial.

Por el contrario, tanto en los países del sudeste asiático como en China y la India han mantenido relativamente el peso del sector industrial en el producto lo que claramente está indicando un corrimiento del dinamismo industrial al continente asiático. La única excepción sería Japón.

Las cifras que figuran en el cuadro muestran disímiles trayectorias en la incidencia de la industria dentro del producto por país y por región lo que habla a las claras que las tendencias globales pueden ser profundizadas o amortiguadas por las políticas nacionales y/o regionales que los gobiernos establezcan.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés