El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 13°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 13°C

IPC de los trabajadores dio 2,4% en diciembre y 25,2% en todo 2017

El IET observó, en 2017, una inflación interanual de 28,2% para los asalariados con menores ingresos

09-01-2018
Compartir

 Por Mariano Cúparo Ortiz

La inflación de los trabajadores dio 2,4% en diciembre y redondeó así una interanual de 25,2%, es decir más de 8 puntos por encima del techo de la meta de 17% que se había planteado el BCRA para el 2017. Pero pegó mucho más en los asalariados de menores ingresos, que tuvieron una interanual de 28,2%. Además, el informe publicado por el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET) detalló que la caída del salario real llegó a acumular, desde noviembre de 2015, nada menos que el equivalente a 1,4 salarios promedio.

Desde el IET celebraron que en 2017 su inflación estimada para la totalidad del año estuvo más cerca que las más de 50 consultoras de la city que figuran en el REM del BCRA. De hecho, el IET previó una de 23,2%, mientras que el promedio del REM una de 19,6%.

Para el 2018, lo que imaginan desde el IPC de los trabajadores es una interanual de 21% para la media, pero que volvería a ser más alta, tal como ocurrió durante el año pasado, para los de ingresos más bajos. "Probablemente sea así porque los servicios públicos seguramente van a subir por encima del IPC", explicó el analista del IET, Daniel Schteingart ante la consulta de El Economista.

Regresiva

Por su composición relativa interna, la inflación de 2017 pegó más fuerte en los sectores asalariados de menores ingresos. Hoy la discusión, en la espera a que el jueves el Indec publique el IPC Nacional de diciembre, es si la inflación general interanual llegará a 25% o quedará apenas por debajo. Pero para los asalariados de menores ingresos, según el IPC de los trabajadores publicado ayer por el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), la interanual llegó a 28,2%.

Desde el IET celebraron que en 2017 su inflación estimada para la totalidad del año estuvo más cerca que las más de 50 consultoras de la city que figuran en el REM del BCRA

Schteingart, tras la publicación del último dato de variación de precios del año, aclaró que el decil 1 (el de ingresos más bajos) de la escala del IPC de los trabajadores, por tratarse de asalariados, es aproximadamente equivalente al decil 3 de la totalidad de la sociedad. Se trata todavía de ingresos muy bajos que le pelean mes a mes, y pierden, a la línea de la pobreza. Para el decil de mayores ingresos entre los asalariados, en cambio, la inflación interanual fue de 23,7%.

Y para colmo esa es una dinámica que se viene dando desde que asumió el nuevo Gobierno. La inflación pico de 2016 (41% la interanual) y la de 2017 fueron impulsadas principalmente por los incrementos de tarifas, que tienen un sesgo contra los sectores de menores ingresos. Así, desde noviembre de 2015 hasta diciembre de 2017 la inflación acumuló 96,1% para el decil asalariado de menores ingresos y 74,2% para el de mayores ingresos.

Las tarifas

En la previa a que arranquen los tarifazos cierta idea recorría las opiniones de quienes lo impulsaban: afectaría a los hogares de mayores ingresos, porque tienen más artefactos encendidos, incluso con temperaturas no tan bajas (o no tan altas en verano). Al respecto, Schteingart explicó: "El gasto en servicios es bastante inelástico, no hay que creer que aquellos hogares de menores ingresos gastan mucho menos en eso". Es decir, que en cierto punto, ante una temperatura desfavorable, tal vez en un hogar de ingresos bajos ya no se puede apagar la única estufa prendida.

Por su composición relativa interna, la inflación de 2017 pegó más fuerte en los sectores asalariados de menores ingresos. Hoy la discusión, en la espera a que el jueves el Indec publique el IPC Nacional de diciembre, es si la inflación general interanual llegará a 25% o quedará apenas por debajo

Además Schteingart se refirió a la tarifa social, que no logra revertir el desempeño diferenciado entre el decil 1 de los asalariados y el resto por dos razones: 1. No hay información suficiente sobre su impacto y 2. Su incidencia se registra en sectores con ingresos incluso menores que los de los asalariados menos favorecidos. Es decir, el impacto de la tarifa social, sea cual sea, es sobre el decil 1 y 2 de la sociedad.

"A la tarifa social no la contemplamos porque no tenemos forma de estimar el impacto. Los organismos de estadística deberían ser más detallados en cómo estiman las alzas. El Indec no muestra la apertura de cómo subió la electricidad, te lo mete todo en Servicios de vivienda. De todos modos, el universo que nosotros estimamos, que es el de jefe asalariado registrado, es poco permeable a tarifa social, que es más para jubilados que cobran la mínima y para los deciles 1 y 2 de toda la sociedad. Nuestro decil 1, de asalariados registrados, es aproximadamente el decil 3 de la sociedad", explicó.

Salario real

Tal como mostró el IET, la buena noticia es que el salario real le ganó a la inflación creció 2,3% en 2017. La mala es que no logró recuperar lo perdido en el durísimo 2016, cuando llegó a registrar una caída de 5,3%. La caída es en total de 4,2%. Y como el salario real nunca llegó a recuperar su nivel, el acumulado de lo perdido ya llegó a totalizar, tal como mencionó el informe, el equivalente a 1,4 salarios, por lo que recuperarlo "demandaría un bono por única vez de casi 1,5 salarios a cada trabajador".

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés