El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 19°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 19°C

La contención social, clave en una economía lenta

Para el Ieral, si bien genera presión tributaria también es “una fuerza inédita a favor de la moderación del impacto de la recesión”

28-03-2017
Compartir

Los programas sociales argentinos conforman una “red sin antecedentes en la Historia del país” y sirvieron para contener los niveles de desocupación en el escenario de estancamiento económico de los últimos años, así como para ponerle un piso a la caída del consumo. Así lo asegura un informe del economista del Ieral Jorge Vasconcelos, que señala que las partidas vinculadas a planes sociales y jubilaciones representan casi el 30% de los ingresos fijos de toda la población, cuando eran del 20% una década atrás.

Según cálculos del Ieral, para este año “los planes sociales y jubilaciones se estarán acercando al 30% del total de la masa salarial, debido a que esas partidas habrán de crecer a un ritmo 10 puntos porcentuales, superior al de los sueldos de empleados públicos y privados”. Según señaló Vasconcelos, éstas políticas sociales “permitirán ponerle un piso más firme a la floja evolución del consumo” que cayó a un ritmo del 3,6% en el cuarto trimestre del 2016. El informe advirtió que la “contracara de esta expansión de la ayuda social es el aumento de la presión tributaria”, aunque aclaró que también “es una fuerza inédita a favor de la moderación del impacto social de las recesiones y de los períodos de aumento de la desocupación”.

En 2016, los desembolsos del Estado asociados a planes sociales sumaron $324.000 millones, mientras que jubilaciones y pensiones insumieron $509.000 millones. Según los cálculos de los economistas Marcelo Capello y Gerardo García Oro, también del Ieral, ambas partidas pasaron a representar casi el 28% del total de los ingresos fijos de la población, que incluyen los sueldos de estatales y privados.

Pese a esta red de contención, la tasa de pobreza escaló en el último tiempo por encima del 30%. Según explicaron, esto no ocurre por escasez de partidas específicas ?a modo de ejemplo, hay 3,8 millones de beneficiados por la AUH?, sino por su falta de focalización. Además, refleja la influencia negativa que tienen la todavía elevada inflación y la mala calidad de una franja de los empleos, particularmente los informales. En este sentido, desde el Ieral sugirieron impulsar políticas  para que “una fracción de los planes sociales desemboque en empleos genuinos, con un financiamiento que ya está disponible”.

Por otro lado, el aumento de 1,6 millones de empleos públicos en los últimos quince años es la variable clave por la cual, luego de cinco años de estancamiento, de 2011 en adelante, a fin de 2016 la tasa de desempleo no se haya situado en niveles superiores al 7,6 %.

La red de contención se complementa con la gran cantidad de familias alcanzadas por la tarifa social de gas y electricidad, junto con las transferencias por unos $11.000 millones por año que mantienen a raya la suba del boleto de colectivos y trenes, política que se concentra en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés